25 de noviembre de 2017

Equipos de trabajo / Máquinas

Como cualificación y capacitación del personal, ¿sería suficiente una declaración del empresario, cualificándole como tal en base a la experiencia y formación del trabajador?

En cuanto a la cualificación y capacitación necesaria para el manejo del resto de maquinaria de obra, a falta de concreción legal sobre la cuestión entendemos que sería interesante recabar un certificado de su anterior empresario, o del actual, en el que conste la antigüedad del trabajador en la empresa, descripción del tipo de maquinaria utilizada y durante cuánto tiempo, formación recibida y no haber sufrido ni ocasionado ningún accidente con dicha maquinaria en el que se hayan producido daños personales o materiales graves. Aunque esta cuestión no entra de lleno en el objeto de la presente consulta, es de destacar que, todas las Comunidades Autónomas han regulado la obtención del carné de operador de grúas, para el manejo de grúas torre e incluso para el manejo de autogrúas, grúa móvil o grúas autopropulsadas, como requisito necesario para el manejo de esta maquinaria. Además se recomienda que las empresas dispongan de un sistema de gestión de autorizaciones de uso de maquinaria, tanto para sus trabajadores como para los trabajadores de las subcontratas que vayan a manejar máquinas o equipos en propiedad o alquilados por el contratista, o solicitar a sus subcontratas las autorizaciones de uso para sus trabajadores cuando las máquinas sean aportadas por éstas. La base de tal recomendación está en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1995 (Art. 15.1, 15.2, 15.3, 17 y 41), en el R.D. 1215/97 (Art. 3.4, 3.5 y 5) y en el R.D. 1627/97 (Anexo IV-C puntos 6-b-4º, 7-c, 8-b-4º). Las autorizaciones serán por escrito, firmando el trabajador copia de la autorización de uso y la prohibición de manejo, si es el caso, indicando las máquinas o equipos afectados. En cualquier caso, los trabajadores autorizados recibirán instrucciones escritas de seguridad de uso y manejo del equipo en cuestión, firmando el recibí.

Durante la construcción de una autopista se precisa realizar una serie de obras de fábrica mediante piezas prefabricadas de hormigón. ¿podría emplearse el camión grúa, utilizado para el transporte, como medio para la elevación y colocación de las mismas?

Hay que tener en cuenta el Real Decreto 837 /2003, por el que se aprueba el texto de la Instrucción Técnica Complementaria MIE-AEM-4 del Reglamento de aparatos de elevación y manutención, referente a grúas móviles autopropulsadas. Dicha instrucción recoge, entre otras, las siguientes definiciones: • Grúa móvil autopropulsada: “aparato de elevación de funcionamiento discontinuo, destinado a elevar y distribuir en el espacio cargas suspendidas de un gancho o cualquier otro accesorio de aprehensión, dotado de medios de propulsión y conducción propios o que formen parte de un conjunto con dichos medios que posibilitan su desplazamiento por vías públicas o terrenos”. • Grúa autocargante: “aparato de elevación de funcionamiento discontinuo instalado sobre vehículo aptos para transportar materiales y que se utilizan exclusivamente para su carga y descarga”. Conforme a estas definiciones, para elevar y distribuir dichas piezas no puede utilizarse la grúa autocargante. Se trata de un aparato de elevación instalado sobre un camión y que se debe utilizar, exclusivamente, para la carga y descarga del mismo. Para estos trabajos podría emplearse una grúa móvil autopropulsada. Considerando que finalmente se emplee una grúa autopropulsada como medio de elevación y de distribución de las piezas prefabricadas durante la ejecución de la obra de fábrica, conviene recordar que el operador de la misma debe contar con carné oficial de gruista, expedido con las condiciones que se señalen en el Reglamento de aparatos de elevación y manutención referente a grúas móviles autopropulsadas (Instrucción Técnica Complementaria “MIE-AEM-4”) antes citado.

En andamios colgados (guindolas) ¿es obligatorio el uso del arnés anticaídas anclado a una línea de anclaje vertical?

