I Objeto

Este anexo tiene por objeto recoger los requisitos normativos mínimos de carácter tanto reglamentario, como técnico, exigibles para cumplir con las exigencias básicas de seguridad y salud en relación con los equipos de trabajo empleados en las obras de construcción. Los contenidos de este anexo contemplan las acciones y medidas de aplicación a considerar en la selección y uso de estos equipos.

II Ámbito de aplicación

El presente anexo es de aplicación a los equipos de trabajo, entre los que cabe destacar las máquinas y los medios auxiliares, utilizados en las obras de edificación.

Conforme a lo establecido en el Real Decreto 1215/1997, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, se entiende por:

“Equipo de trabajo”: cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo.

“Utilización de un equipo de trabajo”: cualquier actividad referida a un equipo de trabajo, tal como la puesta en marcha o la detención, el empleo, el transporte, la reparación, la transformación, el mantenimiento y la conservación, incluida, en particular, la limpieza.

“Operador de un equipo de trabajo”: el trabajador encargado de la utilización de un equipo de trabajo.

Conforme a lo establecido en el Real Decreto 1644/2008, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas, se entiende por:

“Máquina”:

  1. Los siguientes equipos eléctricos de alta tensión:

III Referencias normativas de carácter reglamentario y técnico

NORMAS REGLAMENTARIAS NORMAS TÉCNICAS Maquinaria de movimiento de tierras

General Cargadoras y excavadoras Compactadores Motoniveladoras, dúmperes y traíllas Zanjadoras y tiendetubos Compresores Grupos electrógenos Carretillas elevadoras de manutención Máquinas eléctricas manuales General Martillos Taladradoras Sierras caladoras y sierras sable Vibradores de hormigón Sierras de cadena Fresadoras y perfiladoras Herramientas de zunchado Ensambladoras Sierras de cinta Amoladoras, pulidoras y lijadoras de disco Sierras circulares Tronzadoras Clavadoras Cizallas y punzonadoras Sierras de metales y cortadoras Compactadoras y enlucidoras de hormigón Roscadoras Pulverizadoras Máquinas eléctricas semifijas Máquinas portátiles alimentadas con batería Medios auxiliares Andamios

  • UNE 76501. Estructuras auxiliares y desmontables. Clasificación y definición.
  • UNE 76502. Andamios de servicios y de trabajo, con elementos prefabricados. Materiales, medidas, cargas de proyecto y requisitos de seguridad.
  • UNE 76503. Uniones, espigas ajustables y placas de asiento para andamios de trabajo y puntales de entibación de tubos de acero. Requisitos. Ensayos.
  • UNE-EN 39. Tubos de acero libres para andamiajes y acoplamientos. Condiciones técnicas de suministro.
  • UNE-EN 1065. Puntales telescópicos regulables de acero. Especificaciones del producto, diseño y evaluación por cálculo y ensayos.
  • UNE-EN 1298. Torres de acceso y torres de trabajo móviles. Reglas y directrices para la preparación de un manual de instrucciones.
  • UNE-HD 1004. Torres de acceso y torres de trabajo móviles construidas con elementos prefabricados. Materiales, medidas, cargas de diseño y requisitos de seguridad.
  • EN 12810-1. Andamios de fachada con elementos prefabricados. Parte 1: Especificaciones de producto.
  • EN 12810-2. Andamios de fachada con elementos prefabricados. Parte 2: Métodos de cálculo particular y evaluación.
  • EN 12811-1. Andamios. Requisitos de aptitud al uso y cálculo general.
  • EN 12811-2. Equipamiento para trabajos temporales en obra. Andamios. Parte 2: Información sobre materiales.
  • UNE-EN 12811-3. Equipos para trabajos temporales en obras. Ensayos de carga.
  • UNE-EN 13374. Sistemas provisionales de protección de borde. Especificaciones de producto
Castilletes de acceso
  • UNE-EN 1004. Torres de acceso y torres de trabajo móviles construidas con elementos prefabricados. Materiales, dimensiones, cargas de diseño y requisitos de seguridad y comportamiento.
Plataformas de trabajo sobre mástil
  • UNE-EN-1495 y UNE-EN-1495/A1. Plataformas elevadoras. Plataformas de trabajo sobre mástil.
Plataformas elevadoras
  • UNE-EN 280. Plataformas elevadoras móviles de personal. Cálculos de diseño. Criterios de estabilidad. Construcción. Seguridad. Exámenes y ensayos.
Escaleras
  • UNE-EN 131-1. Escaleras. Terminología, tipos y dimensiones funcionales.
  • UNE-EN 131-2. Escaleras. Requisitos, ensayos y marcado.
Medios auxiliares de elevación Eslingas de cables de acero y accesorios para eslingas
  • UNE-EN 12385-10. Cables de acero. Seguridad. Parte 10: Cables en espiral para aplicaciones estructurales generales.
  • UNE-EN 13414-1. Eslingas de cables de acero. Seguridad. Parte 1: Eslingas para aplicaciones generales de elevación.
  • UNE-EN 13414-2. Eslingas de cables de acero. Seguridad. Parte 2: Especificación sobre la información acerca de la utilización y el mantenimiento a suministrar por el fabricante.
Eslingas textiles
  • UNE-EN 13414-3. Eslingas de cables de acero. Seguridad. Parte 3: Eslingas sin fin y eslingas de cuerda.
  • UNE 40901. Eslingas textiles. Seguridad. Eslingas de cintas tejidas planas, fabricadas con fibras químicas, para uso no reutilizable.
  • UNE-EN 1492-1. Eslingas textiles. Seguridad. Parte 1: Eslingas de cintas tejidas planas fabricadas con fibras químicas para uso general.
  • UNE-EN 1492-2. Eslingas textiles. Seguridad. Parte 2: Eslingas redondas fabricadas con fibras químicas para uso general.
  • UNE-EN 1492-4. Eslingas textiles. Seguridad. Parte 4: Eslingas de elevación fabricadas con cuerdas de fibras naturales y químicas para uso general.
Cables de acero
  • UNE-EN 12385-2. Cables de acero. Seguridad. Parte 2: Definiciones, designación y clasificación.
  • UNE-EN 12385-2. Cables de acero. Seguridad. Parte 2: Definiciones, designación y clasificación.
  • UNE-EN 12385-3. Cables de acero. Seguridad. Parte 3: Información para la utilización y el mantenimiento.
  • UNE-EN 12385-4. Cables de acero. Seguridad. Parte 4: Cables trenzados para aplicaciones generales de elevación.
  • UNE-EN 12385-5. Cables de acero. Seguridad. Parte 5: Cables de cordones para ascensores.
  • UNE-EN 12385-6. Cables de acero. Seguridad. Parte 6: Cables de cordones para pozos de minas
  • UNE-EN 12385-7. Cables de acero. Seguridad. Parte 7: Cables cerrados de extracción para pozos mineros.
  • UNE-EN 12385-8. Cables de acero. Seguridad. Parte 8: Cables tractores y portadores-tractores de cordones diseñados para el transporte de personas por cable.
  • UNE-EN 12385-9. Cables de acero. Seguridad. Parte 9: Cables cerrados de transporte para instalaciones destinadas al transporte de personas por cable.
Cadenas de elevación
  • UNE-EN 818-1. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 1: Condiciones generales de recepción.
  • UNE-EN 818-2. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 2: Cadenas no calibradas para eslingas de cadena. Clase 8.
  • UNE-EN 818-3. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 3: Cadenas no calibradas para eslingas. Clase 4 .
  • UNE-EN 818-4. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Eslingas de cadena. Clase 8.
  • UNE-EN 818-5. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 5: Eslingas de cadena. Clase 4.
  • UNE-EN 818-6. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 6: Eslingas de cadena. Especificación de la información acerca de la utilización y el mantenimiento que debe suministrar el fabricante.
  • UNE-EN 818-7. Cadenas de elevación de eslabón corto. Seguridad. Parte 7: Cadena calibrada para polipastos. Clase T (Tipos T, DAT y DT).
Accesorios para eslingas
  • UNE-EN 1677-1. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 1: Accesorios de acero forjado, Clase 8.
  • UNE-EN 1677-2. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 2: Ganchos de elevación de acero forjado con lengüeta de seguridad, Clase 8.
  • UNE-EN 1677-3. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 3: Ganchos autoblocantes de acero forjado. Clase 8.
  • UNE-EN 1677-4. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 4: Eslabones, Clase 8.
  • UNE-EN 1677-5. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 5: Ganchos de elevación de acero forjado con lengüeta de seguridad. Clase 4.
  • UNE-EN 1677-6. Accesorios para eslingas. Seguridad. Parte 6: Eslabones. Clase 4.
  • UNE-EN 13889. Grilletes de acero, forjados, para aplicaciones generales de elevación. Grilletes rectos y grilletes tipo lira. Grado 6. Seguridad.
Equipos de  elevación Grúas Torre
  • UNE 58101-1. Aparatos pesados de elevación. Condiciones de resistencia y seguridad en las grúas torre desmontables para obra. Parte 1: Condiciones de diseño y fabricación.
  • UNE 58101-2. Aparatos pesados de elevación. Condiciones de resistencia y seguridad en las grúas torre desmontables para obra. Parte 2: Condiciones de instalación y utilización.
  • UNE 58101-3. Aparatos pesados de elevación. Condiciones de resistencia y seguridad en las grúas torre desmontables para obras. Parte 3: Documentación.
  • UNE 58101-4. Aparatos pesados de elevación. Condiciones de resistencia y seguridad en las grúas torre desmontables para obras. Parte 4: Vida de la grúa.
  • UNE-EN 14439. Grúas. Seguridad. Grúas torre.
Otras grúas
  • UNE-EN 13155. Grúas. Seguridad. Equipos amovibles de elevación de carga.
  • UNE-EN 13157. Grúas. Seguridad. Grúas manuales.
  • UNE-EN 12077-2. Seguridad de las grúas. Requisitos de salud y seguridad. Parte 2: Dispositivos limitadores e indicadores.
  • UNE-EN 13001-2. Seguridad de las grúas. Requisitos generales de diseño. Parte 2: Acciones de la carga
  • UNE-CEN/TS 13001-3-1. Seguridad de las grúas. Requisitos generales de diseño. Parte 3-1: Estados límite y prueba de competencia de las estructuras de acero.
  • UNE-CEN/TS 13001-3-2. Seguridad de las grúas. Requisitos generales de diseño. Parte 3-2: Estados límite y prueba de aptitud de cables metálicos en polipastos.
  • UNE 58-111-9. Cables para aparatos de elevación. Criterios de examen y de sustitución de los cables.
  • UNE 58-112/1-91. Grúas y aparatos de elevación. Clasificación. Parte 1: general.
  • UNE 58-120/1-91. Grúas y aparatos de elevación. Selección de cables. Parte 1: generalidades.
  • UNE 58-120/2-91. Grúas y aparatos de elevación. Selección de cables. Parte 2: grúas móviles. Coeficiente de utilización.
  • UNE 58-506-78. Grúas móviles. Equipo hidráulico.
  • UNE 58-508-78. Instrucciones de servicio para manejo y entretenimiento de grúas móviles.
  • UNE 58-515-82. Ganchos de elevación. Nomenclatura.
  • UNE 58-531-89. Aparatos de elevación. Clasificación. Grúas móviles.
Otros equipos de elevación
  • UNE 58149. Aparatos de elevación de carga suspendida. Señales de seguridad y de peligro. Principios generales.
  • UNE 58151-1. Aparatos de elevación de cargas suspendidas. Seguridad en la utilización. Parte 1: Generalidades.

IV Requisitos generales

  1. Los equipos de trabajo (incluidos las máquinas y medios auxiliares) utilizados deben cumplir los requisitos establecidos en el Real Decreto 1215/1997, referente a las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo. De una manera más concreta, las máquinas han de cumplir con lo estipulado en el Real Decreto 1644/2008, relativo a las normas de aplicación para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas. En especial, lo referente a:
    1. Declaración CE de conformidad y marcado CE de tipo, en el caso de las máquinas.
    1. Instrucciones de utilización, en todos los casos.
  1. Además, las grúas torre tienen que cumplir con las disposiciones establecidas en el Real Decreto 836/2003, por el que se aprueba una nueva Instrucción técnica complementaria ITC-MIE-AEM-2 del Reglamento de aparatos de elevación y manutención, referente a grúas torre para obras u otras aplicaciones.
  1. Las grúas autopropulsadas deben cumplir con las disposiciones establecidas en el Real Decreto 837/2003, por el que se aprueba el nuevo texto modificado y refundido de la Instrucción técnica complementaria "MIE-AEM-4" del Reglamento de aparatos de elevación y manutención, referente a grúas móviles autopropulsadas.
  2. La maquinaria autopropulsada, los vehículos y camiones, han de garantizar: una accesibilidad adecuada a las cabinas y cajas de carga; la estanqueidad de cabinas frente a la acumulación de polvo en el interior de éstas; el aislamiento acústico de las mismas; la disponibilidad de sillones con dispositivos antivibratorios; así como la disponibilidad de dispositivos acústicos de señalización de maniobras y luces rotativas.
  3. Con el objeto de asegurar la eficacia operativa y el buen estado de uso de los equipos de trabajo y máquinas, se tiene que establecer un programa de mantenimiento preventivo / correctivo de los mismos.
  4. A su vez, se deben considerar las especificaciones particulares relativas a “Acciones organizativas” que sobre las máquinas puedan establecerse en cada uno de los Documentos Básicos del presente CTPE.

1. Evaluación de la conformidad y marcado “CE” en máquinas

1.1. Procedimientos de evaluación de la conformidad de las máquinas Real Decreto 1644/2008, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.
Máquinas No relacionadas en el anexo IV del Real Decreto 1644/2008
A
      El fabricante o su representante autorizado debe elaborar el expediente técnico contemplado en el anexo VII, parte A.
    Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización.

      Marcado CE
Máquinas relacionadas en el anexo IV del Real Decreto 1644/2008
B Fabricada según Normas Armonizadas, y siempre que dichas normas cubran todos los requisitos esenciales de salud y seguridad pertinentes.
1 El fabricante o su representante autorizado debe elaborar el expediente técnico contemplado en el anexo VII, parte A.
  Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización.

    Marcado CE
2 Un Organismo Notificado ha de realizar el examen CE de tipo conforme a lo establecido en el anexo IX.

El fabricante o su representante autorizado debe elaborar el expediente técnico contemplado en el anexo VII, parte A.

  Certificado de examen CE de tipo emitido por Organismo Notificado.

Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización.

    Marcado CE
3 Evaluación de conformidad de una máquina fabricada con arreglo a un sistema de aseguramiento de calidad total. Un Organismo Notificado ha de evaluar y aprobar el sistema de calidad y supervisar su aplicación (anexo X).
  Certificado de calidad emitido por Organismo Notificado.

Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización.

    Marcado CE
C Fabricada sin respetar o respetando sólo en parte las Normas Armonizadas, o si las normas armonizadas no cubren todos los requisitos esenciales de salud y seguridad pertinentes, o si no existen normas armonizadas para la máquina en cuestión.
1 Examen CE de tipo (anexo IX) sobre modelo de máquina, realizado por Organismo Notificado.

El fabricante o su representante autorizado debe elaborar el expediente técnico contemplado en el anexo VII, parte A.

  Certificado de examen CE de tipo emitido por Organismo Notificado.

Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización

    Marcado CE
2 Evaluación de conformidad de una máquina fabricada con arreglo a un sistema de aseguramiento de calidad total. Un Organismo Notificado ha de evaluar y aprobar el sistema de calidad y supervisar su aplicación (anexo X).
  Certificado de calidad emitido por Organismo Notificado.

Declaración CE de conformidad con requisitos esenciales del Anexo I.

Instrucciones de utilización.

    Marcado CE
Cuasi máquinas
D El fabricante o su representante autorizado debe elaborar el expediente técnico contemplado en el anexo VII, parte B.
    Declaración de incorporación de una cuasi máquina (Anexo II).

Instrucciones de montaje.

