I Objeto

Este anexo tiene por objeto recoger los requisitos normativos mínimos de carácter tanto reglamentario, como técnico, exigibles para cumplir con las  exigencias básicas de seguridad y salud en relación con la planificación de las distintas situaciones de emergencia que se pueden dar en una obra de construcción. Los contenidos de este anexo contemplan las acciones y medidas de aplicación a considerar en dicha planificación de las situaciones de emergencia.

II Ámbito de aplicación

El presente anexo es de aplicación a la tarea de planificación de las medidas y actuaciones que se deben implantar en las obras de edificación ante posibles situaciones de emergencia. Se entiende por la planificación de las medidas de emergencia a la planificación de las actuaciones de primeros auxilios, evacuación y salvamento que se han de llevar a cabo ante un posible accidente, incendio o cualquier otra situación que pudiera poner en peligro la seguridad y salud de los trabajadores.

III Referencias normativas de carácter reglamentario y técnico

NORMAS REGLAMENTARIAS NORMAS TÉCNICAS

IV Requisitos generales

Teniendo en cuenta el tipo, entorno, situación y localización, accesibilidad, procesos constructivos y otras características de la obra, se deben analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, evacuación y salvamento de los trabajadores, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas. En este sentido, se ha de elaborar e implantar un Plan de emergencias y evacuación que contemple, a su vez, la evaluación periódica de su correcto funcionamiento (simulacros).

El citado personal debe poseer la formación necesaria, ser suficiente en número y disponer del material adecuado.

1. Obligación de planificar las medidas de emergencia en obras de construcción

A continuación, se exponen, de una manera sistematizada, el conjunto de las obligaciones que corresponden al empresario ante un posible accidente o cualquier otra situación de emergencia:

  1. En el artículo 20 de la Ley de Prevención de riesgos laborales se dice: “El empresario, teniendo en cuenta el tamaño y la actividad de la empresa, así como la posible presencia de personas ajenas a la misma, deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores...”
  2. En el anexo IV, parte A, apartado 14, del Real Decreto 1627/1997 – sobre obras de construcción -, se indica:
    1. “Será responsabilidad del empresario garantizar que los primeros auxilios puedan prestarse en todo momento por personal con la suficiente formación para ello. Asimismo, deberán adoptarse medidas para garantizar la evacuación, a fin de recibir cuidados médicos, de los trabajadores accidentados o afectados por una indisposición repentina.
    1. Cuando el tamaño de la obra o el tipo de actividad lo requieran, deberá contarse con uno o varios locales para primeros auxilios.
    2. Los locales para primeros auxilios deberán estar dotados de las instalaciones y el material de primeros auxilios indispensables y tener fácil acceso para las camillas. Deberán estar señalizados conforme al Real Decreto sobre señalización de seguridad y salud en el trabajo.
    3. En todos los lugares en los que las condiciones de trabajo lo requieran se deberá disponer también de material de primeros auxilios, debidamente señalizado y de fácil acceso. Una señalización claramente visible deberá indicar la dirección y el número de teléfono del servicio local de urgencia.”
  1. En virtud del artículo 7 del citado Real Decreto 1627/1997 y con independencia de la existencia del Plan de Emergencias y Evacuación, se recomienda la inclusión en el Plan de Seguridad y Salud que debe elaborar el contratista de la siguiente información:
  1. En el artículo 9 del Real Decreto 39/1997 – sobre Servicios de Prevención – se dice: “…habrán de ser objeto de integración en la planificación de la actividad preventiva las medidas de emergencia ...”.
  1. Con la normativa referida, se puede decir que en una obra se contemplan como obligaciones del empresario:
  1. Asimismo, el empresario titular debe informar a todos los demás empresarios que intervengan en la obra sobre las medidas de emergencia que se hayan planificado. En el artículo 24 de la Ley de Prevención de riesgos laborales se establece que: “El empresario titular del centro de trabajo adoptará las medidas necesarias para que aquellos otros empresarios que desarrollen su actividad en su centro de trabajo reciban la información y las instrucciones adecuadas, en relación con los riesgos existentes en el centro de trabajo y con las medidas de protección y prevención correspondientes, así como las medidas de emergencia a aplicar, para su traslado a sus respectivos trabajadores...”

2. Planificación de emergencias

Para planificar las medidas de emergencia a implementar en una obra, es necesario identificar qué tipo de plan de emergencia se puede llevar a cabo, analizar las posibles situaciones de emergencia y elaborar el Plan de Emergencia y Evacuación propiamente dicho, es decir, contemplar las medidas y actuaciones adecuadas ante dichas situaciones, así como dotar al lugar de trabajo de los medios humanos y materiales necesarios para garantizar la aplicación del mismo y la seguridad de los trabajadores.