Hay que tener en cuenta las instrucciones del fabricante sobre el manejo correcto de este medio auxiliar, en algún caso puede que recoja la obligatoriedad del uso en todo momento de un dispositivo anticaídas. En aquellos casos específicos en los que se determine la necesidad de anular las protecciones del andamio para la realización de determinados trabajos deberán indicarse los sistemas de protección alternativos, entre los que cabrían los sistemas anticaídas. La legislación de referencia: El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. RD 2177/2004, por el que se modifica el RD 1215/1997, en materia de trabajos temporales en altura. RD 1627/1997, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción. RD 773/1997, 'disposiciones de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de los e.p.i´s'. Real Decreto 1435/1992, de 27 de noviembre, por el que se dictan las disposiciones de aplicación de la directiva del consejo 89/392/CEE, relativa a la aproximación de las legislaciones de los estados miembros sobre maquinas. Real Decreto 56/1995, de 20 de enero, por el que se modifica el real decreto 1435/1992, de 27 de noviembre, relativo a las disposiciones de aplicación de la directiva del consejo 89/392/CEE, sobre máquinas. Es interesante que visites los siguientes enlaces en la web, pertenecen a la página web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo: http://www.mtas.es/ Insht/ntp/ntp_530.htm http://www.mtas.es/ Insht/ntp/ntp_531.htm http://www.mtas.es/ Insht/ntp/ntp_532.htm

Qué normativa recoge la categoría mínima que debe poseer un trabajador para manejar maquinaria. Se dice que un peón no puede manejar un minidúmper, que debería ser al menos peón especializado, pero ¿dónde se recoge expresamente?

Respecto a la categoría profesional necesaria para manejar los equipos de trabajo, sierra circular, sierra de corte de material cerámico, hormigonera eléctrica, motovolquete, maquinaria de movimiento de tierras,..., es de destacar, en primer lugar, la prohibición que con carácter general establece el artículo 6.2 del Estatuto de los Trabajadores de que los menores de 18 años realicen actividades insalubres, penosas, nocivas o peligrosas.

