25 de noviembre de 2017

Aspectos conceptuales

Cuando el empresario posea la formación necesaria, ¿puede asumir personalmente la actividad preventiva?, ¿en que casos?

Según el artículo 11 del R.D. 39/1997, Reglamento de los servicios de prevención, el empresario puede asumir personalmente la prevención, pero para ello han de cumplirse una serie de condiciones: que se trate de empresas hasta diez trabajadores, o si, tratándose de una empresa que ocupe hasta veinticinco trabajadores, disponga de un único centro de trabajo; que las actividades desarrolladas en la empresa no estén incluidas en el anexo I del antes mencionado RD 39/1997(actividades consideradas reglamentariamente peligrosas); que el empresario desarrolle de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo; que el empresario tiene la capacidad correspondiente a las funciones preventivas que va desarrollar, de acuerdo con lo establecido en el capítulo IV. Si se cumplen estas condiciones podría asumir personalmente la actividad preventiva, pudiendo por tanto, entre otras cuestiones, realizar su propia evaluación de riesgos laborales y su planificación de la actividad preventiva, debiendo pedir a la Autoridad Laboral un certificado de exención de auditoria externa. Si no se cumplen los supuestos anteriores deberá designar a uno o varios trabajadores o bien contratar un Servicio de Prevención Ajeno o constituir un servicio de prevención propio.

Por otra parte, la vigilancia de la salud de los trabajadores, así como aquellas otras actividades preventivas no asumidas personalmente por el empresario, deberán cubrirse mediante el recurso a alguna de las restantes modalidades de organización preventiva previstas en el citado RD 39/1997.

 

Cuando una empresa subcontratista se adhiere al plan de seguridad y salud en el trabajo elaborado por el contratista ¿tiene que presentar su propia evaluación de riesgos?

El artículo 10, apartado 2, del RD 171/2004, de desarrollo del artículo 24 de la Ley 31/1995, 'Coordinación de actividades empresariales', dice: ”Antes del inicio de la actividad en su centro de trabajo, el empresario principal exigirá a las empresas contratistas y subcontratistas que le acrediten por escrito que han realizado, para las obras y servicios contratados, la evaluación de riesgos y la planificación de su actividad preventiva. Asimismo, el empresario principal (contratista según la disposición adicional primera del RD 171/2004 referido anteriormente) exigirá a tales empresas que le acrediten por escrito que han cumplido sus obligaciones en materia de información y formación respecto de los trabajadores que vayan a prestar sus servicios en el centro de trabajo”. La disposición adicional primera del mencionado RD 171/2004, en su apartado b)determina que: ”Las medidas establecidas en el capítulo IV -artículo 10- para el empresario principal corresponden al contratista definido en el artículo 2.1.h) del Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre”. El artículo 7.3. del RD 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, establece lo siguiente: ”En relación con los puestos de trabajo en la obra, el plan de seguridad y salud en el trabajo a que se refiere este artículo constituye el instrumento básico de ordenación de las actividades de identificación y, en su caso, evaluación de los riesgos y planificación de la actividad preventiva a las que se refiere el capítulo II del Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención”. En relación con lo anterior, la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a las obras de construcción elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, comenta: ”Es evidente que en las obras de construcción es difícil realizar la evaluación de riesgos por cada puesto de trabajo dadas las características de movilidad, entorno cambiante y realización de tareas diversas. En este sentido, cada empresa deberá realizar una evaluación inicial basada en las actividades y oficios que realiza, determinando las medidas preventivas que vaya a aplicar para controlar los riesgos identificados en cada una de estas actividades y oficios. Dichas medidas servirán de base para crear los procedimientos de trabajo que la empresa aplicará en sus obras y que trasladará a los planes de seguridad y salud de las mismas que debe elaborar cada contratista. Consecuentemente, el plan o planes de seguridad y salud en el trabajo de la obra constituirán la evaluación general de riesgos y servirá de instrumento básico para la ordenación de la actividad preventiva en ella. Al plan de seguridad y salud se incorporarán todas aquellas medidas preventivas que resulten de las evaluaciones de riesgos que deban realizarse. Asimismo, las actualizaciones o modificaciones del mencionado plan se considerarían como la 'revisión' de la evaluación de riesgos y la 'actualización' de la actividad preventiva. El plan de seguridad y salud de la obra es un documento, elaborado por el contratista y aprobado por el coordinador o la dirección facultativa, en su caso, que constituye, como se ha dicho, el instrumento básico para la ordenación de la actividad preventiva en la obra. Los empresarios (contratistas y subcontratistas) deben ajustarse a lo dispuesto en el plan y realizar o proponer las revisiones del mismo que sean necesarias. El plan no es ni puede ser, sin embargo, un compendio detallado e instantáneamente actualizado de todas y cada una de las actividades preventivas que deben realizarse en la obra en cualquier lugar y momento. POR ELLO, LA OBLIGACIÓN DE SUJECIÓN AL PLAN COMPLEMENTA PERO NO ELIMINA NI SUSTITUYE LA OBLIGACIÓN DE CADA EMPRESARIO (CONTRATISTA Y SUBCONTRATISTA) DE ADOPTAR LAS MEDIDAS PREVENTIVAS NECESARIAS PARA PROTECCIÓN DE LA SEGURIDAD Y SALUD DE SUS TRABAJADORES”. CONCLUSIÓN: en relación con lo anterior, los subcontratistas, en respuesta a lo exigido por la empresa contratista, deben acreditar por escrito que han realizado, para las obras y servicios contratados, la evaluación de riesgos y la planificación de su actividad preventiva. Así mismo, tienen la opción de remitir las sugerencias y alternativas al plan de seguridad y salud que resulten de sus evaluaciones de riesgos, para su consideración por el contratista en los términos recogidos en el artículo 7.4 del RD 1627/1997.