2.1. Secuencias de una emergencia

  1. Las secuencias o fases que constituyen una emergencia, son tres:
    1. Fase de Incubación (T0 a T1): es el período de tiempo previo en el cual aparecen o inciden las diferentes condiciones dentro del sistema (controlables) y las circunstancias externas al mismo (no controlables) que puedan dar inicio al evento capaz de desencadenar la situación de emergencia.
    1. Fase de Impacto (T1 a T2): representada por el tiempo durante el cual actúa el evento inicial que origina la perturbación (incendio, derrumbe, etc.).
    2. Fase Postsiniestro (T2 a T4): se extiende hasta el momento en que superado el estado de perturbación y recuperado el sistema, éste reinicia su funcionamiento en condiciones normales; en caso contrario, se extiende hasta que el sistema, incapaz de recuperarse, desaparece total o parcialmente.

Your browser may not support display of this image.

  1. La respuesta a la emergencia se inicia con la estructuración de un plan y preparación de la organización para gestionar y aplicar dicho plan (período de T0 a T1). Cuando se presenta el evento inicial se han de ejecutar las acciones de control necesarias para detenerlo o suprimirlo con los consiguientes niveles de daños, lesiones y pérdidas para el sistema (T1 a T2).
  2. Una vez controlado el evento inicial, la actividad está orientada a mitigar las consecuencias inmediatas (lesiones, daños, etc.) y a restablecer las condiciones vitales del sistema (servicios, protecciones, etc.) (T2 a T3). Por último, se requiere recuperar el estado original del sistema, alcanzando las condiciones normales de operación (T3 a T4).
2.2. Criterios generales a seguir en la planificación de emergencias