Para una mejor comprensión, agruparemos los equipos de trabajo en maquinaria auxiliar en general, máquinas de corte y equipos móviles. La respuesta se ordena de acuerdo con cada una de estas tipologías: A)Maquinaria auxiliar en general: (por ejemplo la hormigonera eléctrica) el R.D. 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción (en adelante R.D._D.M.S.O.C) establece en su Anexo IV, parte C, punto 8.b).4º que las instalaciones, máquinas y equipos, incluidas las herramientas manuales o sin motor, deberán ser manejadas por trabajadores que hayan recibido una formación adecuada. Tal disposición debe entenderse aplicable a toda la maquinaria auxiliar de obra, puesto que las previsiones relativas a vehículos y maquinaria para movimiento de tierras y manipulación de materiales cuentan con su previsión propia. Finalmente, a título informativo, la derogada Ordenanza Laboral para las Industrias de la Construcción, Vidrio y Cerámica, de 28.8.70 (en adelante O.L.C.), en su Anexo II, establecía una disposición de las actividades correspondientes a las distintas categorías profesionales de la que resultaba lo siguiente: En la sección 1ª- Actividades comunes- Grupo 4º- Operarios- apartado B)- 1 se establecía que los peones especialistas son los dedicados a aquellas funciones concretas y determinadas que, sin constituir oficio, exigen, sin embargo, cierta práctica y especialidad, o atención a aquellos trabajos que impliquen peligrosidad, mientras que en el punto 2 del mismo apartado se establecía que los peones son los encargados de ejecutar labores cuya realización requiera principalmente la aportación de esfuerzo físico, sin necesidad de práctica operatoria ninguna. En concreto, el Anexo II de la OLC, en su sección 2ª- Personal de las actividades de Construcción y Obras Públicas- Grupo 4º- Operarios- Punto 6, repetía la descripción enunciada de las funciones propias de tal categoría y relacionaba, con carácter indicativo, los trabajos que implican peligrosidad, entre los que destacaba el manejo de hormigoneras, vibradoras y martillos perforadores sin que, por el contrario, se haga mención alguna a las máquinas de corte. B)Máquinas de corte: mención aparte merecen la sierra circular y la sierra de corte de material cerámico. En efecto, el Anexo II de la OLC en su apartado “Descripción de las definiciones en los oficios clásicos de la construcción”, punto VII- Hormigón armado- número 4, establecía que el oficial ferrallista de 2ª, nivel IX, sabrá manejar las herramientas de este oficio y cortar toda clase de hierros y armaduras, bien sea a mano o con auxilio de máquinas. Como se ve la Ordenanza reservaba a los operarios con la categoría de Oficial 2ª el uso de máquinas cortadoras de metal, por idéntica razón de peligrosidad, podría entenderse extensivo al uso de sierras circulares y de sierra de corte de material cerámico, reservando su uso a los operarios que tengan, por lo menos categoría de Oficial 2ª. Por otra parte, en el mismo apartado, punto VIII- Piedra y mármol- número 8, indicaba que en los trabajos de sierra el peón especializado es el encargado de ayudar a los oficiales en la colocación de piedras y elementos de la máquina y su manejo, lo que parece apoyar la interpretación de que el manejo de las máquinas de corte está reservado a los operarios de categoría de oficial 2ª o superior y que los peones especializados sólo pueden intervenir como auxiliares en el manejo de éstas. C) Equipos móviles: Respecto a los equipos móviles, el RD 1627/1997 en su anexo IV, apartado C, punto 7.c) establece que los conductores y personal encargado de vehículos y maquinarias para movimientos de tierras y manipulación de materiales deberán recibir una formación especial. A su vez, el R.D. 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las “disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo” (en adelante R.D. DMSET), en su Anexo II, apartado 2, punto 1, establece que la conducción de equipos de trabajo automotores estará reservada a los trabajadores que hayan recibido una formación específica para la conducción segura de esos equipos de trabajo. Por otra parte, el R.D. 1435/1992, de 27 de noviembre, sobre disposiciones de aplicación de la Directiva 89/392/CEE, relativa a la aproximación de las legislaciones de los estados miembros sobre máquinas, en su anexo I, punto 3.1.1 establece la definición de conductor como “un operador competente encargado del desplazamiento de una máquina”. De otro lado, la OLC, en su anexo II, sección 1ª- Actividades comunes- Grupo 5º- Oficios auxiliares-, establecía que los conductores de automóviles o camión serán oficiales de 1ª cuando sepan ejecutar como, mecánico-conductor, toda clase de reparaciones que no requieran elemento de taller y que, en los demás casos serán, como mínimo, oficial de 2ª. A su vez en la sección 2ª- Personal de las actividades de Construcción y Obras Públicas- Grupo 4ª- Operarios- punto 6, se establecía que el peón de maniobras de máquinas y herramientas deberá tener categoría de Peón especializado. Finalmente, el art. 291 de la ordenanza laboral de la construcción, referido a los apartados de elevación y transporte, establecía que la conducción y maniobra de estos aparatos se realizarán de acuerdo con las instrucciones dadas al efecto, y los trabajadores empleados en estas faenas serán seleccionados entre aquellos mayores de veinte años que reúnan condiciones y conocimientos personales adecuados a la índole del servicio, que serán exigidas con mayor rigor cuando se trate de aparatos de mayor potencia y capacidad de trabajo. Por otra parte, la Dirección General de Trabajo, en resolución 10.6.91, estima que no hay contradicción entre la prohibición contenida en dicho precepto, aplicable al sector de la construcción y obras públicas, y la general del art. 6.2 del E.T. que, como hemos visto, prohíbe la realización de determinados trabajos declarados insalubres, penosos, nocivos o peligrosos exclusivamente a los trabajadores menores de 18 años. De lo anterior se desprende que la maquinaria móvil de obra deberá se manejada por operarios que tengan más de 20 años y cuya categoría profesional sea, al menos de peón especialista, salvo en el caso de conductores de automóviles o camión que deberán ser, como mínimo, oficial de 2ª. A los citados operarios se les deberá proporcionar una formación específica para la tarea que vaya a realizar. El requisito de “competencia” contenido en la definición de conductor que proporciona el R.D. 1435/1992, de 27 de noviembre significa, a nuestro entender, que deberán ser apartados de las tareas de conducción aquellos operarios que hayan demostrado incompetencia para llevarlas a cabo, independientemente de la formación con la que cuenten.

A modo de resumen, si se trata de trabajadores formados y cualificados, no correspondería que estuvieran contratados con categoría de peón. Es recomendable que sean, al menos, oficiales de segunda.

Si fuese nombrado en alguna obra de construcción Coordinador de S+S, ¿qué tipo de seguro me cubriría en el desempeño de mis funciones?

Tienes varias opciones: 1.Si eres trabajador por cuenta ajena, tu empresa puede tener concertado un seguro para cubrir la responsabilidad civil. Las empresas suelen contratar seguros de responsabilidad civil que cubren a sus trabajadores, e incluso pueden tener la cobertura en coordinación. 2.Contratar un seguro particular de responsabilidad civil. 3. Por medio del colegio profesional, pagando un seguro como colegiado.

¿A qué revisiones o mantenimiento deben someterse las máquinas móviles que no estén autorizadas a circular por carretera?