      Marcado CE (máquina a la que se incorpora)

1.2. Marcado “CE” en las máquinas

  1. El marcado de conformidad “CE” en las máquinas implica el cumplimiento de todas las disposiciones del Real Decreto 1644/2008 en términos de diseño y producción que son indispensables para la estampación del mismo y por lo tanto para la comercialización del equipo en la Unión Europea. El marcado “CE” acredita al comprador que el fabricante o importador del equipo garantiza la salud y seguridad de los usuarios y de las demás personas, animales domésticos o bienes, siempre que su mantenimiento sea adecuado, y se utilice de acuerdo con su uso previsto en condiciones razonablemente previsibles.
  2. El marcado “CE” de conformidad debe estar compuesto por las iniciales “CE” según el diseño que se muestra en la siguiente figura:

  1. Cuando se haya aplicado el procedimiento de aseguramiento de calidad total (ver tabla del apartado 1.1 anterior, punto B-3), a continuación del marcado CE ha de figurar el número de identificación del organismo notificado.
  2. El marcado «CE» se tiene que colocar y debe permanecer colocado en cada máquina de manera visible, legible e indeleble, durante el periodo de duración previsible o de vida útil. Además, cada  máquina ha de llevar las indicaciones siguientes:
    • La razón social y la dirección completa del fabricante y, en su caso, de su representante autorizado.
    • La designación de la máquina.
    • La designación de la serie o del modelo.
    • El número de serie, si existiera.
    • El año de fabricación, es decir, el año en el que finaliza el proceso de fabricación.
    • El marcado correspondiente en el caso de que la máquina esté diseñada y fabricada para utilizarse en una atmósfera potencialmente explosiva.
    • En función del tipo de máquina, ésta también debe llevar todas las indicaciones que sean indispensables para un empleo seguro.
    • Cuando un elemento de la máquina deba ser manipulado durante su utilización mediante aparatos de elevación, su masa ha de estar inscrita de forma legible, duradera y no ambigua.

2. Manual de instrucciones

  1. Todo equipo de trabajo debe ir acompañado de unas instrucciones de uso y mantenimiento facilitadas por el fabricante del mismo.
  2. En el caso de las máquinas y conforme a lo establecido en el Real Decreto 1644/2008 – sobre comercialización de máquinas -, dichas instrucciones han de cumplir con las siguientes especificaciones:
    • Cada máquina debe ir acompañada de un manual de instrucciones escrito, al menos, en castellano. Dicho manual ha de ser un “Manual original” o una “Traducción del manual original”. En este último caso, la traducción tiene que ir acompañada del citado “Manual original”. No obstante, las instrucciones para el mantenimiento destinadas al personal especializado habilitado por el fabricante o su representante autorizado pueden ser suministradas en una sola de las lenguas de la Comunidad Europea que comprenda dicho personal especializado.
    • El manual de instrucciones debe estar redactado según los principios que se enumeran a continuación:
      1. En una o varias de las lenguas oficiales de la Comunidad Europea. La mención “Manual original” debe figurar en la versión o versiones lingüísticas comprobadas por el fabricante o por su representante autorizado.
      1. Cuando no exista un “Manual original” en castellano, el fabricante o su representante autorizado, o el responsable de la introducción de la máquina en la zona lingüística de que se trate, debe proporcionar una traducción, al menos, en castellano. Las traducciones han de incluir la mención “Traducción del manual original”.
      2. El contenido del manual de instrucciones no solamente debe cubrir el uso previsto de la máquina, sino también tener en cuenta su mal uso razonablemente previsible.
      3. En el caso de máquinas destinadas a usuarios no profesionales, en la redacción y la presentación del manual de instrucciones se debe tender en cuenta el nivel de formación general y la perspicacia que, razonablemente, pueda esperarse de dichos usuarios.
        • Cuando proceda, cada manual de instrucciones ha de contener, como mínimo, la información siguiente:
          1. La razón social y dirección completa del fabricante y de su representante autorizado.
          2. La designación de la máquina, tal y como se indique sobre la propia máquina, con excepción del número de serie.
          3. La declaración CE de conformidad o un documento que exponga el contenido de dicha declaración y en el que figuren las indicaciones de la máquina sin que necesariamente deba incluir el número de serie y la firma.
          4. Una descripción general de la máquina.
          5. Los planos, diagramas, descripciones y explicaciones necesarias para el uso, el mantenimiento y la reparación de la máquina, así como para comprobar su correcto funcionamiento.
          6. Una descripción de los puestos de trabajo que puedan ocupar los operadores.
          7. Una descripción del uso previsto de la máquina.
          8. Advertencias relativas a los modos en los que no se debe utilizar una máquina que, por experiencia, pueden presentarse.
          9. Las instrucciones de montaje, instalación y conexión, incluidos los planos, diagramas y medios de fijación y la designación del chasis o de la instalación en la que debe montarse la máquina.
          10. Las instrucciones relativas a la instalación y al montaje, dirigidas a reducir el ruido y las vibraciones.
          11. Las instrucciones relativas a la puesta en servicio y la utilización de la máquina y, en caso necesario, las instrucciones relativas a la formación de los operadores.
          12. Información sobre los riesgos residuales que existan a pesar de las medidas de diseño inherentemente seguro, de las medidas de protección y de las medidas preventivas complementarias adoptadas.
          13. Instrucciones acerca de las medidas preventivas que debe adoptar el usuario, incluyendo, cuando proceda, los equipos de protección individual a proporcionar.
          14. Las características básicas de las herramientas que puedan acoplarse a la máquina.
          15. Las condiciones en las que las máquinas responden al requisito de estabilidad durante su utilización, transporte, montaje, desmontaje, situación de fuera de servicio, ensayo o situación de avería previsible.
          16. Instrucciones para que las operaciones de transporte, manutención y almacenamiento puedan realizarse con total seguridad, con indicación de la masa de la máquina y la de sus diversos elementos cuando, de forma regular, deban transportarse por separado.
          17. El modo operativo que se ha de seguir en caso de accidente o de avería; si es probable que se produzca un bloqueo, el modo operativo que se ha de seguir para lograr el desbloqueo del equipo con total seguridad.
          18. La descripción de las operaciones de reglaje y de mantenimiento que deban ser realizadas por el usuario, así como las medidas de mantenimiento preventivo que se han de cumplir.
          19. Instrucciones diseñadas para permitir que el reglaje y el mantenimiento se realicen con total seguridad, incluidas las medidas preventivas que deben adoptarse durante este tipo de operaciones.
          20. Las características de las piezas de recambio que deben utilizarse, cuando éstas afecten a la salud y seguridad de los operadores.
          21. Las siguientes indicaciones sobre el ruido aéreo emitido:
            • El nivel de presión acústica de emisión ponderado A en los puestos de trabajo, cuando supere 70 dB(A); si este nivel fuera inferior o igual a 70 dB(A), debe mencionarse este hecho.
            • El valor máximo de la presión acústica instantánea ponderado C en los puestos de trabajo, cuando supere 63 Pa (130 dB con relación a 20 μPa).
            • El nivel de potencia acústica ponderado A emitido por la máquina, si el nivel de presión acústica de emisión ponderado A supera, en los puestos de trabajo, 80 dB(A).
          1. Cuando sea probable que la máquina emita radiaciones no ionizantes que puedan causar daños a las personas, en particular, a las personas portadoras de dispositivos médicos implantables activos o inactivos, información sobre la radiación emitida para el operador y las personas expuestas.

3. Selección de las máquinas y los equipos de trabajo

3.1. Procedimiento para la selección

  1. Se han de adoptar las medidas necesarias para que los equipos de trabajo que se pongan a disposición de los trabajadores sean adecuados al trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados al mismo, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizar dichos equipos de trabajo.
  2. Cuando no sea posible garantizar de este modo totalmente la seguridad y la salud de los trabajadores durante la utilización de los equipos de trabajo, se tomarán las medidas adecuadas para reducir tales riesgos al mínimo.
  3. En cualquier caso, el empresario debe utilizar únicamente equipos que satisfagan:
    • Cualquier disposición legal o reglamentaria que les sea de aplicación.
    • Las condiciones generales previstas en el Anexo I del  Real Decreto 1215/1997 – sobre utilización de equipos de trabajo -
  1. Para la elección de los equipos de trabajo se ha de tener en cuenta los siguientes factores:
    • Las condiciones y características específicas del trabajo a desarrollar.
    • Los riesgos existentes para la seguridad y salud de los trabajadores en el lugar de trabajo y, en particular, en los puestos de trabajo, así como los riesgos que puedan derivarse de la presencia o utilización de dichos equipos o agravarse por ellos.
    • Los principios ergonómicos, especialmente en cuanto al diseño del puesto de trabajo y la posición de los trabajadores durante la utilización del equipo de trabajo.
    • En su caso, las adaptaciones necesarias para su utilización por trabajadores discapacitados.

      Para una adecuada selección de las máquinas y equipos de trabajo se recomienda la consulta de bibliografía especializada y de la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los equipos de trabajo (INSHT).

3.2. Condiciones que deben reunir

3.2.1. Condiciones generales

  1. Los órganos de accionamiento de un equipo de trabajo que tengan alguna incidencia en la seguridad deben ser claramente visibles e identificables y, cuando corresponda, estar indicados con una señalización adecuada. Estos órganos han de estar situados fuera de las zonas peligrosas, salvo, si fuera necesario, en el caso de determinados órganos de accionamiento, y de forma que su manipulación no pueda ocasionar riesgos adicionales. No deben acarrear riesgos como consecuencia de una manipulación involuntaria.
  2. Si fuera necesario, el operador del equipo ha de poder cerciorarse desde el puesto de mando principal de la ausencia de personas en las zonas peligrosas. Si esto no fuera posible, la puesta en marcha tiene que ir siempre precedida automáticamente de un sistema de alerta, tal como una señal de advertencia acústica o visual. El trabajador expuesto debe disponer del tiempo y de los medios suficientes para sustraerse rápidamente de los riesgos provocados por la puesta en marcha o la detención del equipo de trabajo.
  3. Los sistemas de mando han de ser seguros y elegirse teniendo en cuenta los posibles fallos, perturbaciones y los requerimientos previsibles, en las condiciones de uso previstas.
  4. La puesta en marcha de un equipo de trabajo solamente se debe de poder efectuar mediante una acción voluntaria sobre un órgano de accionamiento previsto a tal efecto. Lo mismo ha de ocurrir para la puesta en marcha tras una parada, sea cual fuere la causa de esta última, y para introducir una modificación importante en las condiciones de funcionamiento (por ejemplo, velocidad, presión, etc.), salvo si dicha puesta en marcha o modificación no presentan riesgo alguno para los trabajadores expuestos o son resultantes de la secuencia normal de un ciclo automático.
  5. Cada equipo de trabajo debe estar provisto de un órgano de accionamiento que permita su parada total en condiciones de seguridad.
  6. Cada puesto de trabajo ha de estar provisto de un órgano de accionamiento que permita parar en función de los riesgos existentes, o bien todo el equipo de trabajo o bien una parte del mismo solamente, de forma que dicho equipo quede en situación de seguridad. La orden de parada del equipo de trabajo debe tener prioridad sobre las órdenes de puesta en marcha. Una vez obtenida la parada del equipo de trabajo o de sus elementos peligrosos, se ha de interrumpir el suministro de energía de los órganos de accionamiento de que se trate.
  7. Si fuera necesario en función de los riesgos que presente un equipo de trabajo y del tiempo de parada normal, dicho equipo debe estar provisto de un dispositivo de parada de emergencia.
  8. Cualquier equipo de trabajo que entrañe riesgo de caída de objetos o de proyecciones ha de estar provisto de dispositivos de protección adecuados a dichos riesgos.
  9. Cualquier equipo de trabajo que entrañe riesgo por emanación de gases, vapores o líquidos o por emisión de polvo debe estar provisto de dispositivos adecuados de captación o extracción cerca de la fuente emisora correspondiente.
  10. Si fuera necesario para la seguridad o salud de los trabajadores, los equipos de trabajo y sus elementos han de estar estabilizados por fijación o por otros medios. Los equipos de trabajo cuya utilización prevista requiera que los trabajadores se sitúen sobre ellos deben disponer de los medios adecuados para garantizar que el acceso y permanencia en esos equipos no suponga un riesgo para su seguridad y salud. En particular, salvo en el caso de las escaleras de mano y de los sistemas utilizados en las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, cuando exista un riesgo de caída de altura de más de dos metros, los equipos de trabajo han de disponer de barandillas o de cualquier otro sistema de protección colectiva que proporcione una seguridad equivalente. Las barandillas deben ser resistentes, de una altura mínima de 90 centímetros y, cuando sea necesario para impedir el paso o deslizamiento de los trabajadores o para evitar la caída de objetos, han de disponer, respectivamente, de una protección intermedia y de un rodapiés.
  11. Las escaleras de mano, los andamios y los sistemas utilizados en las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas deben tener la resistencia y los elementos necesarios de apoyo o sujeción, o ambos, para que su utilización en las condiciones para las que han sido diseñados no suponga un riesgo de caída por rotura o desplazamiento. En particular, las escaleras de tijera han de disponer de elementos de seguridad que impidan su apertura al ser utilizadas.
  12. En los casos en que exista riesgo de estallido o de rotura de elementos de un equipo de trabajo que pueda afectar significativamente a la seguridad o a la salud de los trabajadores deben adoptarse las medidas de protección adecuadas.
  13. Cuando los elementos móviles de un equipo de trabajo puedan entrañar riesgos de accidente por contacto mecánico, dichos elementos deben ir equipados con resguardos o dispositivos que impidan el acceso a las zonas peligrosas o que detengan las maniobras peligrosas antes del acceso a dichas zonas. Los resguardos y los dispositivos de protección:
    • Deben ser de fabricación sólida y resistente.
    • No han de ocasionar riesgos suplementarios.
    • No debe ser fácil anularlos o ponerlos fuera de servicio.
    • Han de estar situados a suficiente distancia de la zona peligrosa.
    • No deben limitar más de lo imprescindible o necesario la observación del ciclo de trabajo.
    • Han de permitir las intervenciones indispensables para la colocación o la sustitución de las herramientas, y para los trabajos de mantenimi el dispositivo de proteento, limitando el acceso únicamente al sector en el que deba realizarse el trabajo sin desmontar, a ser posible, el resguardo occión.
  1. Las zonas y puntos de trabajo o de mantenimiento de un equipo de trabajo tienen que estar adecuadamente iluminadas en función de las tareas que deban realizarse.
  1. Las partes de un equipo de trabajo que alcancen temperaturas elevadas o muy bajas debe estar protegidas cuando corresponda contra los riesgos de contacto o la proximidad de los trabajadores.
  2. Los dispositivos de alarma del equipo de trabajo han de ser perceptibles y comprensibles fácilmente y sin ambigüedades.
  3. Todo equipo de trabajo tiene que estar provisto de dispositivos claramente identificables que permitan separarlo de cada una de sus fuentes de energía.
  4. El equipo de trabajo debe llevar las advertencias y señalizaciones indispensables para garantizar la seguridad de los trabajadores.
  5. Todo equipo de trabajo ha de ser adecuado para proteger a los trabajadores contra los riesgos de incendio, de calentamiento del propio equipo o de emanaciones de gases, polvos, líquidos, vapores u otras sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por éste. Los equipos de trabajo que se utilicen en condiciones ambientales climatológicas o industriales agresivas que supongan un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores, tienen que estar acondicionados para el trabajo en dichos ambientes y disponer, en su caso, de sistemas de protección adecuados, tales como cabinas u otros.
  6. Todo equipo de trabajo debe ser adecuado para prevenir el riesgo de explosión, tanto del equipo de trabajo como de las sustancias producidas, utilizadas o almacenadas por éste.
  7. Todo equipo de trabajo ha de ser adecuado para proteger a los trabajadores expuestos contra el riesgo de contacto directo o indirecto con la electricidad. En cualquier caso, las partes eléctricas de los equipos de trabajo tienen que ajustarse a lo dispuesto en la normativa específica correspondiente.
  8. Todo equipo de trabajo que entrañe riesgos por ruido, vibraciones o radiaciones debe de disponer de las protecciones o dispositivos adecuados para limitar, en la medida de lo posible, la generación y propagación de estos agentes físicos.
  9. Los equipos de trabajo para el almacenamiento, trasiego o tratamiento de líquidos corrosivos o a alta temperatura han de disponer de las protecciones adecuadas para evitar el contacto accidental de los trabajadores con los mismos.
  10. Las herramientas manuales tienen que estar construidas con materiales resistentes y la unión entre sus elementos debe ser firme, de manera que se eviten las roturas o proyecciones de los mismos. Sus mangos o empuñaduras han de ser de dimensiones adecuadas, sin bordes agudos ni superficies resbaladizas, y aislantes en caso necesario.