  1. El Plan de Emergencias y Evacuación de una obra debe considerarse como un documento vivo ya que la propia ejecución de una obra hace de ésta un entorno cambiante y variable en el tiempo. Por este motivo, es preciso asegurar la continua actualización del mismo para adaptarlo a las características particulares de cada momento.
  2. Tipos de planes de emergencia:
    1. Plan de emergencia interior. Tiene por objeto la actuación en caso de emergencia en el interior del recinto de la obra. Su elaboración e implantación es responsabilidad de la empresa contratista.
    1. Plan de emergencia exterior. Tiene por objeto la coordinación de las actuaciones a llevar a cabo en el caso de que la situación de emergencia pueda alcanzar áreas mayores que el recinto de la empresa. Su elaboración corresponde a las autoridades competentes según la legislación vigente.
  1. Para la elaboración de planes de emergencia, se debe analizar:
    1. La identificación y evaluación de los riesgos posibles de accidentes mayores en la obra.
    2. La elaboración del correspondiente Plan de Emergencia Interior que contemple las adecuadas medidas de prevención de riesgos y las actuaciones ante situaciones de emergencia, así como la alarma, el socorro y la evacuación.
    3. La información, formación y equipamiento adecuado de las personas que trabajan en las instalaciones de la obra, con el fin de garantizar su seguridad.
  1. Para realizar dicho Plan de Emergencias y Evacuación se pueden seguir los criterios orientativos contemplados en la guía que se describe en la tabla que se muestra a continuación, correspondiente al desarrollo de un Plan de Autoprotección (la inclusión de una identificación y evaluación del riesgo de incendio de cada una de las áreas o entornos afectables en el plan de autoprotección es lo que diferencia a éste de un plan de emergencia):
Guía para el desarrollo de un Plan de Autoprotección
A. Evaluación del Riesgo
  1. Identificación del riesgo potencial
  1. Se debe efectuar un análisis de los factores que influyen sobre el riesgo potencial, en especial se han de describir: el emplazamiento del edificio respecto a su entorno (la situación de los accesos, el ancho de las vías de abastecimiento, etc.), las características constructivas y condiciones generales (vías de evacuación, sectores de incendio, resistencia al fuego de los elementos estructurales, etc.), las actividades que se desarrollan en cada planta del edificio, indicando ubicación y superficies ocupadas por las mismas, la ubicación y características de las instalaciones y servicios y el número máximo de personas a evacuar en cada área.
  2. Esto se debe realizar para las distintas fases de obra, ya que las condiciones van cambiando conforme vayan avanzando las distintas fases de ejecución de la obra de construcción en cuestión.
  1. Evaluación
  1. Se ha de evaluar el riesgo de incendio de cada una de las áreas que ocupan las actividades en alto, medio o bajo, según su riesgo intrínseco, en función de la ocupación de personas/metro cuadrado, superficie de la actividad y altura de los edificios.
  2. Se tienen que evaluar las condiciones de evacuación de cada planta del edificio como adecuadas o inadecuadas según se cumpla o no la normativa vigente al respecto y en función de las personas que vayan a utilizar los recorridos de evacuación.
  3. Se deben tener en cuenta las condiciones que a este respecto se establecen en el CTE y en el Real Decreto 1627/1997 – sobre obras de construcción.
  1. Planos de situación y emplazamiento
La información recopilada y evaluada del riesgo se puede grafiar en planos con formato DIN A-3, escala 1/500 o, excepcionalmente, más reducidas si las medidas del dibujo lo exigieran. Se recomienda utilizar los símbolos gráficos correspondientes a la Norma UNE 23-032.
B. Medios de protección
  1. Inventario
  1. Se debe efectuar un inventario de los medios técnicos de que se disponga para la autoprotección. En particular, se han de describir las instalaciones de detección, alarma, extinción de incendios y alumbrados especiales (señalización, emergencia, reemplazamiento).
  • El CTE establece las dotaciones mínimas de las instalaciones de protección contra incendios con las que deben contar los edificios, excluidos los de uso industrial.
  • Asimismo, se han de tener en cuenta las condiciones que a este respecto establecen en el Real Decreto 1627/1997 – obras de construcción -, en el Real Decreto 486/1997 – sobre lugares de trabajo - y en el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios.
  • En cualquier caso, a estos efectos se pueden tener en cuenta las medidas contempladas en el anexo E “Medidas contra incendios” del presente CTPE.
  1. Se debe efectuar un inventario de los medios humanos disponibles para participar en las acciones de autoprotección. El inventario se ha de efectuar para cada lugar (cada zona de obra) y para cada momento de la jornada que implique diferentes disponibilidades humanas (día, noche, festivos y vacaciones).
  1. Planos del edificio por plantas
La documentación gráfica correspondiente se puede elaborar en formato DIN A-3, escala 1/100 o, excepcionalmente, más reducidas si las dimensiones del dibujo lo exigieran.
C. Plan de emergencia
  1. El plan de emergencia debe definir la secuencia de acciones a desarrollar para el control inicial de las emergencias que puedan producirse.
  2. Se han de enunciar los factores de riesgo más importantes que definen la situación de emergencia y que pueden precisar diferentes acciones para su control. Como mínimo, se debe tener en cuenta la gravedad de dicha situación y la disponibilidad de medios humanos.
  3. En función de su gravedad, las situaciones se han de clasificar, según las dificultades existentes para su control y sus posibles consecuencias, en: conato de emergencia, emergencia parcial y emergencia general.
  4. En función de las disponibilidades de medios humanos, los planes de actuación en emergencia pueden clasificarse en: diurno, nocturno, festivo y vacacional. Las distintas emergencias requieren la intervención de personas y medios para garantizar en todo momento la alerta, la alarma, la intervención y el apoyo. En este sentido, los equipos de emergencia constituyen el conjunto de personas especialmente entrenadas y organizadas para la prevención y actuación en accidentes dentro del ámbito del establecimiento.
  5. En el apartado 2.3.3 “Recursos humanos. Equipos de emergencia (intervención)” se indica la denominación de los distintos equipos y las acciones que deben desarrollar.
  6. Es conveniente diseñar esquemas operacionales con la secuencia de actuaciones a llevar a cabo en cada una de las acciones citadas, en función de la gravedad de la emergencia. Cuando su complejidad lo aconseje, se pueden elaborar esquemas operacionales parciales.
  7. Los esquemas se han de referir de forma simple a las operaciones a realizar en las acciones de alerta, alarma, intervención y apoyo entre las Jefaturas y los Equipos de Emergencia.
D. Implantación 
  1. Se debe establecer la forma de divulgación, puesta en funcionamiento y mantenimiento del plan. Se ha de determinar la responsabilidad de la implantación del Plan de Emergencia según los criterios establecidos en el documento donde se registre el plan. Asimismo, se tiene que expresar, en su caso, la delegación de la coordinación de las acciones necesarias para la implantación y mantenimiento del Plan de Emergencia.
  2. Tanto las instalaciones de protección contra incendios, como las que sean susceptibles de ocasionarlo, deben ser sometidas a las condiciones generales de mantenimiento y uso establecidas en la legislación vigente. Cuando así lo exija la Reglamentación vigente, se ha de dotar al establecimiento de todas las instalaciones de prevención precisas.
  3. En cuanto a los medios humanos, además de la constitución de los equipos, se debe tener en cuenta:
  • Efectuar reuniones informativas a las que han de asistir todos los empleados del establecimiento, en las que se explique el Plan de Emergencia, entregando a cada uno de ellos un folleto con las consignas generales de autoprotección.
  • Formar a los equipos de Emergencia y sus Jefaturas con el fin de que se les capacite para desarrollar las acciones que tengan encomendadas en el Plan de Emergencia.
  • Programar cursos de formación para los equipos de emergencia y sus responsables.
  1. Se debe disponer de carteles con consignas para informar al usuario y visitantes del establecimiento sobre actuaciones de prevención de riesgos y comportamiento a seguir en caso de emergencia.
  1. Se ha de efectuar, al menos, un simulacro de emergencia general del que se deducirán las conclusiones precisas encaminadas a lograr una mayor efectividad y mejora del Plan.
  2. Se tienen que programar, atendiendo a las prioridades y con el calendario correspondiente, las actividades a que se ha hecho referencia en los documentos anteriores.
  3. Asimismo, se debe elaborar un programa de mantenimiento con el correspondiente calendario, que ha de comprender las actividades relacionadas con la formación del personal, el mantenimiento de las instalaciones, las inspecciones de seguridad y los simulacros de emergencia.
  4. Por último, si se produce una emergencia en el establecimiento, se deben investigar las causas que posibilitaron su origen, propagación y consecuencias; se ha de analizar el comportamiento de las personas y los equipos de emergencia; y se tienen que adoptar las medidas correctoras precisas.
2.3. Recursos materiales y humanos

La empresa debe contemplar en el Plan de Emergencia y Evacuación los medios materiales y humanos necesarios para garantizar la seguridad de los trabajadores Estos medios han de ser: de primeros auxilios, de lucha contra incendios, vías de evacuación, señalización, así como medios humanos de intervención. En los anexos B y E del presente CTPE se relacionan los medios de señalización y de lucha contra incendios en las obras de construcción, respectivamente, por lo que este apartado se limita a describir únicamente los medios de primeros auxilios, las vías de evacuación y los recursos humanos de intervención.