Normalmente se realizarán las revisiones que indique el fabricante, dado que no son universales para todas las máquinas o vehículos del mismo tipo. En los casos que no se disponga o no existan indicaciones del fabricante para realizar las revisiones de los equipos de trabajo, las que se lleven a cabo se ejecutarán cumpliendo las condiciones generales de utilización de los equipos de trabajo, contenidas en el Anexo II: “Disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajo”, del RD 1215/1997, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. Las máquinas que dispongan de marcado CE, deben incluir un manual de instrucciones del fabricante que incorporará las correspondientes instrucciones de mantenimiento.

¿Es necesario el carné de conducir para manejar equipos de trabajo móviles (en especial el motovolquete y las máquinas de movimiento de tierras) dentro del recinto de la obra?. Entendemos que en el caso de tener que circular o trabajar en vías públicas s

Empezando por el final de la consulta, la exigencia de estar en posesión del permiso de conducir para circular con un vehículo a motor por una vía pública tiene un carácter indiscutible y absoluto, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 59, puntos 1 y 3, en relación con el artículo 2 del Texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos de motor y Seguridad Vial, aprobado por Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo (modificado por la Ley 19/2001,de 18 de diciembre). En cuanto a la obligatoriedad de estar en posesión del permiso de conducir para circular dentro del recinto de una obra, hay que manifestar lo siguiente: El artículo 59 del RDL 339/1990 establece, con carácter general, la obligación de que todo conductor de un vehículo a motor esté en posesión y lleve consigo su permiso de conducir válido. A su vez, el art. 2 de esta ley establece que los preceptos de la misma obligarán a los titulares y usuarios de las vías y terrenos públicos aptos para la circulación, tanto urbanos como interurbanos, a los de las vías y terrenos que, sin tener tal aptitud sean de uso común y, en defecto de otras normas, a los titulares de las vías y terrenos privados que sean utilizados por una colectividad indeterminada de usuarios. A su vez, el Reglamento General de Circulación, aprobado por R.D. 1371992, de 17 de enero (en adelante RGC), que desarrolla la LT, en su artículo 1.2. c), establece que no serán de aplicación las normas sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y circulación vial, y por tanto la obligación de estar en posesión del permiso de conducir, a los caminos, terrenos, garajes, cocheras u otros locales de similar naturaleza, construidas dentro de fincas privadas, sustraídas al uso público y destinados al uso exclusivo de los propietarios y sus dependientes. En el caso de que la obra de construcción se ejecute en un terreno privado, debidamente acotado y de acceso restringido, entendemos que no resultaría obligatorio estar en posesión del permiso de conducir para manejar maquinaria móvil por la obra, dado que: a) El terreno de la obra tendría la consideración de terreno situado dentro de finca privada, sustraído al uso público y destinado al uso exclusivo del propietario del terreno – normalmente el promotor de la obra – en este caso la empresa o empresas constructoras y sus subcontratistas, según dispone el RGC. b) No se trataría técnicamente de circulación de vehículos, en el sentido del RSRC y de la LT, puesto que estaríamos hablando de vías privadas especialmente destinadas y acotadas para el desarrollo por dicho vehículo de una labor industrial, conforme establece el citado reglamento. Si bien no podemos asegurar la existencia de alguna circular o instrucción por escrito, emanada de la Dirección General de Tráfico, que recoja esta interpretación. En el caso de tratarse de obras públicas, realizadas en terrenos públicos, la construcción de una autovía, por ejemplo, si estos mismos están debidamente acotados y son de acceso restringido, entendemos que tampoco sería exigible estar en posesión del permiso de conducir para manejar maquinaria de obra, dado que no se trataría de terrenos de uso común, como exige la LT, ni probablemente serían aptos para la circulación. En cualquier caso, es difícil ponderar suficientemente la conveniencia de que todos los trabajadores que conduzcan maquinaria de obra estén en posesión del permiso de conducir. En cuanto a los conductores de equipos de trabajo móviles, consideramos que la posesión del permiso de conducir en vigor supone la mejor y más objetiva certificación, expedida por la Administración Pública, de disponer de los conocimientos y las aptitudes psicofísicas necesarias para dicha actividad.

¿Es obligatorio el empleo de arnés anticaídas en las plataformas elevadoras móviles de personas?