3.2.2. Condiciones particulares aplicables a los equipos de trabajo móviles automotores o no

  1. Los equipos de trabajo móviles con trabajadores transportados deben adaptarse de manera que se reduzcan los riesgos para el trabajador o trabajadores durante el desplazamiento.
  2. Entre estos riesgos, han de incluirse los de contacto de los trabajadores con ruedas y orugas y de aprisionamiento por las mismas.
  3. Cuando el bloqueo imprevisto de los elementos de transmisión de energía entre un equipo de trabajo móvil y sus accesorios o remolques pueda ocasionar riesgos específicos, dicho equipo tiene que ser equipado o adaptado de modo que se impida dicho bloqueo.

    Cuando no se pueda impedir el bloqueo deben tomarse todas las medidas necesarias para evitar las consecuencias perjudiciales para los trabajadores.

  1. Han de preverse medios de fijación de los elementos de transmisión de energía entre equipos de trabajo móviles cuando exista el riesgo de que dichos elementos se atasquen o deterioren al arrastrarse por el suelo.
  2. En los equipos de trabajo móviles con trabajadores transportados se deben limitar, en las condiciones efectivas de uso, los riesgos provocados por una inclinación o por un vuelco del equipo de trabajo, mediante cualquiera de las siguientes medidas:
    • Una estructura de protección que impida que el equipo de trabajo se incline más de un cuarto de vuelta.
    • Una estructura que garantice un espacio suficiente alrededor del trabajador o trabajadores transportados cuando el equipo pueda inclinarse más de un cuarto de vuelta.
    • Cualquier otro dispositivo de alcance equivalente.

      Estas estructuras de protección pueden formar parte integrante del equipo de trabajo.

      No se requieren estas estructuras de protección cuando el equipo de trabajo se encuentra estabilizado durante su empleo o cuando el diseño hace imposible la inclinación o el vuelco del equipo de trabajo.

      Cuando en caso de inclinación o de vuelco exista para un trabajador transportado riesgo de aplastamiento entre partes del equipo de trabajo y el suelo, debe instalarse un sistema de retención del trabajador o trabajadores transportados.

  1. Las carretillas elevadoras ocupadas por uno o varios trabajadores han de estar acondicionadas o equipadas para limitar los riesgos de vuelco mediante medidas tales como las siguientes:
    • La instalación de una cabina para el conductor.
    • Una estructura que impida que la carretilla elevadora vuelque.
    • Una estructura que garantice que, en caso de vuelco de la carretilla elevadora, quede espacio suficiente para el trabajador o los trabajadores transportados entre el suelo y determinadas partes de dicha carretilla.
    • Una estructura que mantenga al trabajador o trabajadores sobre el asiento de conducción e impida que puedan quedar atrapados por partes de la carretilla volcada.
  1. Los equipos de trabajo móviles automotores cuyo desplazamiento pueda ocasionar riesgos para los trabajadores deben reunir las siguientes condiciones:
    • Han de contar con los medios que permitan evitar una puesta en marcha no autorizada.
    • Tienen que contar con los medios adecuados que reduzcan las consecuencias de una posible colisión en caso de movimiento simultáneo de varios equipos de trabajo que rueden sobre raíles.
    • Deben contar con un dispositivo de frenado y parada; en la medida en que lo exija la seguridad, un dispositivo de emergencia accionado por medio de mandos fácilmente accesibles o por sistemas automáticos ha de permitir el frenado y la parada en caso de que falle el dispositivo principal.
    • Tienen que contar con dispositivos auxiliares adecuados que mejoren la visibilidad cuando el campo directo de visión del conductor sea insuficiente para garantizar la seguridad.
    • Si están previstos para uso nocturno o en lugares oscuros, deben contar con un dispositivo de iluminación adaptado al trabajo que deba efectuarse y garantizar una seguridad suficiente para los trabajadores.
    • Si entrañan riesgos de incendio, por ellos mismos o debido a sus remolques o cargas, que puedan poner en peligro a los trabajadores, han de contar con dispositivos apropiados de lucha contra incendios, excepto cuando el lugar de utilización esté equipado con ellos en puntos suficientemente cercanos.
    • Si se manejan a distancia, deben pararse automáticamente al salir del campo de control.
    • Si se manejan a distancia y si, en condiciones normales de utilización, pueden chocar con los trabajadores o aprisionarlos, han de estar equipados con dispositivos de protección contra esos riesgos, salvo cuando existan otros dispositivos adecuados para controlar el riesgo de choque.
  1. Los equipos de trabajo que por su movilidad o por la de las cargas que desplacen puedan suponer un riesgo, en las condiciones de uso previstas, para la seguridad de los trabajadores situados en sus proximidades, deben ir provistos de una señalización acústica de advertencia.

3.2.3. Condiciones particulares aplicables a los equipos de trabajo para la elevación de cargas

  1. Los equipos de trabajo para la elevación de cargas deben estar instalados firmemente cuando se traten de equipos fijos, o disponer de los elementos o condiciones necesarias en los casos restantes, para garantizar su solidez y estabilidad durante el empleo, teniendo en cuenta, en particular, las cargas que deben levantarse y las tensiones inducidas en los puntos de suspensión o de fijación a las estructuras.
  2. En las máquinas para elevación de cargas debe figurar una indicación claramente visible de su carga nominal y, en su caso, una placa de carga que estipule la carga nominal de cada configuración de la máquina.
  3. Los accesorios de elevación deben estar marcados de tal forma que se puedan identificar las características esenciales para un uso seguro. Si el equipo de trabajo no está destinado a la elevación de trabajadores y existe posibilidad de confusión debe fijarse una señalización adecuada de manera visible.
  4. Los equipos de trabajo instalados de forma permanente deben instalarse de modo que se reduzca el riesgo de que la carga caiga en picado, se suelte o de desvíe involuntariamente de forma peligrosa o, por cualquier otro motivo, golpee a los trabajadores.
  5. Las máquinas para elevación o desplazamiento de trabajadores deben poseer las características apropiadas para:
    • Evitar, por medio de dispositivos apropiados, los riesgos de caída del habitáculo, cuando existan tales riesgos.

      Si por razones inherentes al lugar y al desnivel, estos riesgos no pueden evitarse por medio de ningún dispositivo de seguridad, debe instalarse un cable con coeficiente de seguridad reforzado cuyo buen estado se ha de comprobar todos los días de trabajo

    • Evitar los riesgos de caída del usuario fuera del habitáculo, cuando existan tales riesgos.
    • Evitar los riesgos de aplastamiento, aprisionamiento o choque del usuario, en especial los debidos a un contacto fortuito con objetos.
    • Garantizar la seguridad de los trabajadores que en caso de accidente queden bloqueados en el habitáculo, así como permitir su liberación.

3.2.4. Condiciones particulares aplicables a los medios auxiliares para trabajos temporales en altura

  1. Si no se pudieran efectuar trabajos temporales en altura de manera segura y en condiciones ergonómicas aceptables desde una superficie adecuada, se han de elegir los equipos de trabajo más apropiados para garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, teniendo en cuenta, en particular, que debe darse prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual y que la elección no puede subordinarse a criterios económicos. Las dimensiones de los equipos de trabajo deben estar adaptadas a la naturaleza del trabajo y a las dificultades previsibles y han de permitir una circulación sin peligro.
  2. La elección del tipo más conveniente de medio de acceso a los puestos de trabajo temporal en altura debe efectuarse en función de la frecuencia de circulación, la altura a la que se deba subir y la duración de la utilización. La elección efectuada ha de permitir la evacuación en el caso de que exista un peligro inminente. El paso en ambas direcciones entre el medio de acceso y las plataformas, tableros o pasarelas no debe aumentar el riesgo de caída.
  3. La utilización de una escalera de mano como puesto de trabajo en altura debe limitarse a las circunstancias en las que, la utilización de otros equipos de trabajo más seguros no esté justificada por el bajo nivel de riesgo y por las características de los emplazamientos que el empresario no puede modificar.
  4. La utilización de las técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas se ha de limitar a circunstancias en las que la evaluación del riesgo indique que el trabajo puede ejecutarse de manera segura y en las que, además, la utilización de otro equipo de trabajo más seguro no esté justificada.

    Teniendo en cuenta la evaluación del riesgo y, especialmente, en función de la duración del trabajo y de las exigencias de carácter ergonómico, debe facilitarse un asiento provisto de los accesorios apropiados.

  1. Dependiendo del tipo de equipo de trabajo elegido con arreglo a los apartados anteriores, se deben determinar las medidas adecuadas para reducir al máximo los riesgos inherentes a este tipo de equipo para los trabajadores. En caso necesario, se debe prever la instalación de unos dispositivos de protección contra caídas. Dichos dispositivos han de  tener una configuración y una resistencia adecuadas para prevenir o detener las caídas de altura y, en la medida de lo posible, evitar las lesiones de los trabajadores. Los dispositivos de protección colectiva contra caídas sólo pueden interrumpirse en los puntos de acceso a una escalera o a una escalera de mano.
  2. Cuando el acceso al equipo de trabajo o la ejecución de una tarea particular exija la retirada temporal de un dispositivo de protección colectiva contra caídas, deben preverse medidas compensatorias y eficaces de seguridad, las cuales se han de especificar en la planificación de la actividad preventiva. No puede ejecutarse el trabajo sin la adopción previa de dichas medidas. Una vez concluido este trabajo particular, ya sea de forma definitiva o temporal, se deben volver a colocar en su lugar los dispositivos de protección colectiva contra caídas retirados.

4. Utilización y mantenimiento de las máquinas y los equipos de trabajo

4.1. Condiciones generales de utilización

  1. Los equipos de trabajo no deben utilizarse de forma o en operaciones o en condiciones contraindicadas por el fabricante. Tampoco pueden utilizarse sin los elementos de protección previstos para la realización de la operación de que se trate.
  2. Los equipos de trabajo sólo pueden utilizarse de forma o en operaciones o en condiciones no consideradas por el fabricante si previamente se ha realizado una evaluación de los riesgos que ello conllevaría y se han tomado las medidas pertinentes para su eliminación o control.
  3. Antes de utilizar un equipo de trabajo se ha de comprobar que sus protecciones y condiciones de uso son las adecuadas y que su conexión o puesta en marcha no representa un peligro para terceros.
  4. Los equipos de trabajo tienen que dejar de utilizarse si se producen deterioros, averías u otras circunstancias que comprometan la seguridad de su funcionamiento.
  5. Cuando, a fin de evitar o controlar un riesgo específico para la seguridad o salud de los trabajadores, la utilización de un equipo de trabajo deba realizarse en condiciones o formas determinadas, que requieran un particular conocimiento por parte de aquéllos, el empresario ha de adoptar las medidas necesarias para que la utilización de dicho equipo quede reservada a los trabajadores designados para ello.
  6. Cuando se empleen equipos de trabajo con elementos peligrosos accesibles que no puedan ser totalmente protegidos, deben adoptarse las precauciones y utilizarse las protecciones individuales apropiadas para reducir los riesgos al mínimo posible.
  7. En particular, deben tomarse las medidas necesarias para evitar, en su caso, el atrapamiento de cabello, ropas de trabajo u otros objetos que pudiera llevar el trabajador.
  8. Cuando durante la utilización de un equipo de trabajo sea necesario limpiar o retirar residuos cercanos a un elemento peligroso, la operación debe realizarse con los medios auxiliares adecuados y que garanticen una distancia de seguridad suficiente.
  9. Los equipos de trabajo deben ser instalados y utilizados de forma que no puedan caer, volcar o desplazarse de forma incontrolada, poniendo en peligro la seguridad de los trabajadores.
  10. Los equipos de trabajo no han de someterse a sobrecargas, sobrepresiones, velocidades o tensiones excesivas que puedan poner en peligro la seguridad del trabajador que los utiliza o la de terceros.
  11. Cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda dar lugar a proyecciones o radiaciones peligrosas, ya sea durante su funcionamiento normal o en caso de anomalía previsible, deben adoptarse las medidas de prevención o protección adecuadas para garantizar la seguridad de los trabajadores que los utilicen o se encuentren en sus proximidades.
  12. Los equipos de trabajo llevados o guiados manualmente, cuyo movimiento pueda suponer un peligro para los trabajadores situados en sus proximidades, se han de utilizar con las debidas precauciones, respetándose en todo caso una distancia de seguridad suficiente. A tal fin, los trabajadores que los manejen deben disponer de condiciones adecuadas de control y visibilidad.
  13. En ambientes especiales tales como, por ejemplo, locales mojados o de alta conductividad, locales con alto riesgo de incendio, atmósferas explosivas o ambientes corrosivos, no se deben emplear equipos de trabajo que en dicho entorno supongan un peligro para la seguridad de los trabajadores.
  14. Los equipos de trabajo que puedan ser alcanzados por los rayos durante su utilización deben estar protegidos contra sus efectos por dispositivos o medidas adecuadas.
  15. El montaje y desmontaje de los equipos de trabajo ha de realizarse de manera segura, especialmente mediante el cumplimiento de las instrucciones del fabricante cuando las haya.
  16. Las operaciones de mantenimiento, ajuste, desbloqueo, revisión o reparación de los equipos de trabajo que puedan suponer un peligro para la seguridad de los trabajadores se tienen que realizar tras haber parado o desconectado el equipo, haber comprobado la inexistencia de energías residuales peligrosas y haber tomado las medidas necesarias para evitar su puesta en marcha o conexión accidental mientras esté efectuándose la operación.
  17. Cuando la parada o desconexión no sea posible se deben adoptar las medidas necesarias para que estas operaciones se realicen de forma segura o fuera de las zonas peligrosas.
  18. Cuando un equipo de trabajo deba disponer de un diario de mantenimiento, éste ha de permanecer actualizado.
  19. Los equipos de trabajo que se retiren de servicio deben permanecer con sus dispositivos de protección o han de tomarse las medidas necesarias para imposibilitar su uso. En caso contrario, dichos equipos tienen que permanecer con sus dispositivos de protección.
  20. Las herramientas manuales deben ser de características y tamaño adecuados a la operación a realizar. Su colocación y transporte no ha de implicar riesgos para la seguridad de los trabajadores.
4.2. Obligaciones de los trabajadores con respecto al uso de los equipos de trabajo

Una vez que los trabajadores han recibido una formación e información adecuadas conforme a lo señalado en el apartado 7 del presente anexo, éstos se encuentran en condiciones de participar activamente en todo el proceso de selección y utilización de máquinas y equipos de trabajo. Esta participación deriva en las siguientes obligaciones por parte de dichos trabajadores:

  • Utilizar y cuidar correctamente los equipos puestos a su disposición, para lo cual, es preciso explicarles previamente y explicitar por escrito cuáles son los cuidados especiales que requiere el equipo, condiciones de utilización, etc.
  • Colocar el equipo, una vez utilizado, en el lugar adecuado habilitado a tal efecto; este hecho es de capital importancia para una correcta conservación del equipo.
  • Informar a su superior jerárquico directo de los daños, sobrecargas, defectos, etc., que haya podido sufrir el equipo y que puedan suponer una pérdida de su eficacia protectora.
4.3 Condiciones particulares de utilización de equipos de trabajo móviles, automotores o no

  1. La conducción de equipos de trabajo automotores ha de estar reservada a los trabajadores que hayan recibido una formación específica para la conducción segura de esos equipos de trabajo.
  2. Cuando un equipo de trabajo maniobre en una zona de trabajo, debe establecerse y respetarse unas normas de circulación adecuadas.
  3. Deben adoptarse medidas de organización para evitar que se encuentren trabajadores a pie en la zona de trabajo de equipos de trabajo automotores.
  4. Si se requiere la presencia de trabajadores a pie para la correcta realización de los trabajos, tienen que adoptarse medidas apropiadas para evitar que resulten heridos por los equipos.
  5. El acompañamiento de trabajadores en equipos de trabajo móviles movidos mecánicamente sólo se debe autorizar en emplazamientos seguros acondicionados a tal efecto. Cuando deban realizarse trabajos durante el desplazamiento, la velocidad ha de adaptarse si es necesario.
  6. Los equipos de trabajo móviles dotados de un motor de combustión no deben emplearse en zonas de trabajo, salvo si se garantiza en las mismas una cantidad suficiente de aire que no suponga riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

4.4 Condiciones particulares de utilización de equipos de trabajo para la elevación de cargas

  1. Los equipos de trabajo, desmontables o móviles, que sirvan para la elevación de cargas deben emplearse de forma que se pueda garantizar la estabilidad del equipo durante su empleo en las condiciones previsibles, teniendo en cuenta la naturaleza del suelo.
  2. No debe estar permitido el paso de las cargas por encima de lugares de trabajo no protegidos y ocupados habitualmente por trabajadores. Si ello no fuera posible, por no poderse garantizar la correcta realización de los trabajos de otra manera, deberán definirse y aplicarse procedimientos adecuados.
  3. Los accesorios de elevación deben seleccionarse en función de las cargas que se manipulen, de los puntos de prensión, del dispositivo del enganche y de las condiciones atmosféricas, así como de la modalidad y la configuración del amarre. Los ensamblajes de accesorios de elevación deben estar claramente marcados para permitir que el usuario conozca sus características, si no se desmontan tras el empleo.
  4. Los accesorios de elevación deben almacenarse de forma que no se estropeen o deterioren.