2.3.1. Primeros auxilios

  1. Se entiende por primeros auxilios la primera atención que se da a un accidentado. En todas las obras debe existir personal con conocimientos en primeros auxilios.
  2. En función de la ubicación del centro de trabajo, los medios de evacuación del personal accidentado pueden ser: terrestres (ambulancia), aéreos (helicóptero), marítimos (embarcación de salvamento), o una combinación de los mismos.
  3. En el caso de que los trabajadores se encuentren en lugares aislados (túneles, galerías, carreteras, puentes, montes, etc.), éstos deben disponer de medios de comunicación con cobertura suficiente que les permita contactar con otros trabajadores, con la oficina de la obra o con el enlace previsto en el plan de emergencia.
  4. El empresario ha de establecer en sus medidas de emergencia los procedimientos relativos a la organización de los primeros auxilios, evacuación y traslado de accidentados. Dichas medidas deben ser conocidas por todas las personas cuya participación se prevea para el desarrollo de las mismas.
  5. Cuando el número de trabajadores en una obra supere los 50 se debe disponer de locales destinados a primeros auxilios y otras posibles atenciones sanitarias.
  6. En aquellos casos en los que la distancia desde cualquier punto de la obra al local de primeros auxilios sea considerable, éste último se puede situar en un solo punto o bien se pueden distribuir varios por la obra.
  7. También deben disponer de dichos locales aquellas obras que, contando con 50 o menos trabajadores, así lo determine la autoridad laboral, teniendo en cuenta la lejanía al centro de asistencia médica más próximo o cualquier otra circunstancia que lo requiera. En algunos casos, se puede exigir la presencia permanente de personal médico o sanitario en la obra.
  8. Además del tamaño de la obra y tipo de actividad, pueden darse otros factores o parámetros que condicionen la instalación de locales para primeros auxilios en la obra, como pueden ser, por ejemplo: la proximidad de la obra a un centro sanitario o la posibilidad de acceso de los medios de evacuación.
  9. En todos los centros de trabajo cuyo número de trabajadores sea superior a 250 debe figurar al frente del botiquín de obras un Ayudante Técnico Sanitario.
  10. En el caso de ser necesarios locales para primeros auxilios, éstos han de disponer, como mínimo, de: un botiquín, una camilla, agua potable y de otros materiales en función de la existencia de riesgos específicos. Los locales tienen que estar señalizados conforme a lo establecido en el punto 5 “Señales de salvamento o socorro”, del apartado 3 “Tipos de señales”), del anexo III del Real Decreto 485/1997 – sobre señalización.
  11. Igualmente, dichos locales han de cumplir con la normativa relativa a iluminación, ventilación, temperatura, accesibilidad, instalaciones de lucha contra incendios, etc., debiendo quedar garantizada la intimidad de las personas.
  12. Se recomienda que el material de primeros auxilios incluya a título orientativo lo siguiente:
  1. El material de primeros auxilios se debe revisar periódicamente y se ha de reponer tan pronto caduque o sea utilizado.
  1. Aquellas obras de extensión lineal deben estar dotadas de botiquines, al menos portátiles, en los “tajos” más significativos o de elevada concentración de trabajadores.
  2. Los vehículos que desplacen a trabajadores a centros de trabajo para desarrollar tareas de forma esporádica en los que no se dispone de botiquín, deben estar dotados de un “botiquín de viaje”.
  3. Igualmente, es conveniente disponer, en un lugar visible, de información en la que se haga constar el centro sanitario más próximo a la obra, así como el recorrido más recomendable para acceder al mismo, y cuantos teléfonos sean necesarios en caso de urgencia. Del mismo modo, en las obras de carácter lineal esta información ha de estar disponible en los tajos más significativos.
2.3.2. Vías de evacuación y salidas de emergencia

La evacuación es la acción de desalojar un centro o lugar de trabajo en el que se ha declarado un incendio u otro tipo de emergencia.  Se desarrolla en las fases de detección, alarma, tiempo de retardo y evacuación propiamente dicha.

El tiempo total empleado es el tiempo de evacuación.  Este tiempo debe estar previsto y marcar un límite.