En caso de que un trabajador se niegue al reconocimiento médico para comprobar la aptitud para desempeñar un puesto de riesgo, como son los trabajos en altura, ¿cómo debe ser el proceder del empresario?

Del carácter voluntario del trabajador a realizar el reconocimiento médico se exceptuarán previo informe de los representantes de los trabajadores los supuestos en los que la realización de los reconocimientos médicos sean imprescindibles para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa. También cuando así esté establecido en una disposición legal en relación con la protección. En caso de que el trabajador se niegue a realizar el reconocimiento médico el empresario debe destinar al trabajador en cuestión a otras tareas.

En el sector de la construcción, de acuerdo con lo establecido en el V Convenio Colectivo General, los trabajadores están obligados a pasar el reconocimiento previo a la admisión al puesto de trabajo. ¿Cómo se regulan los reconocimientos posteriores?

En el sector de la construcción los trabajadores deberán, obligatoriamente, someterse a un reconocimiento médico previo: El artículo 19.2 del V Convenio Colectivo del Sector de la Construcción establece: “El trabajador, con independencia de su categoría profesional y antes de su admisión en la empresa, será sometido a un control de salud,...” Por su parte, el artículo 20.3. del antes referido V Convenio Colectivo del Sector de la Construcción indica: ”Los reconocimientos médicos posteriores al de admisión serán de libre aceptación para el trabajador, si bien, a requerimiento de la empresa, deberá firmar la no aceptación cuando no desee someterse a dichos reconocimientos. No obstante, previo informe de la representación de los trabajadores, la empresa podrá establecer el carácter obligatorio del reconocimiento en los supuestos en los que sea imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa. En particular...” Resumiendo, el control de salud previo a la admisión será obligatorio para todos los trabajadores enmarcados en el ámbito de aplicación del convenio sectorial, con independencia de su puesto y categoría profesional. Los posteriores, al igual que para el resto de sectores, serán de libre aceptación por el trabajador, excepto en los casos en los que sea imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa.

En la constructora donde trabajo tenemos un trabajador que nos ha presentado un certificado médico de la mutua de hace 2 años, donde pone expresamente que el trabajador no puede usar el casco porque le produce dolores de cabeza, ¿qué podemos hacer?

En primer lugar habría que precisar el origen de ese certificado médico, si es emitido por un médico de la seguridad social o por un médico de trabajo perteneciente al servicio de prevención. En segundo lugar es necesario aclarar si se trata de una prescripción por un tiempo determinado, por lo que en este caso el médico puede emitir una baja por incapacidad temporal. Si a través de un reconocimiento médico de empresa se determina que el trabajador no puede usar unos E.P.I.s que son obligatorios para el desempeño de su trabajo, debería ser calificado de NO APTO para dicho puesto de trabajo. Para aquellos trabajadores que sufren molestias con determinados equipos de protección individual, tenemos que tener en cuenta que en el mercado actual existen multitud de modelos y tipos. Por ejemplo, en el caso de botas de seguridad y tipos de casco de protección existe una amplia gama que nada tienen que ver con los modelos tradicionales. Hay una gran variedad de modelos que ofrecen mayor confort.

En relación a la empresas que acceden a obra, quisiera saber si se les debe solicitar documentación para acceder a la obra o no.

Es preciso aclarar a qué agente o figura te estás refiriendo cuando hablas de pedir documentación: contratista o subcontratista. No obstante, trataré de aportar algunas consideraciones en relación con tu pregunta. El artículo 9 del RD 1627/1997 establece las funciones del coordinador en materia de seguridad y de salud en fase de ejecución de la obra. Una de sus funciones, recogida en el apartado f) de dicho artículo 9, es la de adoptar las medidas necesarias para que sólo las personas autorizadas puedan acceder a la obra. A tal fin, el coordinador durante la ejecución de la obra deberá validar y supervisar el procedimiento propuesto por el contratista para el control de acceso a la obra tanto de las personas, como de los vehículos. Es el contratista, en este caso, el que debe, a través de un procedimiento específico, requerir de las personas o los vehículos la acreditación que él determine (y que debería quedar reflejada en su plan de seguridad y salud) para permitir su acceso a la obra. En relación con lo anterior, conviene recordar que el artículo 2.1.i) del Real Decreto 1627/1997 define subcontratista como “la persona física o jurídica que asume contractualmente ante el contratista, empresario principal, el compromiso de realizar determinadas partes o instalaciones de la obra, con sujeción al proyecto por el que se rige su ejecución”. Tomando como base lo anterior, tenemos que comprobar si las referidas empresas suministradoras encajan en la definición de subcontratista o si, por el contrario, se trata de empresas que no realizan determinadas partes o instalaciones de la obra, limitándose al suministro o a la retirada de materiales, equipos, máquinas, etc. No obstante, el ya referido procedimiento para el control de acceso a la obra debería tener en cuenta a las personas y vehículos pertenecientes a estas empresas suministradoras, determinando las normas o medidas de prevención y protección a contemplar tanto para garantizar la seguridad de los mismos, como la de los propios trabajadores de la obra que puedan verse afectados por los riesgos que la circulación por el interior de la obra de este personal puedan conllevar. En este sentido, el contratista deberá informar a estas empresas suministradoras de la parte del plan de seguridad y salud de la obra en cuyo contenido debería estar incluido el procedimiento de acceso a la obra comentado.