4.4.1. Equipos de trabajo para la elevación de cargas no guiadas

  1. Si dos o más equipos de trabajo para la elevación de cargas no guiadas se instalan o se montan en un lugar de trabajo de manera que sus campos de acción se solapen, deben adoptarse medidas adecuadas para evitar las colisiones entre las cargas o los elementos de los propios equipos.
  2. Durante el empleo de un equipo de trabajo móvil para la elevación de cargas no guiadas, deben adoptarse medidas para evitar su balanceo, vuelco y, en su caso, desplazamiento y deslizamiento. Ha de comprobarse la correcta realización de estas medidas.
  3. Si el operador de un equipo de trabajo para la elevación de cargas no guiadas no puede observar el trayecto completo de la carga ni directamente ni mediante los dispositivos auxiliares que faciliten las informaciones útiles, debe designarse un encargado de señales en comunicación con el operador para guiarle y han de adoptarse las medidas de organización adecuadas para evitar colisiones de la carga que puedan poner en peligro a los trabajadores.
  4. Los trabajos deben organizarse de forma que mientras un trabajador esté colgando o descolgando una carga a mano, pueda realizar con toda seguridad esas operaciones, garantizando, en particular, que dicho trabajador conserve el control, directo o indirecto, de las mismas.
  5. Todas las operaciones de levantamiento deben estar correctamente planificadas, vigiladas adecuadamente y efectuadas con miras a proteger la seguridad de los trabajadores.
  6. En particular, cuando dos o más equipos de trabajo para la elevación de cargas no guiadas deban elevar simultáneamente una carga, debe elaborarse y aplicarse un procedimiento con el fin de garantizar una buena coordinación de los operadores.
  7. Si algún equipo de trabajo para la elevación de cargas no guiadas no puede mantener las cargas suspendidas en caso de avería parcial o total de la alimentación de energía, deben adoptarse medidas apropiadas para evitar que los trabajadores se expongan a los riesgos correspondientes.
  8. El empleo al aire libre de equipos de trabajo para la elevación de cargas no guiadas debe cesar cuando las condiciones meteorológicas se degraden hasta el punto de causar perjuicio a la seguridad de funcionamiento y provocar, de esa manera, que los trabajadores corran riesgos. En este sentido, deben adoptarse medidas adecuadas de protección destinadas, especialmente, a impedir el vuelco del equipo de trabajo.
4.4.2. Grúa torre a. Condiciones previas

  1. El primer paso es la selección del lugar en el que se va a situar la grúa. Para ello, se deben tener en cuenta las siguientes condiciones:
    • Se ha de calcular una cimentación adecuada al terreno, documentando las características del mismo o efectuando un estudio geotécnico visado por el correspondiente Colegio Oficial.
    • Si existen líneas de alta tensión se deben aplicar las medidas contenidas en la Sección PRL-IM3 “Servicios afectados” del Documento Básico PRL-IM “Prevención de riesgos laborales en Implantación” del presente CTPE.
    • Si se colocan varias grúas, se tiene que evitar que haya interferencias entre ellas, y en el caso de que haya solapamiento entre las áreas de trabajo de las mismas (respetando siempre distancias mínimas de seguridad entre ellas de 2 m en horizontal y 3m en vertical) se deben colocar dispositivos que controlen los movimientos de dichas grúas en las zonas de interferencia (sistemas anticolisión).
      b. Dispositivos de seguridad
      1. Los dispositivos de seguridad electro-mecánicos que deben poseer las grúas torre sin traslación son:
        • Limitador de par máximo.
        • Limitador de carga máxima.
        • Limitador de recorrido en altura máxima del gancho.
        • Limitador fin de carrera del carro distribuidor.
        • Limitador de recorrido en desarrollo del cable.
      1. Los dispositivos electromecánicos que deben poseer las grúas torre con traslación son los mismos que para las grúas torre sin traslación, más el dispositivo limitador de fin de carrera de traslación situado de forma tal que una vez accionado detenga la grúa a 0,5 m antes de los topes.
      1. Son dispositivos de seguridad opcionales, según las necesidades de la obra en cuestión, los siguientes:
        • Limitador de orientación o giro.
        • Limitador de recorrido máximo del gancho en desarrollo del cable.
        • Anemómetro con señalización acústica.
      1. El anemómetro es exigible en zonas donde pueden alcanzarse los vientos límite de servicio, produciendo un aviso intermitente a velocidad de viento de 50 km/hora y continuo a 70 km/hora.
      1. Nunca se deben anular o puentear los dispositivos de seguridad de la máquina, cerciorándose la propia empresa con periodicidad máxima quincenal de que no ocurre tal anomalía.
      2. En las grúas fijas que no vayan a tener movimiento de traslación, se ha de desconectar eléctricamente el motor de traslación.
      3. Las grúas que vayan a estar dotadas de traslación, deben poseer topes elásticos con sus bases para amortiguar el efecto del golpe con las ménsulas de fin de recorrido de vía en el caso inseguro de que esto se produzca.
      4. Los topes de final de recorrido tanto de trasladación de la grúa, como del carro de flecha, están destinados a absorber la energía residual que pudiera subsistir tras el disparo de los limitadores de fin de carrera electromecánicos, pero nunca para absorber en su totalidad la energía dinámica que provocaría el impacto directo.
      5. El carro de traslación de la grúa debe disponer por delante de los galet, unas defensas que empujan y retiran cualquier obstáculo que haya sobre las vías, evitando que la grúa monte sobre el mismo.
      6. Las dos vías de rodadura de la grúa han de estar eléctricamente puestas a tierra, siendo el conductor de enlace con tierra de una sección mínima de 35 mm2 si es de cobre, o, en el caso de ser de otro metal, la sección equivalente que corresponda a la misma conductancia.
      7. Cuando exista más de un tramo de vía alineado, se debe conseguir la puesta a tierra entre ellos mediante conductores eléctricos de protección que puenteen los tramos con una sección mínima igual al conductor de enlace con tierra. Se ha de considerar eficaz la unión eléctrica cuando los puntos de unión del conductor a los tramos se encuentren sobre los propios perfiles de vía.
      8. Las masas metálicas fijas o móviles, deben ser conectadas a tierra de acuerdo con el Reglamento electrotécnico para baja tensión.
      9. Los armarios eléctricos de las grúas deben poseer un interruptor automático de corriente de alimentación cuando se abra la puerta de los mismos por algún motivo previsto o no.
      10. Cuando la grúa esté dotada de traslación, los conductores de alimentación eléctrica han de ir elevados del suelo mediante un dispositivo de tambor de enrollamiento automático u otra solución factible, de forma que no sea posible el interponerlos por los caminos de rodadura de la grúa.
      Protección del tambor de enrollamiento Topes Mordazas de amarre Anemómetro
      1. Proyecto, montaje y puesta en servicio
    1. El proyecto debe ser presentado ante la Delegación de Industria antes del comienzo de montaje. Este proyecto consta de:
      • Memoria.
      • Cálculos.
      • Presupuesto.
      • Planos.
      • Ficha Técnica.
      • Declaración CE de Conformidad.
      • Certificado de resistencia del terreno.
    1. El montaje ha de ser realizado por el propio fabricante de la grúa o por una Empresa Instaladora autorizada. En cada montaje de la grúa se deben cumplimentar los siguientes puntos:
      • Redacción de un proyecto.
      • Dirección de montaje (por técnico titulado de la empresa instaladora).
      • Inspección de la grúa, desmontada (por un Organismo de Control Autorizado (OCA)).
      • Inspección de la grúa, montada (por un Organismo de Control Autorizado (OCA)).
    1. Los lastres deben ser los diseñados por el constructor de la grúa. En el caso de realizarlos con piezas de hormigón, se ha de atender a las normas del fabricante, asegurando la continuidad de lastrados mientras se utilice la grúa. Los contrapesos y lastres formados por bloques deben llevar de forma indeleble y legible la indicación de su peso.
    1. Las traviesas deben tener un mínimo de 65 cm de distancia entre ejes y han de volar 40 cm a los lados de la vía.
    2. Las vías tienen que ser las establecidas por el constructor de la grúa con las siguientes tolerancias: ancho de vía ± 5 mm, desnivel entre juntas de carriles máximo 2 mm y la separación de juntas máximo 5 mm.
    3. Las vías deben estar perfectamente puestas a tierra.
    4. Los topes de los extremos han de dejar muerto un metro de vía.
    5. Siempre que la grúa vaya a estar fija se tienen que ajustar las mordazas a los carriles.
    6. Para la puesta en servicio de la grúa, se debe presentar ante la Delegación de Industria la siguiente documentación:
      • Documento en que la empresa instaladora acredite que se cumplen las condiciones de instalación.
      • Informe de Inspección de la grúa (emitido por un Organismo de Control Autorizado (OCA)).
      • Certificado de Instalación (emitido por la empresa instaladora).
      • Declaración CE de Conformidad (o en su caso, certificación de las disposiciones adicionales primera o segunda del Real Decreto 836/2003-MIE-AEM2, Grúas-torre).
      • Contrato de mantenimiento.
      • Designación de gruista (con carnél).
      • Certificado, por la dirección de montaje, de la resistencia de los pies de empotramiento si los hubiera.
    1. La Delegación de Industria extiende con todo ello el "Acta de Puesta en Servicio", a partir de cuyo momento la grúa puede comenzar a funcionar.
      1. Inspecciones y revisiones
        1. Inspecciones. Deben ser realizadas por un Organismo de Control autorizado (OCA). Se han de llevar a cabo:
          • Con la grúa desmontada, a pie de obra.
          • Al finalizar el montaje.
          • Cada 2 años (si la grúa sigue en el mismo emplazamiento).
        1. Libro de Instrucciones. Lo proporciona la empresa instaladora de la grúa cada vez que se monta la misma. Se anotan las revisiones obligatorias y los partes de mantenimiento, controles y verificaciones, piezas repuestas etc., así como fechas de realización.
        1. Revisiones, verificaciones y controles periódicos. Las grúas deben ser revisadas periódicamente (al menos, cada 4 meses) por una Empresa Conservadora autorizada mientras permanezcan instaladas, siendo apuntados los resultados en el Libro de Instrucciones que proporcionado por la Empresa Instaladora).
        2. Las grúas que hayan permanecido fuera de servicio durante más de 3 meses, deben ser igualmente revisadas antes de su puesta en servicio.
        3. El gruista debe, en todo momento, tener accesibles las "piedras" de comprobación necesarias para verificar el correcto estado de la grúa.
        4. En el caso de que se realicen reparaciones de cualquier elemento estructural de la grúa-torre, se debe emitir Certificación del técnico titulado competente de la empresa.
        5. Deben realizarse verificaciones tanto antes del inicio de la jornada de trabajo con la grúa, como al finalizar la misma, anotándose las deficiencias detectadas en el parte de control.
        6. Deben realizarse controles semanal, quincenal y mensualmente anotando en el parte de control las deficiencias observadas para su traslado a la empresa conservadora:
      Verificaciones a realizar a las Grúas torre.
      VERIFICACIONES DIARIAS VERIFICACIONES SEMANALES VERIFICACIONES QUINCENALES VERIFICACIONES MENSUALES
      1. Bases de apoyo.
      2. Topes y fines de carrera.
      3. Aplomado.
      4. Lastres y contrapesos.
      5. Cables eléctricos y puestas a tierra.
      6. Comprobación de los limitadores de carga y recorrido.
      Si algún limitador no funciona, está prohibido trabajar con la grúa hasta que sea reparado.
      1. Nivelado de la vía, topes, fines de carrera.
      2. Diferencial, puesta a tierra, acometida eléctrica.
      3. Comprobación de los limitadores.
      1. Frenos.
      2. Lastre de base y contrapesos.
      3. Niveles de aceite, reductores, etc.
      4. Cables, poleas, ganchos.
      5. Reapretado tornillos estructura.
      1. Corona de orientación.
      1. Obligaciones del gruista
        1. Como obligaciones del gruista se mencionan las siguientes:
        • Reconocimiento de la vía (si procede).
        • Verificación del aplomado de la grúa.
        • Verificación de lastres y contrapesos.
        • Verificación de niveles de aceite y conocimiento de los puntos de engrase.
        • Comprobación de los mandos en vacío.
        • Comprobación de la actuación de los dispositivos de seguridad con los pesos ("piedras") tarados.
        • Correcta puesta fuera de servicio de la grúa.
        • Comprobación del estado de los cables de acero y accesorios de elevación (eslingas, cadenas, portapalets, etc.).
        • Comunicar al responsable de la obra cualquier anomalía observada en el funcionamiento de la grúa o en las comprobaciones que efectúe, así como la mala sujeción y amarre de las cargas, deteniendo o no poniendo en funcionamiento la grúa hasta recibir instrucciones.
        • En caso de vientos fuertes, o de tormenta eléctrica próxima, se debe interrumpir el trabajo y se han de tomar las medidas prescritas por el fabricante, dejando la grúa en veleta y cortando la corriente en el cuadro general de la obra.
      1. Normas de seguridad
        1. Es muy útil y más seguro utilizar, en vez de lastre en la base de la grúa, el empotramiento de la base del mástil en un macizo de hormigón convenientemente calculado.
        1. Los pies del empotramiento deben ser construidos por el propio fabricante de la grúa y su resistencia ha de estar debidamente certificada.
        2. En los puntos de la base de la grúa donde haya cajones con lastre de gravilla, etc., éstos deben ser sustituidos por "piedras" de lastre debidamente calculadas y taradas.
        3. Se deben tener en obra "piedras" debidamente taradas que permitan comprobar la carga en punta y la carga máxima, así como con un aumento del 10% en ambas (para comprobar el disparo de los limitadores correspondientes).
        4. Todos los limitadores se deben comprobar diariamente.
        5. Si algún limitador no funciona, está prohibido trabajar hasta que sea reparado.
        6. Es de gran ayuda para el manejo de la grúa (sobre todo en aquellas que se manejan desde cabina) la colocación de video cámaras en el carro de la grúa, lo que permite al gruista tener una buena visión de la situación del gancho y de la carga.
        7. La grúa se debe dejar fuera de servicio cuando la velocidad del viento supere los 72 km/h o cuando haya tormentas eléctricas próximas; sin embargo, por razones de seguridad debe interrumpirse el trabajo cuando las cargas no se puedan controlar debido a las fuertes oscilaciones de las mismas aunque no se haya llegado a tal velocidad.
        8. Con vientos superiores a 130 km/h se han de suspender todos los trabajos en la obra y se tiene que prohibir circular o transitar en las zonas dominadas por la grúa.
        9. Las grúas para construcción deben aguantar un viento de hasta 150 Km/h en su montaje autoestable.
        10. Se ha de tener muy en cuenta, según el modelo de grúa en cuestión, la altura máxima sin arriostramiento que permite la casa fabricante de la máquina cuando esté en o fuera de servicio.
        11. No se deben colocar sobre los mástiles de las grúas, lonas o tableros (para letreros, propaganda, etc.) ya que aumentan la resistencia al viento y propician su desplome.
        12. Cuando se sobrepase el límite de altura autoestable, la grúa debe sujetarse a elementos fijos de la obra, pero no directamente al mástil de la grúa sino mediante marcos y tirantes rígidos (no con cables).
        13. No deben ser accionados manualmente los contactores e inversores del armario eléctrico de la grúa. En caso de avería, ésta debe ser subsanada por personal cualificado y autorizado.
        14. El personal que recoja el material en las plantas, debe utilizar arnés de seguridad anclado a un elemento rígido de la edificación.
        15. No debe permanecer ningún operario bajo cargas suspendidas aun cuando sea en la futura ayuda de la maniobra de ascenso o descenso de la carga.
        16. No se ha de permitir la elevación de personas con la grúa.
        17. No se tiene que dejar caer el gancho de la grúa al suelo.
        18. Un dispositivo de seguridad no es un medio normal de trabajo o de parada, debiendo saber el gruista que dicho dispositivo está destinado únicamente a impedir el funcionamiento del aparato en caso de accidente.
        19. No se debe permitir arrancar o arrastrar con la grúa objetos fijos en el suelo o de dudosa fijación. Igualmente no se ha de permitir la tracción en oblicuo de cargas a elevar.
        20. Nunca se deben de dar más de tres vueltas en el mismo sentido para evitar el retorcimiento del cable de elevación.
        21. El gruista no debe realizar maniobras simultáneas. Los movimientos a seguir para desplazar una carga a otro lugar son los siguientes:
          • Izado de la carga.
          • Orientación de la flecha en la dirección del lugar de descarga.
          • Colocación de la carga sobre la vertical del punto de descarga.
          • Descenso de la carga.
        1. En el arranque o inicio del movimiento de izado, nunca se debe emplear la velocidad rápida de la grúa, haciéndose siempre con la velocidad corta o lenta.
        1. Cuando, después de izada la carga, se observe que ésta no está correctamente situada, el maquinista debe hacer sonar la señal de precaución y bajar la carga para su arreglo.
        2. Cuando las grúas funcionen sin carga, el maquinista ha de elevar el gancho lo suficiente para que pase libremente sobre las personas y objetos.
        3. Cuando en el manejo de aparatos de izar no queden dentro del campo visual del maquinista todas las zonas por las que deben pasar las personas o vehículos, se han de emplear uno o varios trabajadores para efectuar las señales adecuadas para la correcta carga, desplazamiento y parada.
        4. En ausencia del gruista, no se tienen que dejar los aparatos de izar con cargas suspendidas.
        5. El ascenso a la parte superior de la grúa se debe hacer utilizando la línea de vida y el dispositivo de paracaídas instalado al montar la grúa.
        6. Si es preciso realizar desplazamientos por la pluma o contrapluma, éstas dispondrán de línea de vida para el anclaje del arnés.
        7. Al finalizar la jornada de trabajo, se ha de dejar la grúa fuera de servicio subiendo el gancho sin carga hasta arriba y en las siguientes condiciones: colocando el carro cerca del mástil; comprobando que no se pueden enganchar al girar libremente la pluma; poniendo a cero todos los mandos de la grúa; dejándola en veleta; y desconectando la corriente eléctrica.
        8. Si la grúa es desplazable, se tienen que colocar las mordazas de fijación a los carriles.
      1. Vida de la grúa