  1. En caso de peligro, todos los lugares de trabajo deben poder evacuarse rápidamente y en condiciones de máxima seguridad para los trabajadores. En aquellas obras donde existan riesgos graves de sepultamiento, hundimiento, avenidas de agua, incendio, contaminación biológica, intoxicación, etc., así como en las obras de construcción de galerías, pozos, derribos o demoliciones, rehabilitación, túneles, y en aquellas otras en las que por sus circunstancias o características especiales así lo requieran, las medidas necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en este apartado se han de reflejar en el Plan de Emergencia y Evacuación. Cuando las características y duración de la obra lo requieran, deben efectuarse simulacros periódicos a fin de constatar la operatividad de dicho Plan.
  2. Las vías y salidas de emergencia han de permanecer expeditas y desembocar lo más directamente posible en una zona de seguridad. Se entiende por zona de seguridad un espacio al aire libre que permite que los ocupantes de un área, local o edificio puedan llegar, a través de él, a una vía pública, o posibilita el acceso a los medios de ayuda exterior. En cualquier caso, las vías y salidas de emergencia no deben utilizarse para el almacenamiento provisional o permanente de cualquier tipo de objeto o material. Su utilización debe ser posible en cualquier momento.
  3. Las vías y salidas de emergencia, incluidas las puertas que deban ser atravesadas durante la misma, han de estar  señalizadas desde el inicio del recorrido hasta el exterior o zona de seguridad conforme a lo establecido en el Real Decreto 485/1997, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo. Dicha señalización debe fijarse en los lugares adecuados y tener la resistencia suficiente.
  1. Las puertas de emergencia que han de ser atravesadas durante la evacuación tienen que ser fácilmente operables desde el interior y deben abrir en el sentido de la evacuación. Los mecanismos de apertura no han de suponer ningún riesgo añadido para la evacuación de los trabajadores.
  2. En caso de avería del sistema de alumbrado, las vías y salidas de emergencia que requieran iluminación deben estar equipadas con iluminación de seguridad de suficiente intensidad. Las vías y salidas de emergencia han de contar con la instalación de alumbrado de emergencia que garantice una iluminación suficiente para permitir la evacuación en caso necesario. Por lo que respecta a las características de esta instalación se pueden utilizar como referencia los valores establecidos en la ITC-BT-28 del Real Decreto 842/2002, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
  1. El número, la distribución y las dimensiones de las vías y salidas de emergencia dependen del uso, de los equipos y de las dimensiones de la obra y de los locales, así como del número máximo de personas que puedan estar presentes en ellos.
2.3.3. Recursos humanos. Equipo de Emergencia (intervención)

  1. El personal integrante del Equipo de Emergencia (o intervención) debe estar identificado en el propio Plan de Evacuación, debiendo especificarse los nombres completos y los teléfonos del mismo, y ser facilitados a la organización para su conocimiento.
  2. Las principales funciones del Equipo de Emergencia son las siguientes:
  1. Los recursos humanos que se deben designar en la empresa según la normativa vigente son los encargados de actuar y tomar decisiones respecto a las situaciones de emergencia que se puedan presentar. Estos recursos se describen en la tabla siguiente:
Miembros del Equipo de Emergencia
PERSONAL DESIGNADO FUNCIONES
Jefe de Emergencia Controlará la actuación de los equipos de emergencia desde el Centro de Control a la vista de las informaciones que reciba del Jefe de Intervención y recabará  la ayuda externa necesaria para el control de la emergencia.
Jefe de Intervención Dirigirá las operaciones de extinción en el punto de la emergencia e informará y ejecutará  las órdenes que reciba del Jefe de Emergencia.
Equipo de Primera Intervención (EPI) Combatirá conatos de incendio con extintores portátiles (medios de primera intervención) en su zona de actuación (planta, sector, etc).
Equipo de Segunda Intervención (ESI) Actuará cuando dada su gravedad, la emergencia no pueda ser controlada por los equipos de primera intervención y prestará apoyo a los servicios de ayuda exterior, cuando su actuación sea necesaria.
Equipo de Alarma y Evaluación  (EAE) Sus componentes realizarán acciones encaminadas a asegurar una evacuación total y ordenada de su sector.
Equipos de Primeros Auxilios (EPA) Prestará los primeros auxilios a los lesionados por la emergencia.
  1. En la tabla que se muestra a continuación se describen, a modo de ejemplo, las responsabilidades y funciones que se podrían asignar a las distintas personas que intervienen en una obra de construcción en caso de emergencia:
Funciones y responsabilidades ante situaciones de emergencia del personal de obra
CARGO EN LA OBRA FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES EN SITUACIÓN DE EMERGENCIA
Administrativo de Obra Jefe de emergencia
  • Solicitar el uso de las radios de comunicación sólo para coordinar las acciones de emergencia.
  • Es responsable de llamar a organismos exteriores de emergencia (ambulancia, bomberos, u otro) e informarles respecto de los equipos e instalaciones involucrados.
  • Es responsable de informar al Jefe de Intervención.
  • Verificar el cumplimiento del Plan de Emergencia. Terminada la emergencia, revisar las dependencias y recintos de la obra, junto al Jefe de Intervención, y autorizar el reingreso a los trabajadores.
  • Determinar junto con el Jefe de Intervención y Experto en Prevención de Riesgos Laborales, la Zona de Seguridad o Punto de encuentro de la obra.
Gerente /Jefe de Obra/Jefe de obra de zona Jefe de intervención
  • Confirmar alarma.
  • Actuar de forma coordinada con el Jefe de Emergencia y seguir todas sus instrucciones.
  • Una vez informado de la emergencia, concurrir al lugar afectado para evaluar la situación.
  • Establecer el orden de prioridades de las operaciones a realizar, asignar responsabilidades e informar a los Equipos de Emergencia de las medidas a tomar.
  • Verificar la salida de trabajadores de las áreas internas y salvar la documentación importante.
  • Llevar a cabo la evacuación de su área de todos los trabajadores asignados, verificando el uso de la ruta de escape a utilizar hasta la Zona de Seguridad.
  • Asegurarse que en las dependencias no existen personas atrapadas.
  • Terminada la emergencia, revisar las dependencias y recintos de la obra junto con el Jefe de Emergencia y autorizar el reingreso a los trabajadores.
Capataces/Encargados Miembros del ESI/EAE
  • Como miembros del ESI, prestar apoyo a los servicios externos de emergencias.
  • Como miembros del EAE, dar la alarma acústica una vez verificada la emergencia y ayudar en la evacuación ordenada.
Trabajadores Miembros del EPI/EPA
  • Seguir las instrucciones del Jefe de Intervención en la implementación del Plan de Emergencia.
  • Dirigirse a la Zona de Seguridad que corresponda, previa indicación del Coordinador de Área.
  • Desconectar equipos o herramientas eléctricas que esté utilizando.
  • No retornar al lugar de trabajo sin previa autorización del coordinador del área.
  • Participar activamente de los simulacros y actividades de capacitación que se realicen.
Experto en Prevención de Riesgos Laborales
  • Poner en conocimiento a todos los trabajadores de la obra del Plan de Emergencia e instruirlos para su participación y cumplimiento de las responsabilidades que se les asignen.
  • Definir y verificar la instalación correcta de las señales necesaria para el desarrollo del Plan de Emergencia y coordinar simulacros de emergencia.
2.4. Situaciones de emergencia