En una obra el jefe de obra hace firmar a los subcontratistas un “recibí” en el que se reconoce que el contratista ha puesto a su disposición el Plan SyS. Alega que el Plan está en obra para quien desee consultarlo, pero no dará copias. ¿Es esto correcto

Ver el R.D. 171/2004 (http://www.mtas.es/ insht/legislation/RD/art24_lprl.htm ) que desarrolla el artículo 24 de la ley 31/1995 sobre Coordinación entre empresas concurrentes en un centro de trabajo. Se hace referencia en general a que la información habrá de facilitarse por escrito siempre que existan riesgos graves o muy graves. En una obra de construcción más vale considerar dicho decreto , en particular la disposición adicional primera de aplicación para las obras de construcción, además de los capítulos II, III y IV.

Me gustaría poder disponer del cuadro de enfermedades profesionales derivadas de la Ley General de la Seguridad Social y posteriores disposiciones de aplicación

En el R.D. 1299/2006. Conéctate en la siguiente dirección del INST. http://www.mtas.es/insht/l egislation/RD/cuadro.htm El nuevo catálogo de enfermedades profesionales multiplica por diez las reconocidas anteriormente. La lista recoge los criterios y las recomendaciones europeas e investiga las anomalías cancerígenas detectadas y aquellas con posibilidad de derivar en este diagnóstico. Para evitar que la lista quede obsoleta se renovará automáticamente. Además, la regulación trata los efectos de las patologías laborales a medio y largo plazo. Por lo tanto, no se limita a cubrir a los trabajadores en activo. 'Vigila' también la salud de jubilados y parados.

No entiendo cómo se puede suspender o extinguir un contrato por maternidad como figura en la página, a no ser que por estar embarazada ya no pueda seguir realizando la actividad para la que estaba contratada.

Suspensión es diferente de extinción, suspensión no es despido. La maternidad no es causa de extinción. La suspensión por maternidad es un derecho del trabajador(a); por ley se suspende el contrato en dicho periodo de maternidad, recibiendo prestaciones a cargo de la Seguridad Social. (Ver Estatuto de los Trabajadores, los artículos 45 a 48 “suspensión del contrato” y artículos 49 a 57 “de extinción”)

No tengo clara la definición de condición de trabajo y su relación con factor de riesgo y riesgo laboral.

Condición de trabajo (art. 4 Ley 31/1995): Se entenderá como 'condición de trabajo' cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador. Quedan específicamente incluidas en esta definición: a.Las características generales de los locales, instalaciones, equipos, productos y demás útiles existentes en el centro de trabajo. b.La naturaleza de los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el ambiente de trabajo y sus correspondientes intensidades, concentraciones o niveles de presencia. c.Los procedimientos para la utilización de los agentes citados anteriormente que influyan en la generación de los riesgos mencionados. d. Todas aquellas otras características del trabajo, incluidas las relativas a su organización y ordenación, que influyan en la magnitud de los riesgos a que esté expuesto el trabajador. Factores de riesgo: son aquellas condiciones de trabajo que no están suficientemente controladas. Riesgo laboral: la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. El riesgo laboral viene determinado por la existencia de factores de riesgo laboral. Para ayudarte te ofrecemos unos ejemplos: FACTOR DE RIESGO: condición de trabajo insuficientemente controlada. Trabajador, mayor de 55 años, con el oficio de solador colocando baldosas de gres en postura de rodillas, en una jornada laboral de 8 horas. RIESGO Fatiga, lesiones en las rodillas TÉCNICA PREVENTIVA Ergonomía:Formación, alternancia en posturas, turnos, relevos,... FACTOR DE RIESGO: condición de trabajo insuficientemente controlada. Operario no cualificado manejando una pala cargadora RIESGO Vuelco, atropello TÉCNICA PREVENTIVA Seguridad:Categoría profesional acorde, formación, autorización,... En la 'Biblioteca' encontraréis un documento de apoyo a esta cuestión, que ofrece una serie de ejemplos que tratan de aclarar ciertos conceptos básicos relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo.

Tripartita