        La vida útil de la grúa viene determinada por sus condiciones de utilización y las correspondientes Inspecciones y Revisiones Oficiales periódicas reglamentarias, según ITC correspondiente.

4.4.3. Grúas móviles autopropulsadas

  1. Las grúas móviles autopropulsadas pueden ser de dos tipos:
    • Grúas sobre ruedas.
    • Grúas sobre orugas.
  1. Las grúas móviles sobre ruedas se usan para múltiples tipos de trabajos en situaciones muy diversas, desde, por ejemplo, colocar la viga prefabricada en un puente, utilizando dos grúas a la vez, hasta, por ejemplo, elevar a la azotea de un edificio el equipo de acondicionamiento de aire.
  1. Las grúas móviles sobre orugas tienen su uso más extendido en los trabajos de construcción de muros-pantalla (manejar la cuchara bivalva, colocación de armaduras, juntas, vertido de hormigón etc.), transporte de tuberías de grandes dimensiones, procedimientos de pilotaje, etc.
    1. Condiciones previas
      1. La persona que maneje la grúa móvil autopropulsada debe estar en posesión del "Carné oficial de operador de grúa móvil autopropulsada".
      1. Se ha de verificar la existencia de líneas eléctricas aéreas. Si existen líneas de alta tensión se tienen que aplicar las medidas contenidas en la Sección PRL-IM3 “Servicios afectados” del Documento Básico PRL-IM “Prevención de riesgos laborales en Implantación” del presente CTPE.
      2. El área de trabajo debe estar señalizada y despejada.
      3. La grúa se ha de colocar en el lugar designado por el responsable de la obra, previa comprobación de la resistencia del terreno, no pudiendo trasladarla de lugar sin su consentimiento.
      4. Se tiene que poner especial cuidado, por parte del responsable de la obra, en la elección de las zonas  donde se vayan a apoyar los gatos estabilizadores de la grúa debiendo calzar éstos con camas hechas de traviesas de madera, chapas, etc.
      5. Como norma general, la grúa no se debe acercar a menos de dos veces la profundidad del corte de terreno.
      6. La empresa alquiladora de la grúa, ha de designar un Jefe de Maniobra, responsable de la supervisión y dirección.
    1. Revisiones y mantenimiento
      1. Se deben llevar a cabo las inspecciones oficiales siguientes:
        • Hasta 6 años de antigüedad, cada 3 años.
        • De más de 6 y hasta 10 años, cada 2 años.
        • De más de 10 años, cada año.
      1. Dichas inspecciones han de ser realizadas por un Organismo de Control debidamente Autorizado (OCA).
      1. Pasada la revisión debe colocarse, en una parte visible de la cabina de la grúa, una placa adhesiva de color verde donde se ha de indicar, entre otros datos, el de la fecha de la próxima revisión.
      2. Tienen que ser revisadas, de acuerdo con lo establecido por el fabricante, por una Empresa Conservadora debidamente acreditada cada 6 meses, como mínimo, y debe quedar reflejado el resultado en el Libro historial de la grúa.
    1. Obligaciones del gruista
      1. Conducción de la grúa.
      1. Emplazamiento de la grúa, a partir de los datos completos suministrados por el Jefe de obra.
      2. Colocación y comprobación de gatos y placas de apoyo.
      3. Funcionamiento de la grúa, teniendo en cuenta efectos del viento, etc.
      4. Instalación y comprobación del funcionamiento de los indicadores y dispositivos de seguridad.
    1. Obligaciones del jefe de obra
      1. Elección de la grúa.
      1. Comprobación de resistencia del terreno sobre el cual va a circular o trabajar la grúa.
      2. Designación del Jefe de Maniobra (supervisión y dirección de la maniobra).
      3. Eliminación de obstáculos que impliquen riesgos (o toma de las medidas preventivas pertinentes).
      4. Estrobado de las cargas y su señalización.
    1. Normas de seguridad
      1. Se deben estudiar, entre otros, aspecto tales como, por ejemplo: los accesos a obra de la grúa, estado del terreno, resistencias, zonas de rodadura, etc., conducciones enterradas o colindantes, líneas eléctricas aéreas, etc.
      1. Para el trabajo con este tipo de grúas, se ha de reconocer y estudiar el firme sobre el cual se vaya a apoyar la grúa y se tiene que explanar, si ello fuera preciso, la superficie de instalación.
      2. Se han de colocar bases de apoyo bajo los gatos con el fin de aumentar la superficie de apoyo de éstos en terrenos o situaciones con baja resistencia.
      3. El encargado de estrobar la carga es el responsable de la decisión de iniciar la maniobra. Si hay varios encargados, sólo uno de ellos debe asumir este cometido.
      4. Si durante el trabajo de la grúa, otra persona se encarga oficialmente de dirigir la maniobra, el señalista debe trasmitir al gruista que ha sido transferida esa responsabilidad y a quién lo ha sido.
      5. La comunicación entre gruista y señalista puede ser gestual o bien mediante elementos de telefonía.
      6. El señalista no debe mirar al gruista (sólo para iniciación y cese en el mando) sino a la carga.
      7. No se ha de permitir que nadie (incluso con la máquina parada) se coloque sobre la grúa.
      8. La máquina puede sufrir daños en el transporte, por lo que debe procederse a una cuidadosa inspección (niveles de aceite, engrase, cable, horas trabajadas hasta el momento, etc.) tanto antes de comenzar los trabajos, como después, diariamente.
      9. No se han de elevar nunca cargas superiores a las máximas que se encuentren en el cuadro de capacidades dentro del radio de acción correspondiente.
      10. Se debe tener en cuenta siempre que el motor de estas máquinas tiene potencia suficiente como para volcarlas.
      11. Debe de prohibirse terminantemente hacer uso de las máquinas a todo aquel que no esté designado y especializado para tal función.
      12. La cabina ha de estar insonorizada.
      13. Todas las partes móviles de las máquinas, tales como, por ejemplo, transmisiones, poleas, etc., deben llevar sus correspondientes protecciones, las cuales deben estar siempre puestas y no trabajar nunca con ellas quitadas.
      14. Durante los desplazamientos y giros de las grúas, debe existir, permanentemente, un ayudante que avise al gruista de los obstáculos que se presentan, así como alejar al personal al que no afecte estas maniobras.
      15. Queda prohibido terminantemente permanecer en el radio de acción de las grúas.
      16. No se ha de girar nunca rápidamente cuando se muevan cargas que estén próximas a las máximas indicadas en el cuadro de capacidades para el radio de alcance utilizado, ya que se puede producir un radio mayor y consiguientemente el vuelco de la máquina.
      17. La elevación, giro o descenso de cargas importantes debe realizarse lentamente, sin sacudidas bruscas que puedan producir el deterioro o rotura de los cables.
      18. Durante la marcha de traslación debe permanecer colocado el freno de rotación.
      19. Trabajando en pendiente, la tracción debe permanecer frenada.
      20. El transporte de cargas con la grúa se debe hacer por medio de movimientos de la pluma, permaneciendo el tren de rodaje parado.
      21. En todas aquellas piezas que no tengan un punto especialmente proyectado para ser colgadas y tengan gran volumen el operario debe auxiliarse, para su izado, de eslingas con varios puntos de sujeción fijos o móviles, balancines, etc.
      22. Para dirigir y colocar las cargas en un lugar determinado, no se han de utilizar las manos colocándolas directamente sobre dichas piezas, sino que se tienen que emplear cuerdas para manejarlas a una distancia prudencial.
      23. No se tiene que dejar el cable sin tensión, ya que se enrollaría mal en el tambor, deteriorándolo.
      24. Los cables deben estar perfectamente engrasados, así como las poleas y ranuras donde se enrollan.
      25. La inspección de los cables se debe hacer con guantes adecuados.
      26. Cuando la pluma esté trabajando muy vertical, se ha de cuidar de que un desprendimiento rápido de la carga no lance a ésta contra la cabina.
      27. Las máquinas deben tener incorporadas escaleras fijas para el acceso a puntos elevados, y han de estar debidamente protegidas contra caídas de altura o bien disponer de un sistema fijo con enganches o líneas de vida.
      28. Los operarios deben hacer uso del arnés de seguridad para andar por mástiles y plumas.
      29. Para realizar operaciones de mantenimiento, la máquina debe permanecer parada.
4.5 Condiciones particulares de utilización de medios auxiliares para la elevación de cargas

4.5.1. Eslingas y estrobos de cable

  1. Es necesaria la Declaración CE de Conformidad, el marcado CE y el manual de instrucciones en estos productos, así como en los ganchos de elevación.
  2. Las eslingas son unos cables, generalmente de corta longitud, provistos en sus dos extremos de unos ojales denominados gazas, protegidas, la mayoría de las veces, con guardacabos, con el fin de evitar que el cable se deteriore.
  3. Los estrobos son unos cables llamados SIN-FIN, de diversos desarrollos, y que pueden fabricarse de dos maneras diferentes:
  • Sin empalme.
  • Con empalme.
  1. En los estrobos también se pueden formar gazas, aun cuando se utilizan frecuentemente sin gazas por su fácil manejo.
  1. Las gazas son los ojales que se forman doblando sobre sí mismo los dos extremos de los cables, y se pueden confeccionar tanto si están protegidas con guardacabos, como si no lo están, por los procedimientos siguientes:
    • Gazas cerradas con grapas: las horquillas de las grapas se deben colocar, invariablemente, sobre el ramal muerto del cable, quedando la base estriada de la grapa sobre el ramal tenso, de la forma que se indica en la figura ¿?. El número de grapas y la separación entre ellas que para cada diámetro de cables se requiere se indican en la siguiente tabla:
    Diámetro de cable en m/m Número de grapas Distancia entre grapas en m/m
    6 a 10 2 50
    10 a 12 3 75
    12 a 16 3 95
    16 a 19 4 115
    19 a 22 4 135
    22 a 25 5 150
    25 a 30 5 190
    • Gazas cerradas con casquillos prensados: después de colocadas las grapas y una vez sometida la gaza a unas cuantas maniobras, es conveniente volver a apretar las tuercas de las grapas. En maniobras de alguna importancia, es una medida prudente colocar una grapa más de las indicadas para el diámetro de cable que se trate, de forma que entre esta grapa y la última reglamentaria se pueda dejar el ramal muerto del cable un tanto flojo, con el fin de observar cualquier deslizamiento del empalme. Este detalle está representado en la figura ¿?. Este procedimiento de confección de gazas se caracteriza fundamentalmente por que se realiza el cierre absoluto de los dos ramales del cable entre sí mediante un casquillo metálico que es fuertemente prensado sobre el cable.
Eslingas Estrobos Gaza
Garzas cerradas con grapas y casquillo prensado
Formas de utilizar las eslingas (A) y estrobos
Amarre con varias eslingas (B) reunidas en un anillo central
NOTA. Con las formas de trabajo indicadas en A y B, las eslingas y estrobos pierden un 25% de la capacidad de carga, debido al codillo que se forma en el cable.
  1. Cálculo de los cables
  1. Las eslingas y estrobos se deben calcular con suficiente margen de seguridad.
  1. El coeficiente de seguridad generalmente empleado es: Coeficiente 6, para obras públicas y construcciones.
  2. En casos excepcionales se llega hasta Coeficiente 10 de seguridad.
  3. Cuando los ramales de las eslingas que soportan una carga forman un ángulo, disminuye su capacidad de carga; por lo tanto, cuanto mayor es el ángulo, menor es la carga que la eslinga puede soportar.
  4. Es preciso tener en cuenta este ángulo al realizar el cálculo de las eslingas.
  5. No se debe sobrepasar nunca un ángulo de 90°, sobre todo sin tener la seguridad absoluta de que las eslingas han sido  calculadas para soportar los esfuerzos correspondientes.
  6. Para tener seguridad de que no se sobrepasa un ángulo de 90°, se debe comprobar que la distancia (H), entre puntos de amarre, sea siempre menor que vez y media la longitud (L) de un ramal, es decir: H < 1,5 L.
  7. Cuando un amarre está dispuesto con más de dos ramales, se debe tener en cuenta el ángulo mayor. Por ejemplo, con cuatro ramales, se ha de tomar el ángulo entre ramales opuestos, de la forma que indica la figura ¿?.
  8. Es preciso añadir que cuando una carga es soportada por 3 ó 4 eslingas, solamente se consideran dos de ellas verdaderamente portantes.
  9. Se puede hallar la carga de rotura total del cable, por cada ramal que es preciso emplear, mediante la fórmula:

   Ct = P/n x K x Cs

Tabla de coeficientes en función del ángulo formado por los cables

Angulo 2 en grados 30 45 50 60 70 80 90 100 110 120 130 140 150 160
Coeficiente K 1,03 1,08 1,10 1,16 1,22 1,31 1,42 1,56 1,75 2,00 2,37 2,93 3,86 5,76

(Es necesario multiplicar la carga en cada ramal por este coeficiente para obtener la "carga real" a que está sometida la eslinga).