  1. Se pueden definir como situaciones de emergencia en obra, los siguientes casos:
  1. En general, se pueden clasificar las emergencias, de cara a las actuaciones que se deben realizar en una obra de construcción, en: siniestros (aunque no produzcan daño personal), accidentes laborales, incendios o explosiones, y fenómenos naturales, climáticos o atmosféricos que puedan poner en peligro la salud de los trabajadores.
2.4.1. Actuaciones generales ante situaciones de emergencias

  1. Detección de la emergencia:
    1. Todo trabajador debe ser capaz de identificar las distintas situaciones de emergencia.
    1. En caso de duda se ha de proceder del mismo modo que ante una situación de emergencia, hasta que el Supervisor que tome a cargo la situación determine lo contrario.
  1. Primera actuación:
    1. Una vez detectada la emergencia, se tiene que evaluar la situación y aplicar aquellas medidas de primeros auxilios que sean necesarias por parte del personal calificado e instruido para ello.
    2. La evaluación debe ser paliativa y no ha de comprometer la seguridad de los trabajadores que vienen en auxilio.
    3. En todo caso, se tiene que dar prioridad absoluta a la atención y traslado de los lesionados oportunamente.
  1. Junto a las medidas de evaluación y auxilio, se debe iniciar, de inmediato las medidas de comunicación de la emergencia. Se ha de seguir la siguiente pauta:
    1. Describir en la forma más clara lo que ha sucedido:
      • Indicar si existen personas, equipos o instalaciones comprometidas.
      • Indicar en la forma más precisa posible el lugar en el que se ha producido.
      • Describir las medidas que se han tomado hasta el momento.
    2. Acordonar el área o zona afectada: una vez confirmada la emergencia se debe proceder a impedir el acceso a la zona afectada con los medios que se tengan disponibles, ya sean físicos o humanos, permitiéndose el paso sólo a aquellas personas que sean requeridas para enfrentar la emergencia.
    3. También se han de detener todos los trabajos en el área de la emergencia, permitiéndose realizar sólo trabajos o tareas que ayuden a enfrentarla.
  1. Finalización de la emergencia:
    1. Sólo el Jefe de Emergencia está facultado para indicar cuando ha cesado la condición de emergencia.
    2. Las condiciones normales de trabajo sólo se pueden restablecer una vez decretado el cese de la emergencia.
    3. Una vez finalizada la emergencia se debe confeccionar un informe técnico que permita establecer las causas o condiciones que la produjeron, así como las medidas que será necesario implementar para evitar o actuar de forma más eficaz ante la repetición del evento. Este informe ha de ser remitido a la Gerencia de la empresa a través del Departamento de Prevención de Riesgos Laborales o de vigilancia, según corresponda.
  1. Servicios de urgencia:
    1. Si la gravedad del siniestro requiere solicitar algún tipo de ayuda externa, esta solicitud se debe realizar a través del teléfono de emergencias 112.
    2. Asimismo se ha de tener a mano el teléfono de urgencias o de las mutuas de Accidentes de trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social.
    3. Los lugares más idóneos para tener dichos teléfonos a disposición de los trabajadores son las casetas de las direcciones facultativas o de los técnicos.
2.4.2. Procedimiento a seguir en caso de accidente