Las plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP) suelen estar equipadas con dispositivos de seguridad y control que reducen el riesgo de vuelco o de sobrepasar las tensiones admisibles como, por ejemplo: sistema de control de carga y registrador de posición, control de posición con parámetros de estabilidad y de sobrecarga, sistemas de control de la carga y del momento. Estas plataformas disponen de una cesta donde se sitúa el o los operarios. Las prescripciones técnicas de la norma UNE-EN 280 determina para estos equipos que la plataforma de trabajo (cesta) estará equipada con barandillas de 1,10 m. de altura mínima, un zócalo de 0,15 m. de altura y una barra intermedia a menos de 0,55 m. del zócalo o del pretil superior; en los accesos de la plataforma, la altura del zócalo puede reducirse a 0,10 m. La barandilla debe tener una resistencia a fuerzas específicas de 500 N por persona aplicadas en los puntos y en la dirección más desfavorable, sin producir una deformación permanente. Con independencia de lo anterior, hay que tener en cuenta las instrucciones del fabricante sobre el manejo correcto de este medio auxiliar; en algún caso, puede que recoja la obligatoriedad del uso, en todo momento, de un dispositivo anticaídas. En estos casos, la plataforma dispondrá de puntos de enganche para poder anclar los arneses para cada persona que ocupe la misma. Lo apuntado no debe suponer que se incumpla la instrucción de que, cuando se esté trabajando sobre la plataforma, el o los operarios mantengan siempre los dos pies sobre la misma. Es decir, no han de sobrepasarse las protecciones de la cesta o encaramarse en ellas. Igualmente, no se deben utilizar elementos auxiliares situados sobre la plataforma para ganar altura. Insistimos en la necesidad de tener en cuenta las instrucciones del fabricante, entre las que es normal encontrar prescripciones como: “No sujetar la plataforma o el operario de la misma a estructuras fijas”. Supongamos que la plataforma se amarra a una estructura fija y que el operador desplaza la misma olvidándose de soltar el amarre, esta circunstancia podría provocar el desequilibrio de la propia máquina.

¿Puede entenderse que una manipuladora telescópica a la que se ha acoplado un plumín tiene la consideración de una grúa móvil autopropulsada? En caso afirmativo, ¿el operador tiene que disponer del carné oficial de operador de grúa autopropulsada?

La Dirección General de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio considera que cuando la manipuladora telescópica o carretilla de manutención dispone de un gancho para la elevación de cargas en su brazo telescópico, de modo similar a como aparece representada en la norma UNE 58502 sobre grúas móviles, se considera una grúa. En consecuencia, en la situación planteada la máquina en cuestión está afectada por la Instrucción Técnica Complementaria “MIE-AEM-4” aprobada por el Real Decreto 837/2003. Por lo tanto, el operador de la misma deberá contar con el carné oficial expedido en las condiciones que se señalen en la mencionada Instrucción del Reglamento de aparatos de elevación y manutención referente a grúas móviles autopropuladas.

¿Qué normativa es de aplicación a los andamios colgados?

La normativa de aplicación para las plataformas suspendidas de nivel variable (andamios colgados) de accionamiento manual o motorizado es: Normativa a tener en cuenta para su fabricación: • Normativa de obligado cumplimiento: Real Decreto 1435/1992 y Real Decreto 56/1995. En aplicación de esta normativa, para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas para elevación o desplazamiento de personas, a partir del 1 de enero de 1997, deben disponer de “marcado CE”, declaración “CE” de conformidad y manual de instrucciones. • Norma de aplicación voluntaria: Norma UNE-EN 1808 “Requisitos de seguridad para plataformas suspendidas de nivel variable. Cálculo de diseño, criterios de estabilidad, construcción. Ensayos”. Nota: esta norma UNE puedes consultarla en el CD que deben haberte entregado entre el material didáctico del curso. Normativa a tener en cuenta durante su utilización: • Real Decreto 1215/1997, modificado por Real Decreto 2177/2004. • IV Convenio Colectivo General del Sector de la Construcción (2007-2011) artículos 179, 180, 181, 182 y 183 sobre disposiciones generales aplicables a los andamios, y artículo 188 sobre normas específicas para las plataformas suspendidas de nivel variable de accionamiento manual o motorizado (andamios colgados). Dos documentos de interés son la Guía y el Protocolo de Actuación Inspectora en Andamios Colgados Móviles de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, podrás encontrarlos en los siguientes enlaces: http://www.mtas.es/itss/web/Atencion_al_Ciudadano/Normativa_y_Documentacion/Documentacion_Riesgos_Laborales/006/002/columna1/6.2_GUIA_Andamios_colgados_moviles.pdf http://www.mtas.es/itss/web/Atencion_al_Ciudadano/Normativa_y_Documentacion/Documentacion_Riesgos_Laborales/006/002/columna2/6.2_PROTOCOLO_Andamios_Colgados.pdf Por otra parte te sugiero el acceso al siguiente enlace: http://www.mtas.es/Insht/ntp/ntp_532.htm

Tripartita