P = Carga total a elevar.

n = Número de ramales.

K = Coeficiente en función del ángulo, que se indica en la tabla.

Cs = Coeficiente de seguridad adoptado (6 para Obras Públicas y Construcciones).

  1. Normas de seguridad
  1. Es imprescindible conocer el peso de la carga a transportar.
  1. Es preciso evitar el dejar los cables a la intemperie en el invierno (el frío hace frágil al acero). Antes de utilizar un cable que ha estado expuesto al frío, debe calentarse.
  2. No se debe someter nunca, de inmediato, un cable nuevo a su carga máxima. Se ha de utilizar varias veces bajo una carga reducida con el fin de obtener un asentamiento y tensión uniforme de todos los hilos que lo componen.
  3. Se ha de evitar la formación de cocas.
  4. Se tiene que evitar el cruce de cables sobre el gancho.
  5. No se debe utilizar cables demasiado débiles para las cargas que se vayan a transportar.
  6. Se han de elegir cables suficientemente largos, con el objeto de que el ángulo formado por los ramales no sobrepase los 90°.
  7. Es preciso esforzarse en reducir este ángulo al mínimo. Para cargas largas, se debe utilizar balancín.
  8. Las eslingas y estrobos no deben dejarse abandonados ni tirados por el suelo, para evitar que la arena y la grava penetren entre sus cordones.
  9. Deben conservarse en lugares bien ventilados, al abrigo y resguardo de emanaciones ácidas.
  10. Las eslingas se deben engrasar con una frecuencia que dependerá de las condiciones de trabajo, pudiéndose determinar a través de las inspecciones realizadas a las mismas.

    Para el engrase se han de seguir las instrucciones del fabricante, poniendo especial cuidado para que el alma del cable recupere la grasa perdida. Como norma general, para que la lubricación sea eficaz, se debe tener en cuenta:

    • Limpiar previamente el cable mediante cepillo o con aire comprimido, siendo aconsejable la utilización de un disolvente para eliminar los restos de grasa vieja.
    • Utilizar el lubricante adecuado.
    • Engrasar el cable a fondo.
  1. Se tienen que colgar de soportes adecuados.
    1. Comprobaciones
    1. Las eslingas y estrobos deben ser examinados visualmente con detenimiento y periódicamente por personal competente y, si fuera necesario, complementado por otros medios tales como, por ejemplo, una medición o un ensayo electromagnético no destructivo, con el fin de comprobar si existen deformaciones, alargamiento anormal, rotura de hilos, desgaste, corrosión, etc., que haga necesaria la sustitución, retirando de servicio los que presenten anomalías que puedan resultar peligrosas.
    1. Es muy conveniente destruir las eslingas y estrobos que resulten dudosos.
    2. Se deben seguir unos criterios de mantenimiento y sustitución según proyecto de Norma ISO / FDIS 4344 (cables de elevación) y Norma ISO 4309 (cables de grúa).
    3. Los cables se han de retirar de servicio cuando se compruebe que en la zona más deteriorada han aparecido un número de hilos rotos igual a cualquiera de los señalados en el siguiente cuadro:
    Número de alambres en el cable DIN-655 Número de roturas de alambres en el momento de la retirada
      Arrollamiento cruzado

    En una longitud de

    Arrollamiento Lang

    En una longitud de

    6d 30d 6d 30d
    6 x 19 =114 8 16 3 6
    6 x 37 = 222 30 60 10 20
    8 x 37 = 296 40 80 12 24
    1. Al rebasar estas cifras de roturas de hilos, la utilización del cable comienza a ser peligrosa.
    2. Cuando se rompa un cordón, el cable se debe retirar inmediatamente. También ha de ser sustituido inmediatamente cuando éste presente aplastamientos, dobladuras, etc., u otros desperfectos serios, así como un desgaste considerable.
    3. Se puede utilizar una pinza de control para cables de acero que es un sistema completamente portátil que permite comprobar en el momento el estado exterior e interior de los cables, detectando defectos, aplastamientos, roturas, etc., a nivel de los hilos. El control puede efectuarse con el cable en desplazamiento y con la pinza inmóvil, o bien, a la inversa, con la pinza en desplazamiento y el cable inmóvil.
Pinza de control
4.5.2. Ganchos de seguridad con pestillo automático

El pestillo de seguridad forma un todo con el gancho como una parte inseparable de éste (por lo que no puede ser roto o anulado) cerrándose automáticamente al elevar la carga.

Ganchos de seguridad
4.5.3. Eslingas planas de banda textil

  1. Consisten en una o varias bandas textiles flexibles, de fibra sintética (poliamida, poliéster o polipropileno) generalmente rematadas por anillos que facilitan el enganche de la carga al equipo elevador.
  2. Se pueden distinguir los siguientes tipos de eslingas:
    • Planas.
    • Tubulares.
    • Simples.
    • Multibanda.
    • Multicapa.
    • Sinfín o estrobos.
Eslinga con anillos formados por la propia banda textil
Eslinga sinfín o estrobo
Eslinga con anillos metálicos
  1. Los anillos (gazas) pueden estar formados por la misma banda textil o ser metálicos.
    1. Características que deben reunir
  1. Deben tener una anchura comprendida entre 50 y 300 mm y un espesor variable según carga a soportar.
  1. Han de contar con un revestimiento y teñido, que sirven tanto para identificar las eslingas, como para aumentar su resistencia a la abrasión, etc.
  2. Estas eslingas deben llevar una etiqueta en la que conste:
    • Marcado CE.
    • Material con el que está fabricada.
    • Carga máxima de utilización.
    • Nombre del fabricante.
    • Longitud.
    • Fecha de fabricación.
    • Carga máxima de utilización.
  1. Tienen que utilizarse los siguientes colores de etiqueta en función del tipo de fibra:
    • Poliamida: verde.
    • Poliéster: azul.
    • Polipropileno: marrón.
  1. La poliamida es, virtualmente, inmune a los efectos de los álcalis aunque puede ser atacada por los ácidos minerales.
  1. Cuando está húmeda, pierde hasta el 15 % de su resistencia.
  2. El poliéster es resistente a los ácidos minerales, pero es dañado por los álcalis.
  3. El polipropileno es atacado ligeramente por los ácidos y álcalis y es adecuado para aplicaciones en las que se requiera alta resistencia a los productos químicos.
    1. Cálculo de las eslingas
  1. Es de aplicación lo indicado en el punto del cálculo de los cables.
  1. El coeficiente de utilización debe ser, como mínimo, igual a 7.
  2. El límite de carga admisible debe ser corregido mediante la aplicación de un coeficiente de uso (M) también llamado Factor Modo que varía en función de la forma en que se emplee la eslinga o del número de ellas que se utilicen.
Límite de carga admisible para cada eslinga en configuración básica Seguridad máxima de carga admisible (carga de uso)
  Elevación en

tiro directo

Elevación en

ahorcado

     Elevación en cesto Conjunto 2

ramales O a 90°

Conjunto 4

ramales O a 90°

Paralelo 90°
  M = 1 M = 0,8 M = 2 M = 1,4 M = 1,4 M = 2
t t t t t t t
1,0 1,0 0,8 2,0 1,4 1,4 2,0
2,0 2,0 1,6 4,0 2,8 2,8 4,0
3,0 3,0 2,4 6,0 4,2 4,2 6,0
4,0 4,0 3,2 8,0 5,6 5,6 8,0
5,0 5,0 4,0 10,0 7,0 7,0 10,0
6,0 6,0 4,8 12,0 8,4 8,4 12,0
8,0 8,0 6,4 16,0 11,2 11,2 16,0
12,0 12,0 9,6 24,0 16,8 16,8 24,0

    M = Factor modo

    1. Normas de seguridad
  1. Se deben emplear únicamente eslingas perfectamente identificadas (material, carga, máxima de utilización, etc.).
  1. No se han de utilizar eslingas deterioradas.
  2. Se debe asegurar que los ángulos para los conjuntos de 2 y 4 ramales no exceden de 90°.
  3. Se ha de tener siempre en cuenta el Coeficiente de Uso.
  4. En los anillos y ojales textiles formados por la misma banda, no se tiene que enganchar nunca elementos que puedan deteriorarlos (elementos con bordes cortantes, ángulos agudos, etc.).
  5. Se debe evitar el contacto de eslingas con cantos vivos (utilizar cantoneras de protección).
  6. Las eslingas textiles no deben emplearse en lugares donde existan temperaturas elevadas o riesgo de contacto con productos químicos (si fuera imprescindible, consultar con el fabricante).
  7. Toda eslinga que se ensucie o impregne de cualquier producto durante su uso, debe lavarse inmediatamente con agua fría.
  8. Se ha de evitar almacenar o secar las eslingas textiles cerca de fuentes de calor intenso.
  9. Debe almacenarse al abrigo de la intemperie, del sol y demás fuentes de radiaciones ultravioletas.
Eslingas
    1. Comprobaciones
  1. Para comprobar el estado de la eslinga, se puede someter ésta a una fuerza de prueba doble de la fuerza máxima de utilización.
  1. Las eslingas textiles deben examinarse antes de cada puesta en servicio para cerciorarse de que no existen cortes transversales, abrasión en los bordes, deficiencias en las costuras, daños en los anillos u ojales, etc., (siendo todo ello causa de disminución de la resistencia).
  2. Una eslinga con cortes en los bordes, debe ser retirada de servicio inmediatamente. Del mismo modo, las costuras no deben presentar deterioro alguno.
  3. Un ataque químico es detectable porque las fibras de la superficie de la banda textil se sueltan por simple frotamiento y, en algunos casos, como si fuera polvo.

4.6 Condiciones particulares de utilización de medios auxiliares para trabajos temporales en altura

4.6.1. Escaleras manuales

  1. Para garantizar la seguridad y resistencia de la escalera, ésta debe estar certificada de conformidad con la Norma UNE-EN-131.
  2. No se han de emplear escaleras de mano y, en particular, si son de más de 5 metros de longitud, sobre cuya resistencia no se tengan garantías.
  3. Las escaleras de mano se deben utilizar sólo para acceso a lugares, y para trabajos ligeros y de muy corta duración, con el punto de trabajo en la vertical.
  4. Se ha de comprobar que la estabilidad de las escaleras quede asegurada en todo momento.
  5. Con el fin de aumentar la estabilidad y seguridad de las escaleras de mano, se deben colocar sobre las mismas estabilizadores que amplíen la anchura de la base, patines antideslizantes en la zona de apoyo, plataformas desmontables, etc.
  6. En el posicionamiento de una escalera debe asegurarse, entre otros aspectos, que:
    • Los pies de las escaleras se separarán del plano vertical del soporte superior a una distancia equivalente a 1/4 de su altura aproximadamente.
    • En las zonas de desembarco, sobrepasará en 1 m el apoyo superior.
    • En la base se dispondrá de elementos antideslizantes.
    • Se balizará el entorno de la escalera, cuando ésta se coloque en zonas de tránsito.
  1. No tratar de alcanzar una zona alejada, sin cambiar de sitio la escalera.
  1. Para trabajar sobre una escalera se recomienda utilizar modelos autoestables de peldaño ancho que cuenten, preferiblemente, con plataforma y barandillas laterales de acceso. 
  2. No se han de utilizar por dos personas simultáneamente.
  3. El ascenso, descenso y trabajo desde las escaleras se tiene que efectuar siempre de frente a las mismas.
  4. Los trabajos a más de 3,50 m de altura (desde el punto de trabajo al suelo) que requieran movimientos o esfuerzos peligrosos para la estabilidad del trabajador, sólo se deben efectuar si se utiliza un equipo de protección individual anticaídas o se adoptan otras medidas de protección alternativas.
  5. Si las escaleras son de madera:
    • Los largueros deben ser de una sola pieza.
    • Los peldaños han de estar ensamblados en los largueros y no solamente clavados.
    • No deben pintarse, salvo con barniz transparente.
  1. Las escaleras nunca se deben emplear horizontalmente como pasarelas o andamios, de no estar específicamente diseñadas para tal fin.
  1. Las escaleras de metal son conductoras de electricidad. No se recomienda su uso cerca de circuitos eléctricos de ningún tipo, o en lugares donde puedan hacer contacto con esos circuitos, en cuyos casos se deben utilizar escaleras de materiales no conductores (de fibra, madera, etc.).
  2. Queda prohibido el empalme de dos escaleras (salvo que cuenten con elementos especiales para ello).
  3. Cuando no estén en uso, las escaleras se deben almacenar o guardar bajo techo con el fin de protegerlas de la intemperie. Las escaleras que se almacenan horizontalmente en altura se han de sostener en ambos extremos y en los puntos intermedios para impedir que se comben en el centro y, en consecuencia, se aflojen los travesaños y se tuerzan los largueros.
  4. Respecto a las escaleras de tijera: deben disponer de un elemento (cinta, cable, pletinas, etc.) que impida su abertura (en mayor ángulo que el previsto) al utilizarlas; no se ha de trabajar"a caballo" sobre la misma; para trabajar sobre ellas se deben utilizar , preferiblemente, escaleras dobles con base ancha o estabilizadores, peldaño ancho y plataforma de trabajo con barandilla de seguridad; las escaleras dobles se deben usar siempre completamente abiertas y nunca se han de usar como escaleras simples (apoyadas).
Escaleras doble con estabilizadores
4.6.2. Andamios en general