  1. El empresario debe adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas (Equipo de primeros auxilios (EPA)).
  2. En caso de accidente leve de un trabajador que requiera de atención médica: realizar, si es posible, la primera cura con el material sanitario disponible en el botiquín de la obra y trasladar al accidentado, lo antes posible, al Centro Asistencial de la Mutua de Accidentes más cercano o a un Centro de Urgencias.
  3. En caso de accidente grave de un trabajador: trasladar urgentemente al trabajador al Hospital o al Centro de Urgencias más cercano.
  4. En el siguiente diagrama, se muestra el procedimiento a seguir ante un accidente:
  1. El empresario está obligado a notificar por escrito a la autoridad laboral los daños para la salud de los trabajadores a su servicio que se hubieran producido con motivo del desarrollo de su trabajo.
  2. Tipos de comunicación de accidentes:
  1. La empresa debe enviar el parte de accidente a la Mutua dentro de los 5 días desde que ocurrió el accidente o desde la fecha de la baja médica del accidentado. La Mutua ha de remitir la 1ª copia a la Subdirección de Estadísticas del Ministerio de Trabajo y la 2ª copia a la Inspección de Trabajo. La 3ª copia es de archivo para el empresario y la 4ª para el trabajador.
  1. Para aquellos accidentes graves o muy graves, o para aquellos que afecten a cuatro o más trabajadores, hay un plazo máximo de 24h para comunicarlo mediante parte oficial o por telegrama, fax, etc. a la Inspección de Trabajo.
  2. En el caso de accidentes de trabajo que no den lugar a baja médica, éstos deben comunicarse en el plazo de los cinco primeros días del mes siguiente al que se produzca el accidente (Parte Oficial de Accidente de Trabajo.).
  3. Cuando se haya producido un daño para la salud de los trabajadores o cuando aparezcan indicios de que las medidas de prevención resultan insuficientes, el empresario ha de llevar a cabo una investigación al respecto, a fin de detectar las causas de estos hechos.
  4. En dicha investigación se tiene que reconstruir "in situ" qué circunstancias se daban en el momento inmediatamente anterior al accidente que posibilitaron la materialización del mismo. Ello exige recabar todos los datos sobre el tipo de accidente, tiempo, lugar, condiciones del agente material, condiciones del puesto de trabajo, formación y experiencia del accidentado, métodos de trabajo, organización, etc., y todos aquellos datos complementarios que se juzguen de interés para describir secuencialmente cómo se desencadenó el accidente.
  5. Para la investigación de accidentes hay que tener presente:
  1. El empresario debe elaborar y conservar a disposición de la autoridad laboral la relación de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales que hayan causado al trabajador una incapacidad laboral superior a un día de trabajo. Es la recopilación ordenada para su archivo de los datos proporcionados por los informes de accidente.
2.4.3. Procedimiento a seguir en caso de incendio

  1. En función de la magnitud del siniestro y de la gravedad de sus posibles consecuencias, las emergencias se clasifican en:
  1. En caso de incendio, la intervención de personas y medios del personal que se halle en la obra debe garantizar:
  1. El procedimiento a seguir se describe en el siguiente diagrama:
2.4.4. Pautas de actuación a seguir por los trabajadores ante distintas emergencias

