25 de noviembre de 2017

Ergonomía y psicosociología aplicada

¿A qué se refieren los términos contrainte y astreinte mental?

El contrainte mental se refiere a los factores externos, por decirlo de algún modo, a los estresores objetivos que afectan a la persona. El astreinte se refiere al factor vivencial, es decir, cómo percibimos esos estresores. Cabe poner como ejemplo, en cuanto al factor vivencial, que no percibimos igual el llanto de un niño que el llanto de un hijo. Los estímulos del ambiente que nos rodea tienen la relevancia que les concedemos. En ese sentido recordar siempre que el estrés tiene mucho que ver con la percepción personal de las situaciones de cada uno. Si te interesa mucho este tema puedes acudir a la página del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) y consultar la nota técnica de prevención nº 296(NTP nº 296). “Si tenemos en cuenta que la realidad se halla constituida tanto por elementos objetivos como subjetivos, cuando queramos valorar una situación en su totalidad lo correcto será tomar en consideración ambos aspectos. En el ámbito de las condiciones de trabajo ello supone la valoración de los factores que en sí pueden ser agresivos y como de la vivencia que de estos factores tienen los trabajadores. Por minuciosa que sea una observación o medición, nunca será capaz de recoger toda la información necesaria: la carga de trabajo no es sólo la carga en sí, ('contrainte', 'strain'), sino también la carga que supone para el trabajador ('astreinte', 'stress'). La participación de los trabajadores aparece así como un elemento básico de la valoración de las condiciones de trabajo”. (Ver NTP nº 296)

Tripartita