  1. Los andamios deben proyectarse, montarse y mantenerse convenientemente de manera que se evite que se desplomen o se desplacen accidentalmente. Las plataformas de trabajo, las pasarelas y las escaleras de los andamios deben construirse, dimensionarse, protegerse y utilizarse de forma que se evite que las personas caigan o estén expuestas a caídas de objetos. A tal efecto, sus medidas se han de ajustar al número de trabajadores que vayan a utilizarlos.
  2. Cuando no se disponga de la nota de cálculo del andamio elegido, o cuando las configuraciones estructurales previstas no estén contempladas en ella, debe efectuarse un cálculo de resistencia y estabilidad, a menos que el andamio esté montado según una configuración tipo generalmente reconocida.
  3. Los elementos de apoyo de un andamio deben estar protegidos contra el riesgo de deslizamiento, ya sea mediante sujeción en la superficie de apoyo, ya sea mediante un dispositivo antideslizante, o bien mediante cualquier otra solución de eficacia equivalente, y la superficie portante ha de tener una capacidad suficiente. Se debe garantizar la estabilidad del andamio. Ha de impedirse mediante dispositivos adecuados el desplazamiento inesperado de los andamios móviles durante los trabajos en altura.
  4. Las dimensiones, la forma y la disposición de las plataformas de un andamio deben ser apropiadas para el tipo de trabajo que se va a realizar, ser adecuadas a las cargas que hayan de soportar y permitir que se trabaje y circule en ellas con seguridad. Las plataformas de los andamios se han de montar de tal forma que sus componentes no se desplacen en una utilización normal de ellos. No debe existir ningún vacío peligroso entre los componentes de las plataformas y los dispositivos verticales de protección colectiva contra caídas.
  5. Cuando algunas partes de un andamio no estén listas para su utilización, en particular, durante el montaje, el desmontaje o las transformaciones, dichas partes deben contar con señales de advertencia de peligro general, con arreglo al Real Decreto 485/1997, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo, y delimitadas convenientemente mediante elementos físicos que impidan el acceso a la zona de peligro.
  6. Los andamios deben ser inspeccionados por una persona con una formación universitaria o profesional que lo habilite para ello:
    1. Antes de su puesta en servicio.
    1. A continuación, periódicamente.
    2. Tras cualquier modificación, período de no utilización, exposición a la intemperie, sacudidas sísmicas, o cualquier otra circunstancia que hubiera podido afectar a su resistencia o a su estabilidad.
  1. El montaje y desmontaje de los andamios se debe efectuar mediante la siguiente secuencia:
    1. Redacción de un plan de montaje, utilización y desmontaje.
    2. Dirección por personal competente. En este sentido:
  • Si requiere dicho plan, la dirección del montaje y desmontaje debe ser llevada por un técnico que ha de tener formación universitaria o profesional que le habilite para ello.
  • Si no requiere el citado plan, la referida dirección puede ser realizada por una persona que disponga de una experiencia certificada por el empresario en esta materia de más de dos años y cuente con la formación preventiva correspondiente, como mínimo, a las funciones de nivel básico.
    1. Inspecciones antes de su puesta en servicio, periódicas y por causas extraordinarias, realizadas por personal competente. Estas inspecciones han de estar debidamente documentadas.
  1. En los andamios apoyados que no excedan los 6,00 m de altura o con distancias entre apoyos no superiores a 8,00 metros, así como en los situados en tejados, azoteas, etc. cuya altura hasta el suelo no exceda de 24,00 m, no es obligatoria la redacción del mencionado plan de montaje, utilización y desmontaje.
  1. Sería conveniente que la inspección realizada antes de la puesta en servicio se documentara extendiendo un Certificado de Montaje, sin el cual no se puede usar el andamio.
  2. No es necesario la redacción de un plan de montaje, utilización y desmontaje:
    • En andamios apoyados de configuración "sencilla", debidamente certificados.
    • En andamios colgados móviles y andamios sobre mástil, con marcado "CE" y Declaración de Conformidad.
  1. Para el montaje de andamios que cuenten con Declaración CE de Conformidad o estén Certificados se puede sustituir la redacción del plan de montaje por las instrucciones del fabricante, donde se indica el procedimiento para el montaje y desmontaje, cargas, fijaciones, uniones, usos, etc., salvo que estas operaciones se realicen de forma o en condiciones o circunstancias no previstas en dichas instrucciones.
  1. Se debe acotar la zona de montaje, desviando la circulación peatonal y rodada mediante la colocación de vallas, cintas, etc., e, incluso, instalando protecciones permanentes si el tipo de circulación rodada así lo aconseja.
  2. Se han de colocar las protecciones adecuadas para evitar caída de materiales.
  3. Se tiene que comprobar que no haya líneas eléctricas aéreas a menos de 7,00 m de distancia de cualquier punto del andamio a montar (para el cálculo de esta distancia se ha de tener en cuenta el posible acercamiento a la línea por la longitud de las piezas a montar).
4.6.2.1. Andamios tubulares apoyados de fachada

  1. Conforme a lo establecido en el IV Convenio Colectivo General del Sector de la Construcción, los andamios tubulares apoyados deben estar certificados por el fabricante mediante una Certificación del producto por una entidad reconocida de normalización”.
  2. Los andamios que no hayan obtenido dicha certificación sólo pueden utilizarse para aquellos supuestos en los que el Real Decreto 1215/1997 – sobre utilización de los equipos de trabajo - no exige plan de montaje (ver apartado 4.6.2 anterior).
  3. Las plataformas de trabajo deben tener un ancho mínimo de 0,60 m, ir dotadas de barandillas de 1 m de altura mínima (con barra intermedia y rodapié o protección similar). En algunos modelos las barandillas son celosías completas que sirven de arriostramiento.
  4. Los accesos a las plataformas se han de realizar mediante escaleras dentro de la plataforma, dentro de un ensanchamiento del andamio o en una torre inmediatamente adyacente, siendo las más comunes las abatibles integradas en las plataformas de trabajo.
    1. Montaje
      1. El apoyo sobre soleras de hormigón no supone, en principio, ninguna garantía, ya que se debe comprobar su espesor, resistencia, etc.
      1. El apoyo sobre forjados voladizos, etc., debe estar supeditado a la comprobación de la resistencia de dichos elementos.
      2. Se deben utilizar para los apoyos placas de base con husillos de nivelación colocados sobre durmientes de madera (de 5 cm de grosor) o placas especiales de polietileno o similar.
      3. Cuando las características del edificio y del montaje lo requieran, se han de instalar líneas de vida verticales (y si es preciso, también horizontales) o bien puntos fuertes para enganchar elementos y anticaídas retráctiles, previas a la instalación del andamio.
      4. El operario que desde el suelo eleve las piezas no debe quedarse situado debajo de las mismas ni en el radio de acción de una posible caída.
      5. Para evitar posibles caídas de las piezas durante su elevación o descenso, en lugar de polea "loca" de montaje en la parte superior de la zona que se va montando, se debe utilizar maquinillo eléctrico especial para montaje de andamios que va colocado en la parte inferior (cerca del apoyo) con polea de reenvío en la parte superior del montaje y mando a distancia.
      6. También es posible utilizar (siempre que, según el fabricante, sea posible) una polea manual de montaje con freno de seguridad (que elimina el riesgo de caída de la carga suspendida) capaz de levantar 50 kg hasta una altura de 30 metros. Si el operario que tira de la cuerda para elevar las piezas suelta la cuerda, bien por un imprevisto o para descansar, la pieza queda colgada y fija (mediante el accionamiento de un freno automático) sin posibilidad de caída, pudiendo después volver a reanudar la subida (previo desbloqueo del sistema de seguridad de la polea).
      7. También se puede utilizar para el montaje del andamio montacargas tipo “escalera”, o similar, adosado al mismo y en el cual se van subiendo las piezas a montar, debiendo tener cuidado en la colocación de las diferentes piezas sobre la plataforma del montacargas para evitar posibles caídas de las mismas.
      8. Es un buen sistema la utilización de "barandillas de montaje" (que se colocan desde la plataforma inferior ya protegida), completadas con la utilización de arnés de seguridad.
      9. En las zonas donde no haya barandilla de montaje, se debe utilizar arnés de seguridad unido a línea de vida o punto fuerte.
      10. Se ha de completar el montaje de cada nivel antes de ascender al siguiente, realizando los preceptivos amarres.
      11. El andamio se tiene que montar completo, con plataformas en todas las plantas, cada 2,00 m de altura aproximadamente.
      12. Las plataformas deben instalarse de forma que no puedan bascular, deslizarse o levantarse.
      13. En fachadas irregulares, con entrantes, etc. se deben colocar ménsulas con plataformas suplementarias que queden lo más próximo posible a la fachada.
      14. Cuando la distancia de la plataforma al paramento sea superior a 20 cm, se ha de colocar una barandilla. Para la protección contra caída de materiales es conveniente la instalación de redes o mallas cubriendo toda la estructura del andamio que dé al exterior (con amarres c/2m tanto en vertical como en horizontal), así como marquesinas o bandejas de recogida a la altura de la primera planta (y también a niveles superiores, si el andamio es de gran altura).
      15. Debido a que tienen partes salientes, pasadores, tornillos, etc. los nudos de unión de los andamios apoyados es conveniente que vayan protegidos, para evitar enganches, roces, cortes, etc.
      16. Hasta que no finalice el montaje del andamio, además de vallar la zona prohibiendo el paso, se deben colocar carteles en el propio andamio con una leyenda que indique "Andamio en construcción. Prohibido su uso", cuyo fondo puede ser rojo.
Montaje con maquinillo eléctrico Maquinillo eléctrico Polea de montaje con freno de seguridad Montaje de andamio con montacargas Montaje de barandilla
Barandilla de montaje                     Base de apoyo Protecciones en uniones
  1. Amarres
    1. La estabilidad del andamio debe quedar garantizada por un apoyo firme y seguro y por una disposición de amarres resistentes a la estructura.
    1. La disposición, tipo y número de amarres deben estar definidos en el plan de montaje y, si el mismo no es preceptivo, su definición ha de corresponder al técnico firmante del Certificado de Montaje.
    2. Para calcular el número de amarres al edificio hay que tener en cuenta las cargas perpendiculares y paralelas a fachada (viento, etc.), así como si el andamio va a llevar o no malla de cubrición (no es recomendable la utilización de lonas por el efecto “vela ”que conllevan).
    3. Como norma general orientativa, se debe colocar, como mínimo, un amarre cada 24 m2 si el andamio va sin malla y cada 12 m2 si se le coloca malla. Para confirmar esta medida, se han de tener en cuenta las instrucciones del fabricante.
    4. Los amarres no están calculados para absorber solicitaciones verticales.
    5. Los amarres de los andamios se pueden realizar:
      • Mediante amarres a huecos (ventanas, pilares, etc.) con puntales, husillos, etc. (se deben colocar piezas de madera contrachapada entre mocheta y husillos -es imprescindible el reapriete sistemático).
      • Mediante amarres a elementos resistentes de la fachada (vigas, pilares, forjados, etc.) utilizando tacos de fijación adecuados (tacos de expansión, tacos químicos con vaina de malla metálica e inyección de resina, etc.) y tubos, cáncamos, etc. Hay que tener muy en cuenta el estado del paramento y las instrucciones del fabricante de los tacos.
      • Mediante el uso combinado de ambas técnicas.
      • Colocados al tresbolillo.
      • Amarrando todos los pies del primer y último nivel.
      • Sin dejar ninguna fila de pies sin amarrar.
Amarre a puntal Amarre de columna Amarre a ventana Amarre a ventana
 
Amarre a ventana Amarre a fachada
  1. Designación
    1. La designación de un andamio apoyado Certificado, debe indicar:
      • Clase de carga de servicio.
      • Ensayo de caída sobre la plataforma.
      • Anchura del sistema.
      • Altura libre.
      • Revestimiento.
      • Tipo de escalera de acceso.
    1. Cada componente debe marcarse con:
      • Un símbolo que indique el sistema de andamio y su fabricante.
      • El año de fabricación.
4.6.3. Plataforma elevadora sobre mástil

  1. Montaje
    1. Se debe verificar la resistencia de la base (solera, etc.) sobre la cual se apoyan las zapatas de los estabilizadores.
    1. Los mástiles han de ir anclados a la estructura, como referencia, cada 6,00 m.
    2. En ningún caso se puede exceder del número máximo de módulos indicado (longitud plataforma) tanto para la plataforma central, como para los voladizos, respetando sus cargas de uso.
    3. Se tienen que adaptar a las irregularidades de la construcción mediante plataformas extensibles que cubran los posibles entrantes.
    4. Deben estar equipadas con un dispositivo (instalado en la plataforma) para evitar la alimentación de energía cuando esté fuera de servicio, con enclavamiento mediante candado o similar.
    5. En los puntos de aprisionamiento (en bajada) entre chasis de base y la plataforma, deben colocarse protecciones adecuadas o prever distancias de seguridad.
    6. Las puertas de acceso a la plataforma no deben abrir hacia el exterior, debiendo impedir, además, el funcionamiento de la plataforma cuando dichas puertas se encuentren abiertas.
    7. Cuando el desnivel entre el nivel de acceso y el suelo de la plataforma de trabajo supere los 0,50 m, ésta debe equiparse con una escalera de acceso.
    8. Sobre estas plataformas se debe indicar mediante placas:
      • Datos de fabricante.
      • País de origen.
      • Modelo.
      • Serie.
      • Año de fabricación.
      • Velocidades de desplazamiento.
      • Altura autoestable.
      • Velocidad máxima del viento.
      • Alimentaciones, etc.
    1. Deben disponer de:
      • Detector de presencia del mástil.
      • Detector de puertas abiertas.
      • Nivelación automática.
      • Parada de emergencia.
      • Finales de carrera.
      • Protección de mástil.
      • Descenso manual.
Plataforma elevadora sobre doble mástil Plataforma elevadora sobre doble mástil
4.6.4. Plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP)

  1. No deben utilizarse en operaciones o en condiciones contraindicadas por el fabricante y se han de cumplir las especificaciones establecidas por el mismo en cuanto a su uso y limitación de carga.
  2. Se debe reconocer previamente el terreno por donde ha de desplazarse la plataforma asegurando que esté nivelado y sea estable.
  3. Debe verificarse, antes de su uso, la resistencia y estabilidad de los puntos de apoyo.
  4. Han de estar dotadas de protección frente al riesgo de contacto eléctrico indirecto y debe verificarse la ausencia de líneas eléctricas aéreas en el entorno, así como la presencia de elementos fijos que interfieran el desplazamiento espacial de la plataforma.
  5. Cuando dispongan de carriles deben poseer una perfecta nivelación, cimentación y alineación, así como topes en sus extremos. Los traslados se han de realizar con la plataforma desalojada de trabajadores.
  6. Con el fin de prevenir el riesgo de caídas de objetos sobre terceros se debe balizar, señalizar y acotar la zona inferior del terreno impidiendo el paso bajo su perpendicular.
  7. No se deben cargar materiales de mayor volumen y peso de lo previsto por el fabricante. Las cargas han de estar repartidas uniformemente por el piso de la plataforma.
  8. En ningún caso deben sobrecargarse; se han repartir los materiales necesarios para la correcta continuidad de los trabajos a lo largo de la plataforma.
  9. El operador de la plataforma debe estar cualificado y formado. No se ha de permitir la utilización y el acceso a personas carentes de autorización.
  10. La plataforma no debe conducirse ni circular por pendientes superiores a las indicadas por el fabricante.
    1. Sistemas de seguridad para todos los tipos de PEMP
      1. Pueden tener, entre otros:
        • Estabilizadores sensibles a la presión, con válvulas de seguridad y alarma sonora.
        • Dobles mandos en cesta y base.
        • Sistema de bomba manual de descenso de emergencia.
        • Válvulas de cierre en cilindros hidráulicos.
        • Bloqueo de mandos si la plataforma no está correctamente colocada y nivelada.
        • Limitador de carga y de alcance de la plataforma
      1. Las puertas de las plataformas no deben abrir hacia el exterior y han de estar conectadas de forma que impidan todo movimiento de la plataforma mientras las mismas no estén cerradas y bloqueadas.
      1. La carga máxima sobre el suelo que cada estabilizador o rueda soporta debe estar indicada sobre cada uno de ellos.
      2. No debe ser posible accionar simultáneamente los mandos de traslación y los de cualquier otro movimiento.
      3. Los mandos deben estar situados sobre la plataforma de trabajo. Pueden llevar otro mando en el chasis, pero, en este caso, debe poderse bloquear uno de los dos mandos (normalmente mediante llave), de forma que sólo se pueda accionar desde una posición predeterminada (se ha de dar prioridad al mando situado en cesta).
      4. Deben estar equipadas con un mando de emergencias (fácilmente accesible desde el suelo) que permita bajar la plataforma de trabajo.
      5. Los mandos inferiores de control sólo deben utilizarse en caso de emergencia.
      6. Los mandos deben ser de acción continuada sobre los mismos (del tipo "hombre muerto"). Se han de tener que accionar conjuntamente palanca y pedal o bien palanca y gatillo para su funcionamiento de modo que cuando cesa la acción sobre ellos deben volver automáticamente a la posición neutra.
4.6.4.1. Plataformas de tijera

  1. Son utilizadas para efectuar trabajos en los que se pueda situar la plataforma justo debajo o junto al lugar en el cual se quiere trabajar.
  2. Este tipo de plataformas suelen ser autopropulsadas permitiendo, cuando están paradas, únicamente desplazamientos en vertical con alcances en altura de unos 20 m. Pueden desplazarse con la plataforma elevada, aunque a una pequeña velocidad limitada por los propios mecanismos de seguridad de la máquina.
  3. Generalmente, estas plataformas admiten cargas de hasta unos 1000 kg.
  4. Las plataformas de mayor alcance en altura disponen de apoyos telescópicos para su estabilidad.
  5. Se debe colocar valla-cierre de protección en la parte baja, o bien, paro automático antes de alcanzar, en bajada, los 3 m sobre el suelo (con rearme y bajada con aviso acústico).
4.6.4.2. Plataformas telescópicas y telescópicas articuladas. Autopropulsadas