  1. Es importante que todos los trabajadores de la obra conozcan las pautas de actuación ante cada una de las situaciones de emergencia que se pudieran presentar en la obra.
  2. En cualquier caso, en el Plan de Emergencia se deben detallar todas las posibles situaciones de emergencia y dar las debidas instrucciones a los trabajadores para que la forma de actuar en cada situación sea correcta, y no se ponga en peligro su integridad física ni la de sus compañeros.
  3. En la tabla que se muestra a continuación se describen las pautas de actuación a seguir ante algunas situaciones de emergencia que se pueden presentar en una obra:
Pautas básicas de actuación a aplicar por los trabajadores ante algunas situaciones de emergencia
Situación de Emergencia Pautas de actuación
Accidente La secuencia de actuación ordenada ante un accidente es: PROTEGER, AVISAR, SOCORRER (PAS)
    1. Proteger
  • Antes de actuar es imprescindible que el socorrista tenga la certeza de que tanto él, como el accidentado, están fuera de peligro. En algunas circunstancias, la causa que provocó el accidente sigue activada y se corre un altísimo riesgo de convertirse en víctima.
    1. Avisar
  • Siempre que sea posible, según el tipo de accidente, se dará aviso a los servicios sanitarios, bomberos, policía, etc.
  • Es muy importante que los teléfonos de emergencia estén en un lugar bien visible, al lado del teléfono y que todos los trabajadores conozcan a qué teléfonos deben llamar en caso de producirse un accidente.
    1. Socorrer
  • Una vez activado el Sistema de Emergencia (se ha llamado al servicio médico) se procederá a socorrer al accidentado.
  • Los primeros auxilios, en caso de accidente grave, deben limitarse a las medidas indispensables para que el herido pueda ser trasladado con rapidez y sin riesgos a un servicio médico.
  • El socorrista (encargado, compañero del trabajador, etc.) deberá limitarse a hacer lo indispensable y no más: no mover al accidentado sino cuando sea estrictamente necesario para su seguridad, comprobar signos vitales, no dar agua ni medicamentos, tapar al accidentado con una manta y tranquilizarlo.
Incendio
  1. Si descubre un incendio:
  • Mantenga la calma. No grite.
  • Avise del suceso con los medios a su alcance (personalmente o por teléfono) al coordinador de seguridad de la obra o a su superior.
  • Sólo en el caso de un conato, que considere que puede ser controlado fácilmente, ataque el fuego con los medios a su alcance.
  1. Si se ordena la evacuación de la obra:
  • Desconecte la máquina con la que se encuentre trabajando.
  • Abandone la obra por la salida más cercana. Hágalo con rapidez, pero no corra. Siga las instrucciones del responsable de la obra.
  • Siga las instrucciones de Jefe de obra, o actué según el Plan de Emergencia.
  • Desenchufe equipos y herramientas eléctricas.
  • No corra, mantenga la calma y diríjase a la salida.
  • Use la escalera y salidas de emergencia.
  • En caso de quedar aislado, acérquese a una ventana y avise de su presencia.
  • Toque su puerta. Si está fría ábrala y vaya a la salida.
  • Evite que el humo entre a la habitación o recinto colocando ropas en las ranuras.
  • Para respirar aire fresco debe gatear para encontrar el aire cerca del suelo.
  • Si sus ropas arden, ruede en el suelo tapándose la cara con las manos.
  • Al ir abandonando recintos, cierre las puertas y ventanas para reducir la propagación del fuego.
  • Diríjase a la zona de seguridad y espere instrucciones del Jefe de Intervención.
Terremoto
  • Detenga sus labores.
  • Desenchufe equipos y herramientas eléctricas. Corte el agua, luz o gas.
  • Siga las instrucciones del Jefe de obra, o actué según el Plan de emergencia.
  • No corra.
  • Protéjase, manténgase bajo mesas o vigas y alejado de caída de objetos pesados.
  • Abandone andamios y párese sobre una superficie sólida.
  • No se acerque a bordes de losas, zanjas, vacíos o ventanas.
  • Evite las aglomeraciones.
  • No use fósforos ni velas, sólo linternas a pilas.
  • Aléjese de muros y cables eléctricos.
  • Baje por las escaleras, sin correr.
  • Diríjase a la zona de seguridad.
  • Espere las instrucciones de Jefe de obras y Capataces.
Condiciones climáticas adversas Los principales objetivos de una actuación ante una emergencia o contingencia debida a causas climáticas, son loss siguientes:
  • Evitar lesiones a las personas, así como daños a los equipos o maquinarias en la operación.
  • En presencia de lluvia, evaluar la situación de los caminos a utilizar en el transporte de material por parte del Jefe de Intervención, conjuntamente con el experto de prevención de riesgos laborales de la obra.
  • En caminos arcillosos, detener inmediatamente la operación de equipos pesados montados sobre neumáticos, excepto aquellos montados sobre orugas.
  • Con actividad eléctrica visible, detener totalmente todos los equipos (ventanillas y puertas de maquinaria cerradas) y avisar al experto en prevención de riesgos laborales de la obra.
  • Con actividad eléctrica intensa y visible en la cercanía (aproximadamente a 5 Km), realizar la evacuación programada de personal y equipos (decisión del experto en prevención de riesgos laborales de la obra junto con el Jefe de Intervención).
  • Cubrir todos los tableros eléctricos que se encuentren en la intemperie.
  • Evacuar a todo el personal que se encuentre trabajando en andamios de fachada, plataformas o montaje de vigas.
  • Paralizar faenas de soldaduras a la intemperie.
  • Una vez que se mejoren las condiciones climáticas, evaluar el área de trabajo por parte del experto de prevención de riesgos laborales de la obra y el Jefe de Intervención, y autorizar la reanudación de faenas.
  • Normalizar actividades en forma programada.

3. Formación e información de los trabajadores

El empresario debe adoptar las medidas adecuadas para que los trabajadores y los representantes de los trabajadores sean informados de todas las medidas adoptadas en caso de emergencia. Asimismo, el empresario ha de consultar a los representantes de los trabajadores sobre la "designación de los trabajadores encargados de las medidas de emergencia".

Además, tiene que proporcionar a los trabajadores una formación adecuada, en particular, mediante instrucciones precisas:

  1. Sobre los procedimientos a seguir en caso de emergencia y sobre el Plan de Emergencia.
  2. Relativas a las pautas de actuación a seguir para cada tipo de situación de emergencia que pudiera presentarse en la obra.

Por último, el empresario debe proporcionar la formación específica adecuada sobre el plan de emergencia, evacuación y primeros auxilios a los miembros integrantes de los Equipos de Emergencia.