La metodología BIM, clave para la digitalización del sector de la construcción

La metodología BIM, clave para la digitalización del sector de la construcción

La metodología BIM, clave para la digitalización del sector de la construcción

Artículo elaborado por la Fundación Laboral de la Construcción publicado en la Revista “Formación de Seguridad Laboral”

La Fundación Laboral de la Construcción desarrolla, en colaboración con CYPE y financiada por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, F.S.P., una herramienta cuyo objetivo es integrar la prevención de riesgos laborales en la metodología BIM

Históricamente, el sector de la construcción se ha basado en el uso de la fuerza humana y siempre se ha dicho de él que la tecnificación no se ha implantado de manera transversal ni ha estado integrada y, por ello, se ha visto como un trabajo un poco artesano o, incluso algo rudo.

En los últimos años, este proceso de tecnificación ha ido implantándose poco a poco y ello se ha visto plasmado en los distintos procedimientos de trabajo que se realizan para la ejecución de las distintas obras. Bien es cierto que, en general, esta implantación se ha basado en el uso de más y mejores equipos de trabajo, que mejoran la producción, reduciendo los tiempos de trabajo y disminuyendo la necesidad de utilizar recursos humanos.

Desde un punto de vista de la prevención de riesgos laborales, los técnicos en la materia hemos hecho mucho hincapié en que el proceso de la tecnificación era totalmente necesario para el sector, además de por cuestiones relacionadas con la producción, también para poder reducir los altos índices de siniestralidad que se dan en la construcción. El uso de estos nuevos equipos de trabajo permiten que la carga física que soportan los trabajadores del sector de la construcción se reduzca considerablemente y, además, permite que las situaciones de riesgo que soportan los trabajadores sean menores.

Pero la tecnificación del sector no debe quedarse en el uso de equipos de trabajo, ya que un aspecto muy importante para que la tecnificación del sector sea completa, es el de la digitalización del mismo, cuyo mayor exponente es la metodología BIM (Building Information Modelling).

Pero BIM no es, como podría llegar a parecer, una aplicación informática, no es un programa que se encuentra instalado en un ordenador o accesible a través de la nube y en la que se van actualizando o creando los distintos proyectos constructivos. Se trata de una metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de un proyecto de construcción.

Su objetivo es centralizar toda la información de un determinado proyecto en un modelo de información digital, en el que intervienen los distintos agentes que van a participar en el desarrollo de la obra de construcción.

Bien es cierto que esta metodología se basa en diversas aplicaciones de estructuras en 3D (que son la evolución de los tradicionales planos en papel). Pero a partir de ahí, la información que aporta esta metodología puede ser: de tiempos (4D), de costes (5D), ambiental (6D) y de mantenimiento (7D). Incluyendo este último apartado, la gestión no solo queda en la parte de diseño y construcción de la obra, sino que permite la gestión en el presente y en el futuro, reduciendo costes y, sobre todo, permitiendo realizar los distintos trabajos de mantenimiento de una forma más segura.

Durante los últimos años, la metodología BIM se está implantando poco a poco en los diferentes países. En Europa se ha establecido como objetivo prioritario de la administración pública. 

El uso de esta metodología BIM, al estar basada en el uso de estándares abiertos, como el IFC, tiene numerosas ventajas, como son las siguientes:

  • Facilita la comunicación, la participación y el intercambio de datos entre los agentes intervinientes.
  • Contribuye a que la información sea accesible y transparente, permitiendo la trazabilidad de la misma y favoreciendo el trabajo colaborativo.
  • Reduce los plazos y los costes de ejecución.
  • Mejora la calidad del proyecto.

Con todo ello, y teniendo en cuenta la importancia que tiene y va a tener esta metodología en el sector, la Fundación Laboral de la Construcción, basándose en su experiencia de más de 25 años, decidió apostar por BIM, como una de las vías fundamentales para conseguir la digitalización del sector. De esta forma, la Fundación Laboral lanzó ya en 2017 “Entorno BIM” (http://www.entornobim.org/), un punto de encuentro sobre la nueva metodología, que aporta información al usuario sobre esta nueva forma de trabajo colaborativo, además de un completo itinerario formativo específico en la materia, adaptado a todos los perfiles profesionales -para los que hay programas informáticos para ello-, y a cada etapa del proceso constructivo.

Asimismo, “Entorno BIM” ofrece una línea de asesoramiento gratuito, vía telefónica (900 82 29 00) o vía email (entornobim@fundacionlaboral.org), en la que trabajadores y/o empresas del sector que lo necesiten pueden realizar sus consultas o plantear sus dudas, que son tratadas y solucionadas de manera profesional y permiten acelerar el entendimiento y comprensión de esta metodología.

No obstante, como se ha mencionado anteriormente, la metodología BIM inicialmente se queda en el 7D, en el apartado de mantenimiento. La Fundación Laboral ha querido dar un paso más, y teniendo en cuenta uno de sus fines, la seguridad y salud de los trabajadores, ha desarrollado, junto con CYPE -una entidad de reconocido prestigio en el ámbito de BIM-, una aplicación que se incluye dentro de esta metodología, para tratar aspectos relacionados con la prevención de riesgos laborales desde la fase de “proyecto”.

La aplicación, gratuita y ya operativa y descargable, se encuentra enmarcada en el proyecto "Riesgos emergentes en el sector de la construcción. Integración de la prevención de riesgos laborales en la metodología BIM" (ES2017-0038), que ha sido financiado por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, F.S.P., dentro de la convocatoria de la estrategia sectorial 2017.

Esta herramienta de PRL en BIM está dirigida y diseñada para empresas, proyectistas, técnicos y trabajadores del sector de la construcción. Su uso permite situar, en una maqueta virtual en 3D, protecciones colectivas como: vallas, casetas de obra, barandillas, redes, protecciones de huecos, señalización de obra. etc. Este tipo de protecciones de seguridad pueden ocultarse por planta y por fase, lo que posibilita trabajar en las diferentes plantas, o mostrarse a través de visualizaciones en planta, alzado, sección o perspectiva.

A través de dicha aplicación, una vez realizado el modelo BIM-PRL, el programa ofrece un listado de mediciones para el presupuesto de dichas protecciones colectivas.

De esta manera, cualquier agente que intervenga en el proceso constructivo de esa obra, podrá conocer y modificar, tanto en el espacio como en el tiempo, todos y cada uno de los elementos que formarán parte de los medios de protección colectiva que son necesarios instalar. La participación de todos los agentes en los aspectos preventivos provocará que la prevención de riesgos laborales se vea como una parte más del proceso.

Con la puesta a disposición del sector de esta aplicación, la Fundación Laboral de la Construcción ha querido continuar en su trabajo de intentar integrar la prevención de riesgos laborales en el proceso productivo y que la seguridad y salud de los trabajadores no sea un aspecto que vaya paralelo a la propia ejecución las distintas obras de construcción.

Por Antonio Santander

Responsable de Proyectos de Seguridad y salud de la

Fundación Laboral de la Construcción