  1. En este apartado se engloban los tipos de plataformas elevadoras más versátiles que permiten cualquier tipo de movimiento de la plataforma de trabajo tanto en altura y giro, como desplazamiento (excepto obviamente en las remolcadas). Pueden ser autopropulsadas, ir sobre camión o bien remolcadas, necesitando estas últimas, en cada estacionamiento, un perfecto nivelado de sus patas estabilizadoras.
  2. Se utilizan cuando el lugar de trabajo está desplazado respecto al punto de colocación de la plataforma (o la altura a alcanzar excede a las de tipo tijera).
  3. Las plataformas telescópicas articuladas permiten movimientos más flexibles.
  4. Los alcances normales en altura son de unos 40 m, aunque hay modelos que alcanzan los 100 m, admitiendo cargas de hasta unos 1.000 kg.
  5. Disponen de dos velocidades de traslación, una para cuando están plegadas y otra menor para cuando están en situación de trabajo.
  6. Este mismo tipo de plataformas pueden ir montadas sobre camión, permitiendo su desplazamiento por carretera.
  7. Las hay también remolcables careciendo por tanto de autonomía para desplazarse.
  8. Hay modelos sobre orugas o ruedas, de 0,80 m de anchura (con los estabilizadores plegados) y alcance en altura de 19 m, útiles para trabajar en interiores.
4.6.4.3. Plataformas elevadoras verticales telescópicas

  1. Son pequeñas plataformas, con mecanismo hidráulico, de cremallera, cable, etc., con capacidad para unos 160 kg y alcanzan alturas de hasta 14 m. Se utilizan principalmente en trabajos de mantenimiento, pequeñas reparaciones, etc. en interiores, ya que por sus pequeñas dimensiones cuando están plegadas, pasan por una puerta, pasillo, etc. y pueden ser trasladadas y montadas por una sola persona.
4.6.4.4. Máquinas mixtas con posibilidad de elevar carga y personas

  1. Este tipo de máquinas, del tipo manipuladores telescópicos o carretillas telescópicas, son muy versátiles por su capacidad de trabajo, movilidad y multiplicidad de usos.
  2. Algunos modelos permiten cambiar el útil de carga por la plataforma para elevar personas, debiendo ello estar debidamente documentado y permitido mediante Declaración CE de Conformidad que indique la idoneidad de la máquina para elevar personas (se deben haber efectuado los ensayos pertinentes con el conjunto máquina-plataforma y en ningún caso por separado o acoplando plataformas a una máquina que no esté certificada para elevar personas).
  3. Pueden ser fijas o giratorias y disponen de estabilizadores hidráulicos.
  4. Hay que tener cuidado en comprobar que la máquina a la cual se acople la plataforma (jaula) para elevar personas esté diseñada y certificada para tal fin, pues puede ocurrir que mecánicamente la plataforma se pueda acoplar a otras máquinas del propio fabricante que no están diseñadas para elevar personas.
  5. Pueden alcanzar una altura de 30 m, con carga total de 800 kg, pudiendo llegar a medir la plataforma para personas hasta 6 m de longitud.
4.6.4.5. Grúa sobre camión con plataforma

  1. Este tipo de camión con grúa incorporada también puede ser utilizado como plataforma elevadora para personas, siempre que cumpla con lo dispuesto en la NORMA UNE-EN 280 (aparte de la normativa propia de la grúa).
  2. El conjunto formado por grúa y cesta debe venir debidamente certificado y marcado (para elevar personas) desde la fábrica, debiendo constar de:
    • Declaración CE de conformidad.
    • Marcado CE.
    • Certificado de características.
    • Certificado de cumplimiento de norma UNE-EN 280.
    • Manual de instrucciones.
  1. El taller instalador de la grúa sobre el vehículo debe confeccionar el "Expediente Técnico de Montaje" de la unidad COMPLETA (vehículo, grúa y cesta) con el correspondiente "Certificado de Montaje", marcado CE y Declaración CE de Conformidad, que garantice el cumplimiento de las diferentes Normas (UNE-EN 12999 –Grúas cargadoras, UNE-EN 280 –Plataformas elevadoras móviles de personal).
  1. Deben disponer, entre otros, de los siguientes elementos:
    • Mandos, con pulsador de emergencia, situados en la cesta.
    • Bomba de emergencias (para descenso de la plataforma).
    • Sensores para asegurar la extensión y apoyo de los estabilizadores (de todos los que tenga, ya que aparte de los propios de la grúa puede ser necesario colocar al camión estabilizadores suplementarios).
    • Panel de mando con selector de llave para utilizar la grúa estándar para cargas o la grúa con cesta para personas.
    • Cesta con sistema automático de nivelación (inclinación siempre inferior a 5º).
Plataforma de tijera Plataforma telescópica Plataforma sobre camión
Plataforma elevadora vertical telescópica Máquinas mixtas con posibilidad de elevar cargas y personas Mandos de acción continuada Mando de acción continuada
4.7. Condiciones generales que deben reunir las instalaciones para la fabricación de hormigón y mortero

  1. Se debe vigilar que donde se ubique la hormigonera y los materiales necesarios para alimentarla no se realicen trabajos a niveles superiores, ni exista desde los mismos algún riesgo de caída de objetos sobre los operarios que manejan la misma.
  2. La plataforma que se construya a un lado de la hormigonera (para el operario que la maneja) debe disponer de escalera de acceso y de barandilla perimetral de 1,00 m de altura.
  3. Si la hormigonera, silo o zona de acopio se sitúan próximos a un corte del terreno, se debe colocar a todo lo largo de la zona de peligro una barandilla de 1,00m de altura.
  4. Todos los órganos móviles de transmisión (motor, engranajes, embragues, correas, etc.) deben estar protegidos mediante una carcasa protectora.
  5. La hormigonera ha de estar conectada a tierra mediante manguera con cuatro conductores.
  6. El interruptor tiene que estar protegido contra posibles proyecciones de agua y contra el polvo de la obra y debe estar situado en el exterior de forma que no haya que abrir ninguna carcasa de protección para acceder al mismo.
  7. Los cables eléctricos han de ir aéreos o enterrados y, en este último caso, señalizados.

4.7.1. Silos para cemento

  1. Deben ir sólidamente anclados a la cimentación.
  2. Han de disponer de escalerilla para subida a la boca superior.
  3. Deben tener barandilla de protección alrededor de dicha boca.
  4. En la descarga del silo, es frecuente la formación de polvareda, debiéndose, por lo tanto, situar el silo en zonas resguardadas de viento. Se han de colocar unas placas de resguardo alrededor de la boca de descarga así como una manguera en la misma que acerque la boca de salida al recipiente de recogida.
  5. El operario no debe introducirse nunca en el interior del mismo (para romper la costra que a veces se forma en su parte superior, por ejemplo).
4.7.2. Silos para mortero

  1. Actualmente, el mortero viene ya preparado en seco, en silos al efecto que son suministrados por las propias empresas fabricantes del mismo, pudiendo ser de presión o de gravedad.
  2. Los silos de presión permiten trasvasar mortero mediante un equipo neumático hasta una distancia de 50 m en vertical u horizontal, disponiendo a pie de tajo de una estación receptora que suministra el mortero.
  3. Los silos de gravedad incorporan, en la parte baja de salida, un mezclador que amasa el mortero seco con el agua aportada por el propio equipo, debiendo ser trasladado al tajo mediante cubilotes y grúa, carretillas etc.
  4. Se recargan con camión-cisterna. Se debe poner especial atención a que la boca de salida a la amasadora tenga bien protegidos sus elementos móviles.
  5. No intentar nunca introducir las manos en la boca de salida del mezclador (por atascos, etc.) con éste en funcionamiento.
  6. En los de presión, cuando haya un atasco no se debe intentar desobstruirlo dando más presión, sino que se ha de parar y limpiar convenientemente.
  7. La instalación eléctrica se tiene que adaptar a lo ya indicado.

5. Comprobaciones

  1. El empresario debe adoptar las medidas necesarias para que:
    • Aquellos equipos de trabajo cuya seguridad dependa de sus condiciones de instalación se sometan a una comprobación inicial, tras su instalación y antes de la puesta en marcha por primera vez, así como a una nueva comprobación después de cada montaje en un nuevo lugar o emplazamiento, con el objeto de asegurar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los equipos. Sería conveniente que los resultados de estas comprobaciones se documentaran extendiendo un Certificado de Montaje, sin el cual el equipo no puede comenzar a ser usado. Para su utilización, montaje y desmontaje, se deben tener en cuenta las instrucciones del fabricante.
    • Aquellos equipos de trabajo sometidos a influencias susceptibles de ocasionar deterioros que puedan generar situaciones peligrosas estén sujetos a comprobaciones y, en su caso, a pruebas de carácter periódico, con el objeto de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de seguridad y de salud, y de remediar a tiempo dichos deterioros.
  1. Igualmente, el empresario debe realizar comprobaciones adicionales de tales equipos cada vez que se produzcan acontecimientos excepcionales, tales como, por ejemplo, transformaciones, accidentes, fenómenos naturales o falta prolongada de uso, que puedan tener consecuencias perjudiciales para la seguridad.
  1. Dichas comprobaciones han de ser efectuadas por personal competente.
  2. Los resultados de las citadas comprobaciones deben documentarse y estar a disposición de la autoridad laboral. Dichos resultados han de conservarse durante toda la vida útil de los equipos.
  3. Cuando los equipos de trabajo se empleen fuera de la empresa deben ir acompañados de una prueba material de la realización de la última comprobación.
  4. Los requisitos y condiciones de las comprobaciones de los equipos de trabajo se han de ajustar a lo dispuesto en la normativa específica que les sea de aplicación.

6. Condiciones de mantenimiento

El empresario debe adoptar las medidas necesarias para que, mediante un mantenimiento adecuado, los equipos de trabajo se conserven durante todo el tiempo de utilización en unas condiciones tales que satisfagan las disposiciones mínimas de seguridad establecidas en el Real Decreto 1215/1997 – sobre utilización de los equipos de trabajo -:

  1. Dicho mantenimiento se ha de realizar teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante o, en su defecto, las características de estos equipos, sus condiciones de utilización y cualquier otra circunstancia normal o excepcional que pueda influir en su deterioro o desajuste.
  2. Las operaciones de mantenimiento, reparación o transformación de los equipos de trabajo cuya realización suponga un riesgo específico para los trabajadores sólo pueden ser encomendadas al personal especialmente capacitado para ello.

7. Formación e información de los trabajadores

  1. El empresario debe garantizar que los trabajadores y los representantes de los trabajadores reciban una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la utilización de los equipos de trabajo, así como sobre las medidas de prevención y de protección que hayan de adoptarse.
  2. La información, suministrada preferentemente por escrito, debe contener, como mínimo, las indicaciones relativas a:
    • Las condiciones y forma correcta de utilización de los equipos de trabajo, teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante, así como las situaciones o formas de utilización anormales y peligrosas que puedan preverse.
    • Las conclusiones que, en su caso, se puedan obtener de la experiencia adquirida en la utilización de los equipos de trabajo.
    • Cualquier otra información de utilidad preventiva.
  1. La información debe ser comprensible para los trabajadores a los que va dirigida e incluir o presentarse en formas de folleto informativos cuando sea necesario por su volumen o complejidad o por la utilización poco frecuente del equipo. La documentación informativa facilitada por el fabricante ha de estar a disposición de los trabajadores.
  1. Igualmente, se tiene que informar a los trabajadores sobre la necesidad de prestar atención a los riesgos laborales derivados de los equipos de trabajo presentes en su entorno de trabajo inmediato, o de las modificaciones introducidas en los mismos, aun cuando no los utilicen directamente.
  2. Cuando, a fin de evitar o controlar un riesgo específico para la seguridad o salud de los trabajadores, la utilización de un equipo de trabajo deba realizarse en condiciones o formas determinadas, que requieran un particular conocimiento por parte de aquéllos, el empresario debe adoptar las medidas necesarias para que la utilización de dicho equipo quede reservada a los trabajadores designados para ello.

    Asimismo, las operaciones de mantenimiento, reparación o transformación de los equipos de trabajo cuya realización suponga un riesgo específico para los trabajadores sólo pueden ser encomendadas al personal especialmente capacitado para ello.

  1. Los montadores de grúas torre y los montadores de grúa móvil autopropulsada deben disponer de una cualificación específica que acredite que pueden realizar las operaciones de montaje.
  2. Las operaciones de montaje y desmontaje de grúa torre sólo han de ser realizadas por montadores cualificados, necesariamente mecánicos o eléctricos, según el artículo 6 de la ITC-MIE-AEM-2, siendo de probada capacidad, reconocida explícitamente por el fabricante para cada tipo de grúa, según el punto 6.1 de la norma UNE- 58-101-92/Parte II, y  tienen que depender de un técnico titulado, quien debe planificar y responsabilizarse del trabajo que se ejecute.
  3. Para el montaje y manejo de las grúas móviles autopropulsadas se debe exigir la posesión del carné de operador de grúa móvil autopropulsada de, al menos, categoría igual o superior a la correspondiente a su carga nominal, obtenido de acuerdo a lo señalado en la tabla siguiente:

    Categorías de carné de operador de grúa móvil autopropulsada según el Anexo VII de la ITC "MIE-AEM-4"

Categoría Habilitación Requisitos para su obtención
Categoría A Habilita a su titular para el montaje y manejo de grúas móviles autopropulsadas de hasta 130 Tn de carga nominal, inclusive. La obtención del carné requiere la concurrencia de los siguientes requisitos:

a) Estar en posesión del título de estudios primarios.

b) Tener cumplidos los 18 años de edad en el momento de realizar la solicitud del curso teórico-práctico requerido.

c) La superación de dicho curso teórico-práctico impartido por una entidad acreditada por el órgano competente de la comunidad autónoma.

d) La superación de un examen teórico-práctico realizado por el órgano competente de la comunidad autónoma en la que radique la entidad que impartió el mencionado curso.

e) Superar un examen médico, psicotécnico y físico, específico para este tipo de actividades, que incluye un examen sobre agudeza visual, sentido de la orientación, equilibrio y agudeza auditiva.

Categoría B Habilita a su titular para el montaje y manejo de grúas móviles autopropulsadas de más de 130 Tn de carga nominal.
  1. Los andamios sólo pueden ser montados, desmontados o modificados sustancialmente bajo la dirección de una persona con una formación universitaria o profesional que lo habilite para ello, y por trabajadores que hayan recibido una formación adecuada y específica para las operaciones previstas, que les permita enfrentarse a riesgos específicos, destinada, en particular, a:
    • La comprensión del plan de montaje, desmontaje o transformación del andamio de que se trate.
    • La seguridad durante el montaje, el desmontaje o la transformación del andamio de que se trate.
    • Las medidas de prevención de riesgos de caída de personas o de objetos.
    • Las medidas de seguridad en caso de cambio de las condiciones meteorológicas que pudiesen afectar negativamente a la seguridad del andamio de que se trate.
    • Las condiciones de carga admisible.
    • Cualquier otro riesgo que entrañen las mencionadas operaciones de montaje, desmontaje y transformación.
  1. Cuando no sea necesaria la elaboración de un plan de montaje, utilización y desmontaje, estas operaciones pueden ser dirigidas por una persona que disponga de una experiencia certificada por el empresario en esta materia de más de dos años y cuente con la formación preventiva correspondiente, como mínimo, a las funciones de nivel básico conforme a lo previsto en el apartado 1 del artículo 35 del Reglamento de los Servicios de Prevención aprobado por el Real Decreto 39/1997.  Los andamios deben ser inspeccionados por una persona con una formación universitaria o profesional que lo habilite para ello.
  1. Está en estudio en el marco de la Unión Europea la conveniencia de exigir un carné oficial para el manejo de los distintos tipos de maquinaria que se emplean en la construcción. Es muy conveniente que los operadores de las diferentes máquinas que actualmente no necesitan dicho carné para su manejo (maquinaria de movimiento de tierras, grúas sobre camión (autocargantes), plataformas elevadoras móviles de personas, etc.) acrediten haber seguido una formación de capacitación impartido por entidades de solvencia que se dediquen a dicho cometido.